Hay que abrir el diálogo para despolarizar al país

leopoldo-puchiLeopoldo Puchi

Flash Rojo

LA MANERA EN QUE EL GOBIERNO ha manejado los conflictos laborales es evaluada, de acuerdo a la última encuesta de Félix Seijas (Ivad), de la siguiente forma: bien 18,2%; regular 39,8%; mal 34, 8%. Acerca de a qué se deben los conflictos laborales: a motivos políticos 52,3%; a justos reclamos laborales 37,8%. Acerca de lo expresado por Rafael Ramírez en relación al conflicto de Pdvsa: de acuerdo 25,4%; en desacuerdo 40,6%.

LA DISCUSIÓN SOBRE SI HAY o no presos políticos es bizantina. Lo real y concreto es que hay gente presa por haber actuado de una determinada manera guiada por razones políticas. Al que trasgrede la ley por razones políticas se le llama preso político. Ayer y hoy. Guerrillero preso era un preso político. Pero lo que si no es bizantino es el trato que se debe dar a los presos políticos. Mantener aislado a Iván Simonovis o a cualquier otro, sin visita de sus hijos, es inhumano y no tiene ninguna justificación.

DE LA GIRA DEL PRESIDENTE, el destino de mayor importancia geopolítica ha sido el de Irán. Se trasladan las contradicciones del continente americano a un espacio mundial, en una suerte de contrapartida, que le brinda nuevas fichas sobre el tablero al gobierno venezolano. Pero la debilidad del gobierno no está en su política internacional, sino aquí en Venezuela, en la mala gestión de gobierno. Si no atiende el negocio, como pasa con la inseguridad y la salud, puede perder las elecciones. Los votos están aquí, no allá.

Flash Negro

COMIENZA PRONTO EL AÑO ESCOLAR y se anuncian acciones políticas en los colegios como si se tratara de un campo de batalla. Hay sectores de la oposición que en lugar de corregir el error que cometió cuando se aprobó la Ley de Educación, se proponen reincidir. La Asamblea aprobó un proyecto que tenía sus puntos buenos y sus puntos malos. Pero la oposición en lugar de criticar los puntos malos, construyó un discurso extremo según el cual la ley era “comunista”, “totalitaria” y “atea”. Se deformó la realidad y ahora no se sabe qué hacer con la radicalización que se generó.

ESTÁ CLARO QUE EL PENTAGONO tiene una política para Latinoamérica, pero no se sabe muy bien si Obama la está dirigiendo, y mucho menos si tiene un plan para la región. En materia económica no hay ninguna iniciativa de cooperación hemisférica, como las que tiene Europa con países del tercer mundo. En materia social no hay nada, ni una aliancita para el progreso. Toda la política se reduce a flotas, bases, armas, soldados. ¿Se habrá dado cuenta Obama del daño que está causando su país al crear zonas de guerra y enrarecer las relaciones entre las naciones del continente?

SEGÚN LAS ENCUESTADORAS la oposición se ha logrado consolidar por encima del 45%. Pero lo que no se ha alcanzado es un desempeño aceptable de los partidos, que viven una crisis de divisiones y rencillas que ha llevado a Alberto Quirós Corradi a hablar de “un nuevo ocaso partidista”. Lo de Leopoldo López es sólo la punta del iceberg de la pelea por las curules.

Desde la Sala Situacional

Marchas despolarizadas

El clima político se distiende cuando se aclara la estrategia política de cada uno de los sectores y se desmonta la polarización. El tranquilo discurrir de las últimas marchas es un buen ejemplo de esto. Sin embargo, nunca está claro cuál es la línea definitiva del gobierno ni de la oposición. Hay vaivenes. Idas y venidas. En todos los terrenos, incluyendo las movilizaciones de calle.

Juego táctico

La línea del gobierno, ¿cuál es? Un día la marca el grupo La Piedrita. Pero al otro día el alto gobierno los desautoriza y los detiene. No se sabe si se propone poner orden de manera definitiva o es simplemente un juego táctico. Cuando menos se espera, pasa como con los doce periodistas de la Cadena Capriles.

128marchaDisturbios

En la oposición tampoco se sabe muy bien cuál es la línea. En algunas oportunidades se imponen los grupos radicales, se rompen las barreras y manda la consigna “hasta Miraflores”. En otros casos priva un criterio de pacifismo y todo finaliza con tranquilidad. Se prepara así el camino electoral.

Diálogo

Para despolarizar hay que abrir un diálogo entre las partes, no sólo sobre el manejo de las protestas, o sobre las características del ring en qué se da la lucha política, sino también en relación a temas mayores, como el económico o la política exterior. Sin un piso común, la polarización nos devorará, por más repliegues que se hagan de lado y lado.

¿A quién conviene?

A la polarización juega el gobierno, porque le conviene, ya que los seguidores del presidente cuando la situación se tensa, juegan a cuadro cerrado. Pero también en la oposición hay sectores que juegan  a la polarización, aunque no se sabe muy bien por qué, ya que siempre se ha dicho que no conviene. Saludo a la bandera

Aún así la despolarización sigue siendo considerada por los partidos políticos como una de sus líneas maestra. Al menos en el plano teórico, aunque cuando se va a la práctica se esfuma. Ha dejado de ser una auténtica orientación estratégica, y se ha convertido en un saludo a la bandera. Los ejemplos sobran.

La otra acera

Está el caso de las bases militares en Colombia. Una gran oportunidad para despolarizar, porque es un asunto en el que, por razones naturales, todos los venezolanos deben estar unidos. Sin embargo, la oposición le dejó la bandera al gobierno y está polarizando desde la acera contraria. ¿Quién tiene las de ganar?

 
Top