Entidades de inversión colectiva de capital de riesgo para las PYMES

Eco-pymes

Marcos T. Cabrera

Las experiencias internacionales demuestran que en las primeras fases del crecimiento económico la Pequeña y Mediana Empresa (PYME) cumple un rol fundamental, pues con su aporte ya sea produciendo y ofertando bienes y servicios, demandando y comprando productos o añadiendo valor agregado, constituyen un eslabón determinante en el encadenamiento de la actividad económica y la generación de empleo.

El papel que la PYME juega en el proceso de desarrollo económico es básico, no sólo por su importante participación en el Producto Interno Bruto y el empleo nacional, sino tal vez más, por su rol de agente motivador del crecimiento económico de un país.

En muchos países desarrollados o en proceso de desarrollo, las PYMES generan más de la mitad del PIB, del empleo y de los ingresos a la hacienda pública, absorbiendo gran parte de la actividad comercial, industrial y de servicios.

Las PYMES, necesitan recursos financieros en la forma de patrimonio o capital para situaciones de transición tales como capital semilla, para expansión o capital de desarrollo, para procesos de sucesión o reorientación de la empresa, compra de empresas ya maduras por su equipo directivo y crisis financieras y reestructuraciones.

En Venezuela, el sistema financiero bancario está principalmente dirigido a financiar vía crédito, a empresas en marcha, que no tengan problemas financieros y hasta por un monto que sea cubierto con garantías reales. Se necesitan empresas de inversión de capital para fortalecer al aparato productivo nacional, especialmente al sector esencial de las PYMES, y lubricar el sistema financiero en este sentido

Las Entidades de Inversión Colectiva de Capital de Riesgo (EICCR), previstas en la Ley de Entidades de Inversión Colectiva, cuya actividad está regulada por la Comisión Nacional de Valores, permiten invertir en empresas en promoción o en inicio de operaciones; empresas que desarrollen proyectos empresariales industriales, agrícolas o agroindustriales en especial los desarrollos con innovaciones tecnológicas; y en programas de reconversión industrial, de reestructuración de activos o pasivos y privatizaciones.

Una de las posibilidades de inversión de EICCR, es en el capital social de PYMES en marcha, con el fin de prepararlas para inscribirse en la Bolsa de Valores de Caracas y otros mercados de valores organizados.

Es una iniciativa fundamental para Venezuela, que brinda importantes razones para que las casas de bolsa y los inversionistas pequeños, medianos  y grandes se interesen en suscribir sus acciones. Por una parte, se introduce la industria de inversiones de capital para fortalecer el patrimonio de las PYMES en Venezuela, donde se estima que unas 9.000 de estas empresas demandan incrementos en el capital social por unos Bs.F. 60.000.000.000. Por la otra, se democratiza el capital en Venezuela, donde el índice de capitalización bursátil es menor al 4%, mientras países como México, Colombia, Perú, Brasil y Chile superan el 40 %.

Entre los beneficios para las partes involucradas, tenemos:

1. Para las empresas:

  • Posibilidad de acceder a recursos financieros por encima de sus capacidades patrimoniales para el rescate y crecimiento de su negocio.
  • Iguala las pequeñas y medianas con las grandes empresas nacionales e internacionales, en cuanto a asistencia técnica y financiera se refiere.
  • Acceso al mercado de capitales como fuente de financiamiento de largo plazo, viable a pesar de la inflación.
  • Fortalecer empresas y la demanda de créditos. Estimula el crédito bancario en empresas mejor capitalizadas.

2. Para el Estado venezolano:

  • Menos carga financiera para incentivar empleo productivo.
  • Democratiza el capital.
  • Promueve la inclusión social: más oportunidades de desarrollo para personas sin importar el patrimonio personal previo sino el esfuerzo y la creatividad.
  • Forma nuevas comunidades empresariales y nuevos incentivos sociales.
  • Disminuye el consumismo como medio de ahorro y aumenta las posibilidades de hacer inversión productiva a toda la población.
  • Disminuye las tendencias monopólicas al fortalecer a las PYMES frente a grandes empresas nacionales e internacionales.
  • Identifica posibles mejoras en la política industrial.
  • Incentiva innovación y formación de nuevas empresas.
  • Fortalece la demanda de créditos.

3. Para los inversionistas:

En países donde estas entidades de inversión han surgido, como por ejemplo en India, países del Golfo Pérsico y Estados Unidos, los beneficios para  los inversionistas son importantes, con una media ponderada de alrededor del 35% en valores reales. Esta iniciativa brinda grandes oportunidades a las empresas PYMES y al mercado de valores  al institucionalizar la actividad de inversión de capital.

La interesante tarea de promover y utilizar las Entidades de Inversión Colectiva de Capital de Riesgo como vehículos de capitalización y de consolidación de las PYMES, cuenta con el apoyo y el respaldo de la Bolsa de Valores de Caracas y de la Comisión Nacional de Valores, instituciones  que ya han demostrado su receptividad y compromiso con estas iniciativas en pro del mercado de capitales venezolano.

 
Top