Lo que veo venir es candanga

espantapajaroLa Pequeña Política

Espantapájaros

Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo compenso pensando en lo que otros,

por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Yo te lo vengo diciendo, Águila Uno, pero como tú o andas montado en tu roca escarpada o metiendo contrabando en algún otro país, no te das cuenta. Digo, no te dabas cuenta.  Porque ahora estás preocupado, ¿me equivoco?

Cuantas veces te dije, “escucha el tremor de las masas”, cuantas veces te alerté de que cada día estabas mas lejos del pueblo que te eligió, empeñado como estas  en ser dueño, tú, tú solito, de todo lo que existe entre la tierra y el firmamento?

Bueno, ya te estalló en las manos y lo que viene es candanga.

El pendejote de Baduel

Ese muchachito se las trae. Me refiero a Julio Cesar Rivas. Primero se declaró en huelga de hambre el 11 de abril, en protesta por tu resurrección de 2002, gracias no a Jesucristo que pasó por allí, sino a tu compadre , a ese que tienes preso por aquello de que la ley es ciega. Sí, me refiero al pendejote de Baduel, que siguió creyendo en ti, pese a lo mucho que lo atropellaste cuando era tu Secretario en Miraflores.  Y después siguió, me refiero a Rivas, por supuesto, con su sus protestas pero tú lo tenías guillao, y cuando se metió en la marcha, protestando por la Ley de Reeducación que hiciste sancionar, mandaste a la DISIP a ponerlo preso. Eran miles los que estaban protestando, pero lo escogiste a él. Con la mala suerte para ti, Águila Uno, que lo mandaron a Yare, no a Yale donde estudio Salas, sino a Yare, donde estudiaste tú. Yare, donde forman a los verdaderos revolucionarios. Y el muchacho aprendió rápido y te salió respondón.

Total que meter preso a ese muchacho fue la espoleta que disparó la reacción que se ha producido y que sigue creciendo mientras escribo, ante todas tus tropelías, y ahora  lo tuviste que mandar a soltar, porque si no lo haces, medio país se te iba a declarar en huelga de hambre también. Pero no, de nada sirvió, porque el egresado de Yare salió directo de la cárcel a hacer huelga de hambre, al lado de sus compañeros. Pero no para que suelten a Rivas, que es él mismo y ya está suelto, sino para que suelten a los demás presos políticos que tienes retenidos porque, como todo el mundo sabe, has perdido el sentido de las proporciones, y crees estar por encima de la Ley…  Pues bien, cuidado si el muchachito, con sus compañeros, y todos los que se van a ir sumando, no te obligan a dejar libre al jesucristo de utilería que te resucito en aquella jornada memorable en que el pueblo, que pueblo ni que pueblo, Águila Uno, en que la Fuerza Armada que te había sacado del poder, pero no tenia líder que tomara el mando, te devolvió el coroto por iniciativa del pendejote de Baduel.  Si, el compadre, el que después le pusiste tres soles, pero solo para ganar tiempo, cuando te diste cuenta de que si  bien, contigo, se había apendejeado, tenía su propio criterio.

La Mision Yare

Lo más interesante de todo esto es que a Rivas. al arrestarlo en Valencia, lo imputaron por “Resistencia a la autoridad, uso de arma genérica, instigación a la guerra civil y asociación a delinquir.” Ahora, vamos a volver a aquello de los silogismos. Delincuente es quien actúa fuera de la Ley, Julio Cesar actuó fuera de la Ley, en consecuencia es igualiiito a ti, que hiciste lo mismo en 1992. Lo acusan de instigación a la guerra civil, pero no sé cómo va a instigar una guerra civil, si tú tienes todas las armas. Además, instigar una guerra civil es lo que están haciendo en Honduras, y no sé por que, Águila Uno, pero me huele que tu mano estuvo en eso de meter de contrabando al del sombrerote en una avioneta, y caletearlo a la Embajada de Brasil. Y, por último, resistencia a la autoridad. Caramba, Águila Uno, si tú mismo estas propiciando la resistencia a la autoridad al mantener preso, sin motivo alguno, ya por varios años, a tres hombres que lo único que se les puede imputar es haber actuado como autoridad, que en su momento eran, de la Policía Metropolitana de Caracas.

Pues bien, si en Yare gradúan en dos semanas a un revolucionario tan efectivo como Rivas, porque no lo contratas para la Misión Robinson o cualquiera de esas misiones, hasta tienes una que se llama Misión Rivas, que le viene al pelo. Digo misiones pero debí decir que eran misiones, porque cada día parecen más dimisiones, como lo que está ocurriendo con Barrio Adentro, que se ha convertido en un camino expedito para escapar de Cuba. Llegan aquí a curar enfermos, y al ver que en Venezuela se vive mejor que en Cuba, incluso en los barrios pobres, rapidito buscan la manera de irse a cualquier otro país donde se respete la libertad. Si Águila Uno, esa libertad que tú sientes, cuando extiendes tus alas, y te dejas flotar por las corrientes de aire, esa misma es la libertad que todos los seres humanos quieren. Yo no porque estoy fijo, cuidando mis cosechas en el descampado, y no me puedo mover, a no ser para darme una vueltica en el helicóptero que me regalaron el día de mi ascenso.

El Plan B de Fidel

No sé porque, pero me huele que Fidel tiene su Plan B. Eso de que Cuba esté pasando por tremenda crisis económica con todo el petróleo que PDVSA le manda, me parece un cuento. Si conozco bien a Fidel, y mira que lo conozco de tanto observar a distancia su pericia y sus peripecias, y su capacidad para sobrevivir políticamente, cuando ningún otro líder en el mundo entero pudo hacerlo, al caer la Unión Soviética, porque hasta Bush, el viejo, perdió la elección después de ganar la guerra.

Ese zorro de Fidel está preparando a su país para cuando vengan las vacas flacas, que es decir, para cuando Águila Uno se haya marchado. No es que yo quiero que se marche, ojo. A mí me divierte analizar a Águila Uno y ver como maniobra para que no le descubran las jugadas.  Si, a mí me divierte, lástima que no puedo ver su Aló Presidente que me dicen que es pavosísimo, pero alguna magia tendrá si puede hablar por diez horas sin hacer pipí, y además lograr que la gente lo escuche. Si Águila Uno es todo un personaje y suerte que ha tenido Venezuela de tenerlo en vivo y en directo. Pero a mí me huele que Fidel ya se está preparando para el día en que Águila Uno tenga que hacer sus maletas.

La masa no esta pa’ bollo y yo conozco a mi pueblo. De tanto verlo pasar, se que el venezolano aguanta, y aguanta pero hasta que se arrecha. Y ese día, adiós luz que te apagaste. Y es lo que veo venir. Además está anunciado.

El otro día se los dije. Hay muchas señales ominosas. El rayo que le da en la cara a la Chinita, la cúpula del panteón que se tuerce, el reloj de la catedral de Valencia que por primera vez en la historia se detiene.  En aquel momento me acordé del poema que inspiró a Hemingway en su novela sobre la Guerra Civil española. Y se los voy a repetir con lo que después le agregué.

¿Por quién doblan las campanas? “La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti.”

Cuidado Águila Uno. Pueden doblar por este pobre Espantapájaros, con todo y sus cinco soles. Pero nadie está a salvo, también pueden doblar por ti.

 
EspantapájarosNo photo
Top