Picapasitos

Rubén Díaz

Rubén Díaz

De Vista
Rubén A. Diaz

Los Salas andan de nuevo alzados y se sienten, sobre todo, en el tono de sus recientes declaraciones. Hasta hace nada, cuando lo de los puertos y aeropuertos,  ni chistaron, no dijeron nada,  ni siquiera abrieron la  boca para decir “esta boquita es mía”. Ellos son expertos en el arte de saber pasar agachados, de eso, que a nadie le quepa la menor duda; por eso es que sorprende que hayan retomado su típica actitud aguerrida y pendenciera, que desde hace buen rato tenían en el freezer por las circunstancias políticas adversas. Repentinamente cambiaron de la retaguardia a una posición de ataque frontal. Indudablemente están dando un giro y hay quienes deben estar en estado de alerta.

Esa arremetida comunicacional pidiendo la entrega de la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera, para ponerla  a andar, según sus palabras, y esa exhortación a Chávez para que sea humilde, deje el ego a un lado y acepte que ha fracasado en la intervención del referido hospital, forma parte de una estrategia completa y si no le responden de manera integral, puede que El Pollo salga airoso en esta batalla mediática y gane indulgencia en un electorado que siente que él mismo no ha hecho nada para resolver la problemática de la salud en la región. Ellos, de antemano saben que el gobierno nacional no le va a devolver nada, ahora lo que están consiguiendo es más importante, están dejando en la población la percepción de que son eficientes y capaces de resolver cualquier problema y que están interesados en mejorar al sector salud. Fíjense que él empezó esta batalla y tiene milimétricamente calculadas las eventuales respuestas de sus adversarios, a sabiendas que los mismos no tienen un transitar bien programado y su accionar no responde a un análisis de una sala situacional, su respuesta será reactiva. Seguramente, también tomaron en cuenta  en sus cálculos, que el Presidente está ahora más ocupado en la agenda internacional, especialmente, en los resultados de la II Cumbre América del Sur-África (ASA) y en todo lo que sucede en Honduras,  que en el diario acontecer nacional, circunstancia que los Salas aprovechan deliberadamente para librar estas pequeñas batallas.

Igualmente  sorprende que el mismo gobernador esté llevando colchonetas y otros enseres a los huelguistas que tienen tomada la redoma de Guaparo en una manifestación de solidaridad. ¿De cuándo acá?  Es la interrogante que surge en cualquiera que le haga seguimiento a la actuación política de los Salas. Ellos no participan en ninguna manifestación política que no sea liderizada por ellos mismos. Ellos no hacen causa común con nadie. Ellos no se consideran de la oposición. Ellos, para sacudirse la inmensa cantidad de compromisos políticos, utilizan siempre el mismo argumento “basta de peleaderas, vamos a trabajar juntos”.

Estos dos hechos, totalmente aislados el uno del otro, reflejan claramente el cambio de estrategia que están implementando los Salas en Carabobo.

 
Top