Venezuela debería ser más humilde

Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Letras de fútbol
Jhonny Castillo
Jhocas10@hotmail.com

Con razón dijo alguna vez el llamado filósofo del fútbol Jorge Valdano que este deporte es lo más importante entre las cosas menos importantes. Y es cierto, el balompié no es algo tan serio como se  pretende, es tan  sólo un juego, un ejercicio lúdico. El problema es  que en ocasiones se mitifica tanto que se llega al  ridículo y hasta la cursilería. No puede ser más importante un partido de fútbol que otras cosas humanamente más  trascendentales.

A decir verdad nos parecen exagerados algunos comentarios esgrimidos en radio y televisión por ciertos especialistas en la materia, que incluso ya están pidiendo que se le entregue la Orden Libertador a los jugadores de la selección nacional por el par de triunfos conseguidos en Egipto.

SOCCER-LATAM/U20No cabe la menor duda que es importante que el equipo haya alcanzado la segunda etapa del torneo, sin embargo, a nuestra manera de entender la situación Venezuela aún no ha tenido una prueba determinante  como para poder decir con argumentos  que tenemos un gran equipo y que  estamos en condiciones de vencer a los países favoritos y de mayor tradición en esta Copa del Mundo Sub-20.

Que la gente salga a la calle en caravanas, pletórica, emocionada, feliz, eso está muy bien, perfecto. Pero que un comentarista que se supone entiende de este deporte, y que debe tener un mínimo de equilibrio y ponderación, agote todos sus adjetivos, grandilocuencias, exaltaciones, y lugares comunes a estas alturas del torneo nos resulta  irresponsable.

Sólo para el análisis. Venezuela derrotó en su debut a Nigeria un gol por cero. Todo muy bien. Pero debemos señalar responsablemente que la selección africana actuó durante cincuenta minutos con un jugador menos en la cancha (injustamente expulsado), y sin embargo dominó casi todo el segundo tiempo, obligando a que Venezuela terminará el partido arrinconada en su portería y pidiendo la hora.

La victoria contra Tahití a pesar de haber sido tan contundente con ocho goles, no es un parámetro adecuado como para especular acerca de las condiciones reales  del equipo de César Farías. España la derrotó con el mismo marcador, con la diferencia, poco notable por cierto, de que con Venezuela los tahitianos culminaron el encuentro con nueve hombres debido a que le expulsaron dos jugadores.

Sería mezquino no reconocer los méritos de Venezuela luego de haber alcanzado este par de triunfos que la colocan en  los octavos de final del Mundial Sub-20 Egipto 2009. Sin embargo, insistimos en que la selección no ha encontrado rivales de peso como para  especular que estamos en presencia de un gran equipo futbolísticamente hablando.

El partido de este jueves contra España, a pesar de ser de trámite y de poca relevancia para efectos de la clasificación, pudiera inferir algunas evidencias en torno a  las virtudes y debilidades  que tiene la selección de Venezuela.

Si España, campeón mundial en 1999, asume que debe   ganar el partido, será una excelente oportunidad para ver la disposición táctica  de una oncena nacional que frente a Nigeria mostró errores que no se notaron en el último compromiso debido a la inmensa flaqueza del contrario. Es cierto que Venezuela ha jugado buenos partidos. No obstante,  aún los jugadores criollos no han sido exigidos al máximo como seguramente sí  ocurrirá  de ahora en adelante.

Más allá  de las exhibiciones individuales de Jonathan Del Valle, Salomón Rondón y otros dos jugadores, creemos que es aún prematuro para medir la verdadera potencialidad de esta  selección nacional que debe tomarse las victorias ante Nigeria y Tahití con un poco más de humildad. Al fin y al cabo precisamente de historias está lleno el fútbol. En ocasiones más vale pensar con la cabeza que con el corazón.


 
Top