Líderes exitosos, sociedades fracasadas

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz

Periscopio
Yván Serra Díaz

A fin de evitar discusiones sobre el uso correcto de términos, me permitiré definir para este artículo como exitoso a quien logra lo que se propone en la vida. Esto no implica necesariamente riqueza, pero evidentemente está altamente relacionado. Bill Gates o Warren Buffet son ejemplos de éxito y riqueza. La Madre Teresa de Calcuta, fue una persona altamente exitosa, pero no era una persona de bienes de fortuna. Quizás la persona más exitosa de Venezuela, el maestro José Antonio Abreu, a decir de gente que lo conoce personalmente, altamente humilde, pero evidentemente son excepciones.  Al igual personas que poseedores de riquezas, terminan siendo grandes fracasados al arruinar los imperios que sus padres generaron.

Aunque sea interesante la disquisición, voy a lo que quería hablar, de líderes políticos exitosos. Siguiendo la definición, llamaremos líder exitoso, a aquel que logra sus objetivos a través de la conducción de personas. Esta definición, puede contener consigo una paradoja, y es que a diferencia del mundo empresarial donde no puede ser concebido un liderazgo exitoso, sin una empresa próspera; en el mundo político, sí pueden coexistir el éxito personal y el fracaso social, es más, algunos liderazgos se alimentan de la pobreza de sus sociedades para el mantenimiento de su carrera política.

Lamentablemente la historia no discrimina entre líderes exitosos que guiaron procesos de cambio social que condujeron a sociedades prósperas a líderes que se montaron en la pobreza de su sociedad para alargar indefinidamente sus mandatos. Nadie puede negar que Fidel Castro tiene su puesto en la historia. Morirá en su cama luego de haber disfrutado de más de cincuenta años en el poder. Evidentemente es un caso de una exitosa carrera política. Lástima que no pueda decirse lo mismo de Cuba, país con toda la potencialidad para ser próspera, pero paupérrima y sufriendo la opresión de una férrea dictadura.

Juan Vicente Gómez, gobernó Venezuela durante 27 años. Nadie en Venezuela, ha podido mantener las riendas de poder, como él lo hizo, a su muerte Venezuela era uno de los países más atrasado del orbe. Betancourt, también fue exitoso, aunque su segundo período de gobierno sólo duró cinco años, sólo que se retiró dejando una democracia establecida, el gran anhelo de los estudiantes de la generación del 28.

* Licenciado en Estudios Políticos UCV
www.periscopio2.blogspot.com

 
Top