La revolución bonita desprecia a las mujeres bellas

María Angélica Pulido V.-

Bahamas Miss UniverseHace unos días hablábamos en este Semanario del intercambio de petróleo –nuestro casi único producto exportable  – por caraotas negras a una nación caribeña, como parte de pago de una deuda mil millonaria que el país en cuestión posee con Venezuela desde el 2005 aproximadamente. Hoy, hablaremos de la segunda “industria” más reconocida de este país tan lleno de contradicciones. Me refiero  a la belleza de la  mujer venezolana, que contrapuesta al “excremento del Diablo”, le ha proporcionado al país múltiples satisfacciones y este año por partida doble, cuando el cetro de Miss Universo pasó de una hermosa muchacha venezolana a otra, no menos bella coterránea.

Señala nuestra historia que, desde Francisco de Miranda hasta Simón Bolívar, perdieron la cabeza –literalmente – por una o varias mujeres criollas y otras que nacieron allende los mares; solo que ahora, entre los supuestos herederos del Libertador, los llamados bolivarianos,  pareciera ser algo tenebroso y aborrecible. Y es que ni siquiera el mismísimo primer mandatario se ha dignado a felicitarlas o recibirlas en Palacio. Por la belleza de la mujer venezolana, este gobierno pareciera tener la misma aversión que le tiene a la oposición. Claro, no las tocan, ni con el pétalo de una rosa.

Como se sabe Stefanía Fernández, la última en ser coronada, en su caso en el certamen celebrado en las Islas Bahamas, es una joven de tan solo 18 años y coronada por otra de nuestras compatriotas, Dayana Mendoza, quien el año anterior había obtenido el mismo reconocimiento, sin duda una hazaña para la mujer venezolana. Dayana sufrió el desaire del Presidente y de su tren ejecutivo. Nadie la felicitó y nadie en el gobierno o el partido de gobierno se dio por enterado de su triunfo. Hasta ahora, lo mismo ha ocurrido con Stefanía.

Lo cierto es que tal acción pasó prácticamente por debajo de la mesa para  el gobierno y así lo señalan las agencias internacionales de noticias (AFP, BBC, CNN, entre otros) haciendo mención del silencio “sepulcral” de Hugo Chávez ante la hazaña lograda por la mujer criolla. Será – me pregunto- que la omisión obedece a la atención que se le presta a las temibles bases militares que Estados Unidos instalará en Colombia…. Algunos, sin embargo, llegan a especular que en el gabinete chavista hay una elevada carga de misoginia. Otros expresan que en el socialismo no hay tiempo “para ese comercio de carne”- como llaman algunos izquierdistas, “de la boca para afuera” los concursos de belleza-, ya que, según su discurso, las mujeres deben lucir naturales y sin maquillaje, no deben lucir ropa de la alta costura, como lo hace el Presidente, ni siquiera recurrir al pret â porter, que es la moda del día a día o sea ropa “lista para llevar”

Es posible que quisieran la sumisión de las mujeres o que usen la burka tan común en las damas árabes, persas y en los países donde sea predominante la religión musulmana, para evitar – según sus tradiciones- que muestren su belleza en público. Debemos suponer que si esto fuera así la mujer socialista ideal sería una Lina Ron o Iris Valera. Pero debemos reconocer que las pocas veces que las hemos visto maquilladas lucen mejoradas y dejan relucir su  femineidad.

Las misses en tiempos de Chávez

Entre tanto hallamos este trabajo de AFP, publicado en terra.com, donde además se hace franca mención al tema que estamos abordando.  Mencionan que el lunes, luego de la coronación, los venezolanos tuvieron un inusual respiro,  para comentar una noticia no-política que colocó al país en los titulares de la prensa internacional: el segundo triunfo en línea de una Miss Venezuela en el certamen internacional Miss Universo.

Pues en efecto, Stefanía Fernández, recibió la corona de su compatriota Dayana Mendoza, marcando un hito, porque nunca antes la corona había cambiado de manos entre dos representantes de un mismo país. Aquí, en ABC de la Semana hicimos una agradable composición gráfica en la página 3 de la edición pasada, en la cual se tituló “Al fin, la ansiada unidad”. En verdad resultó refrescante el triunfo de Stefanía. Y de ella, tanto como de Dayana, nos sentimos orgullosos.

La agencia de noticias hace un análisis y refiere que un sector de la prensa local no perdió la oportunidad de calificar lo ocurrido -entre otros epítetos- de “hazaña”, resaltando, sin embargo, que ni la oficial Agencia Bolivariana de Noticias ni el canal Venezolana de Televisión registraron tan emblemático triunfo.

La ocasión fue aprovechada para entrevistar a un especialista en espectáculos del diario El Universal, Daniel Uzcátegui, quien dijo no recordar que el gobierno de Hugo Chávez hubiese criticado los certámenes de belleza en el pasado, pero si recuerda con extrañeza que en 2008, cuando la Mendoza se coronó Miss Universo, no fue recibida en el palacio presidencial como había sido gesto de elemental cortesía por parte de mandatarios anteriores.

Algunos un poco más osados que Uzcátegui dicen que la actitud viene supeditada de la presunta investigación por parte del Gobierno a los organizadores del Miss Venezuela, pues de encontrar malos manejos en todo lo que se refiere al evento (producción, comercialización, tratamiento, difusión, etc.) podrían hasta intervenirlo…  Pero, por favor, si lo hacen, que no se le ocurra al chavismo organizar el concurso.

Expropiación de reinas…

Ante tal posibilidad, los colegas de la agencia AFP fueron incisivos al interrogar al especialista del diario El Universal: ¿es concebible –  le preguntaron- que eventualmente el sector oficial pase del silencio a un intento de intervención en contra de las competencias de belleza? A lo cual el experto Uzcátegui respondió “creo que no”…

“Primero, el concurso Miss Venezuela le pertenece a un grupo privado (…) Y si en algún momento se pretende hacer eso sería absurdo, sería quitarle algo que pertenece a lo que somos como país”, afirmó.

“Habrá gente radical, pero estoy seguro de que no hay una persona en este país que no esté contenta porque esta muchacha ganó, así no le gusten los concursos de belleza”, agrega.

Pero ejemplos sobran de expropiaciones. A lo mejor en Cemex, Sidor, Carhill, Cantv, Movilnet, Banco Venezuela, y otras empresas, nunca pensaron que el gobierno llegaría a intervenirlas. Nada de raro tendría que le pongan la vista a la Organización del Miss Venezuela.

Socialismo Vs certámenes de bellezas

Otro de los encuestados sobre el asunto fue el psicólogo y doctor en Ciencias Políticas, Ángel Oropeza, quien a la pregunta de  por qué sigue habiendo certámenes de belleza a pesar del rumbo que Venezuela  está tomando hacia el socialismo, dio una respuesta bastante simple: El país no es socialista, el gobierno dice que lo es…

Aunque aún no se está seguro de que exista un rechazo hacia los concursos de mujeres hermosas por parte del Ejecutivo, Oropeza indicó que la “aversión a los concursos de belleza es antiquísimo. Antes fue protagonizado por grupos feministas, que incluso en una ocasión irrumpieron en el escenario del certamen nacional con pancartas”. Sin embargo también fue mesurado en sus conjeturas y apuntó que no cree que el gobierno vaya “a atentar contra eso”.

Es más, entre algunos de sus comentarios a la agencia de noticias recalcó que “un gobierno que se declara socialista-comunista, si hay algo que no toca ni con el pétalo de una rosa es el deporte profesional -algo que se atribuye al capitalismo más radical- porque eso está en los tuétanos de la gente”; por analogía este régimen no debería hacerlo con los certámenes que tantas glorias nacionales e internacionales ha dado a Venezuela. Pero siempre hay una excepción. Cuba eliminó el béisbol profesional.

Sin embargo…

Pero como  todos los seres humanos tenemos diferencia de pensamiento hay quienes creen que estos eventos no son más que “un circo capitalista”, como lo expresó Jorge I. Velazco, licenciado en educación y activista social, en un artículo publicado en septiembre de 2008 en la página aporrea.org.

Haciendo gala de un lenguaje un tanto particular, Velazco expresa que en momentos como en el que se encuentra el país, donde se juega el futuro especialmente de las mayorías empobrecidas…, sigue prevaleciendo la disociación psicológica que producen quienes pretenden vender la pseudo-belleza de las misses, de corte anoréxico-bulímico europeo; a través del aparataje mediático con la intención de fomentar la enajenación y la alienación de las sociedades.

Desde el punto de vista –muy particular de Velazco-,  en el proceso revolucionario y socialista, no debería permitirse la venta imaginaria de la perfección que persigue “una minoría elitista, esquizofrénica y paranoica”. La cual según él, hace reverencia al fomento de cuerpos primorosos, narices respingadas, “lolas” perfectas, entre otros, que sólo demuestran como al ser humano se le puede manipular, “retocar” y hacer decir lo que le va a permitir pasar a una nueva esfera de certámenes que mientras más sube es más vacía, competitiva y enajenadora.

Para este educador, los concursos de belleza no son más que una cortina a través de la cual se maneja la dinámica diabólica del mercado, a través de las mujeres, para luego hacerlas presa de dinámicas discriminatorias simplemente por un momento de luz, que posteriormente, si no fue elegida, será de total y plena oscuridad”…

Ahora bien, interpretando un poco las fuertes palabras del licenciado Velasco, nos gustaría saber, a todos sin excepción, si lo mismo pensará de la “pseudo-bellleza” la presidenta de la AN Cilia Flores o Lina Ron o la honorable esposa de Rafael Isea o la alta y muy linda comandante de la Armada  que siempre acompaña al Presidente en sus giras o alocuciones, entre tantas otras que forman parte del “proceso”, y a quienes sin duda el tinte, agua oxigenada, el botox, los retoquitos de lipo-escultura y estiramientos de piel en el rostro -por citar algunos de los milagros que se hacen dentro de un salón de belleza o el quirófano- , las han hecho lucir un más atractivas o mejor aún… más venezolanas. La Fiscal General también sabe de eso.

A los abuelos tampoco les salió de gratis

Retomando la entrevista,  David Uzcátegui  señala que más allá del ámbito político “no es de gratis que haya habido dos coronas seguidas en el Miss Universo”. Recuerda a quien aún no tiene conocimiento del asunto que las “misses” venezolanas son sometidas a un intenso proceso de preparación de más de un año, que incluye de todo, desde entrenamiento físico hasta clases de cultura general.

Sin embargo habría también que echarle un ojo a las declaraciones ofrecidas desde España por los abuelos paternos de Stefanía Fernández, quienes abiertamente manifestaron ante los medios de comunicación de ese país su descontento con el gobierno de Hugo Chávez y su preocupación porque parte de su familia viva acá en Venezuela. Tal vez estas declaraciones hayan servido para que el mandatario nacional se enojara y ni siquiera felicitara a la muchacha merideña de 18 años.

Su abuelo Emilio ha criticado en una entrevista que se le realizó en Madrid, la política de Venezuela, especialmente el régimen ‘bolivariano’ implantado por su presidente, Hugo Chávez. “No me gusta el ambiente de Venezuela, me traería a Stefanía a España. Y a todos mis nietos. Yo me moriría tranquilo si se vinieran para acá, porque es una juventud excelente”, aseguró.

Además durante la oportunidad que le ofrecieron los medios de comunicación en el país europeo, el más adulto de la familia Fernández relató algunas de las experiencias negativas que tuvo con el actual gobierno de Venezuela, como fue la expropiación de una finca que tenía de 74 hectáreas  dejándolo sin nada y hasta amenazado de muerte en el caso que se acercara a lo que por tantos años de trabajo y esfuerzo le perteneció.

Pero a pesar de todo, Emilio Fernández se siento orgulloso de nuestro país y dejó claro que tiene un gran amor por nuestra gente.

Adelante Stefanía! Que sea primoroso y triunfante el Reino que hoy estrenas y que toda Venezuela celebra.

 
Top