La demagogia de César Farías

Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Letras de fútbol
Por  Jhonny Castillo

Es sorprendente la demagogia con la que habló el técnico de la selección nacional, César Farías,  durante la rueda de prensa oficial luego de la derrota de Venezuela tres goles por cero ante España en la Copa Mundial Sub-20 Egipto 2009.

El entrenador, quien días antes había manifestado con la soberbia y la arrogancia que le caracteriza, que el equipo iba a salir a ganarle a España sin estar sacando cuentas acerca del próximo rival, no pudo justificar el baile que recibió Venezuela en el último partido del Grupo B.

A pesar  de ser considerado un encuentro de trámite porque ambos equipos ya estaban clasificados a los octavos de final, éste era sumamente importante para medir la verdadera potencialidad de una oncena venezolana que había alcanzado un triunfo difícil ante Nigeria (1-0) y una holgada victoria (8-0) frente a Tahití  que es una selección intrascendente desde el punto de vista futbolístico.

Cesar Farías

Cesar Farías

Las declaraciones de Farías fueron irresponsables  y demagógicas al señalar de forma ambigua e incoherente,  que los futbolistas criollos supuestamente no quisieron arriesgar porque estaban pensando en  los octavos de final y  que al partido se le había dado una relevancia que no tenía.

Lo cierto es que, como lo habíamos dicho en la columna anterior,  Venezuela hasta entonces no había enfrentado a una selección como la española que develó  sus carencias tácticas y  las limitaciones  que tiene para ordenarse y producir fútbol cuando es exigido en todos los sectores de la cancha.

A pesar  de que España no alineó a seis de sus titulares fue muy superior a Venezuela. Los españoles mostraron un conjunto rápido, bien parado  y con   variantes tácticas suficientes como  para hacer  sufrir lo necesario a  una escuadra criolla que tuvo escasamente dos jugadas ofensivas de peligro, y que nunca pudo  sacudirse la presión que ejercieron los europeos en todos las líneas   y especialmente en la mitad del terreno.

Uno de los factores determinantes en la derrota de Venezuela, tuvo  que ver con la fragilidad de la mayoría de los futbolistas criollos, quienes casi siempre perdieron las pelotas divididas, entre otras razones, porque los españoles  exhibieron mayor potencia individual y condiciones técnicas extraordinarias  a la hora de la acción y reacción en espacios cortos.

Otra circunstancia táctica que contribuyó a esta derrota tres goles por cero, fue la poca capacidad mostrada por los futbolistas venezolanos para cubrir los espacios y ganar en los rebotes y los pases largos. Los españoles siempre consiguieron recuperar  la pelota a pesar de que tuvieron dificultad para generar el fuera de juego. Siempre dejaron una franja vacía en los tres cuartos de cancha que los venezolanos no pudieron llenar por la falta de producción ofensiva desde la mitad de la cancha a pesar de haber colocando cinco mediocampistas.

El partido ante España dejó muchas dudas. La selección nacional no cubrió las expectativas y hay que decirlo sin tapujos aunque nos duela y muy a pesar de los discursos floridos y las metáforas recurrentes usadas por el técnico César Farías

Ojalá muchos comentaristas entiendan que no hay que crearle falsas ilusiones a la gente. Que hay que esperar y no desgastar los epítetos. Es mejor en estos casos asirse del refrán popular “como vaya saliendo vamos viendo”.

La otra prueba será ante Emiratos Árabes en los octavos de final, lo mejor será ir con humildad y mucha cautela, dejando a un lado las afirmaciones imperativas y categorías que en ocasiones demagógicamente  lanza Farías.

jhocas10@hotmail.com

 
Top