En el mundo, ¿a quién le importa Chávez?

no-mas-chavezREPIQUE

Mélida Qüenza Ponte

Innegable la ventaja de quienes hoy activan en política utilizando la gran cantidad de herramientas tecnológicas de que disponen los sistemas de comunicación. La ventaja va, desde dirigir cualquier acción o campaña instalado cómodamente en casa, hasta ahorrarse tiempo y dinero en despliegues publicitarios con vallas, carteles y avisos en prensa, radio y televisión.

Desde Internet es muy fácil montarse en una campaña como la que en días pasados realizaron grupos antichavistas, claramente impulsados por el gobierno colombiano, los mismos que ya habían promocionado una “protesta mundial” con el lema “No más FARC” y que ahora la repitieron con el “No más Chávez”.

Más fácil todavía se hace este trabajo si se cuenta con el apoyo de la gran mayoría de otros medios  de comunicación, que expresan los intereses de las transnacionales de la información, que destacan con grandes titulares la convocatoria hecha por Internet. A través de las llamadas redes, como Facebook y Twitter que permiten el envío de mensajes, se lanzaron los llamados a la referida protesta mundial que con el refuerzo de los otros medios parecía una campaña descomunal que estremecería al mundo.

Cumplida la jornada, se hizo el mismo trabajo promocional. Quien no ahondó en el asunto quedó convencido que en verdad fue un contundente NO a Chávez, que se demostró el inmenso rechazo que tiene en diversos sectores del mundo el Presidente venezolano y todo el proceso que él representa. Además, ahí está la muestra gráfica, fotografías y videos de los grupos que en países de todos los continentes salieron a decirle NO a Chávez.

Quien se tomó la molestia de revisar los videos y fotos de todas esas concentraciones, de escudriñar desde qué ángulo o perspectiva se tomaron, debe saber que el éxito pregonado no fue tal. A pesar de la masiva invitación a la protesta, de que fueron suministradas franelas, cartelones y otros objetos, material que funcionarios de las embajadas colombianas en diferentes países repartieron a grupos latinos en general, las concentraciones fueron bien escuálidas. Por ejemplo, en Australia no más de 20 personas se reunieron para tomarse la foto, en España, donde es importante la cantidad de colombianos, venezolanos y latinoamericanos que reside en ese país, no más de 100 personas se agruparon en Madrid para protestar. En América Latina, donde se supone se conoce más la figura de Hugo Chávez, las concentraciones fueron pobres, incluso en Colombia donde el gobierno uribista empleó toda clase de recursos para impulsar la protesta antichavista, apenas en Cali se logró reunir a más de 2.000 personas.

Vista la escualidísima asistencia que registró la jornada, cabe preguntarse: en el mundo, ¿a quién le importa Chávez? Se demostró que a quien más importa es a Colombia, en el resto de América Latina, mucho más en Europa y en otros continentes, la gente está más interesada en sus propios problemas y realidades que le acosan, producto del descalabro del sistema capitalista que afecta a todos por igual. Tal vez les interese Chávez para conocer la propuesta del mandatario venezolano de la alternativa bolivariana frente a la crisis capitalista. Quizás, en ese sentido, estuvo la parte positiva de la protesta antichavista, promocionar el nombre de Chávez y despertar la curiosidad de millones de ciudadanos del mundo sobre quién es Hugo Chávez. Como se dice en criollo, no hay mal que por bien no venga.

 
Top