Sin los partidos nada

“Aquí tienes la muleta”

“Aquí tienes la muleta”

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo compenso pensando en lo que otros,

por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Me tuve que ir al norte en mi helicóptero para saber lo que ocurría en el sur. Porque allá, con lo de la huelga de los universitarios, todo estaba alborotado. De manera casual, durante una conversación, alguien dijo sin darle mucha importancia, “supe que hay otra negociación andando” (Lo de otra supongo que se refería  a tantas que han ocurrido desde los tiempos del Revocatorio). ¿Qué has sabido, pregunté? José Vicente, Luis Miquilena y otro que no me supo precisar, más allá de que es un empresario o alguien de los medios, lo que a fin de cuentas es lo mismo… están en conversaciones y parece que van adelantadas. La idea es darle un respiro a Chávez a cambio de algunas concesiones. Que interesante, respondí, y no dije más, pero prendí las alarmas, le metí un cohete al aparato y regresé a pensar y a cuidar de mis cosechas. Pero ahora tengo el eslabón que faltaba, me dije, y tejiendo y  tejiendo, poco a poco me fui enterando de lo que nadie sospecha.

Métanme preso a Sigala

Claro, dije para mis adentros, ahora comprendo. Lo mismo ocurrió con las negociaciones de Vietnam, mientras más cerca estaban de llegar a un acuerdo, más fuerte eran los bombardeos. Ahora entiendo la razón de la arremetida judicial. Quiere emparejar las cosas. Ese Águila Uno sabe demasiado.

Con su popularidad cayendo, con una inflación que no puede contener, con la robadera que tiene todo el mundo y Raymundo en su gobierno, y cada día más aislado en lo internacional, y para colmo de males, ahora con los gringos acechándolo por un costado y Brasil haciéndose el loco en la retaguardia, Chávez necesita tranquilizar el patio interno, pero como lo quieren arrinconar, busca colocarse en posición ventajosa.

Me lo imagino en su dialogo interior. La Oposición (ya verán, amigos, quién es la Oposición), viendo que los necesito, se ha puesto agalluda, piden más de la cuenta… que si tantos diputados en la Asamblea Nacional, que detenga las acciones contra Rosales, que devuelva el circuito NBC y además… no eso es demasiado. Lo que falta es que me pidan el Socialismo del Siglo XXI. Ni de vaina. “Métanme preso a uno de esos peces gordos, habrá dicho, y si está vinculado a la Polar, mejor”… y así fue como escogieron a Gómez Sigala. Claro, casado con una hermana del Jefe, ex presidente de los industriales, hijo del dueño de El Informador, era una pieza ideal para iniciar la jugada por carambola.

El muchachito que les puso el caldo morao

Pero por lo que he sabido después, el juego se los complicó el muchachito, el de Valencia, Julio Rivas, no porque lo hayan puesto preso y después lo hayan soltado, no. Ni siquiera por la huelga de hambre de los universitarios, no señor, sino porque después de soltarlo, de común acuerdo con la Oposición, nuevamente estoy fabulando, pero como le doy tantas vueltas a la cabeza cuando estoy solo en el descampado, es así como me lo imagino y ya verán porqué. Pues bien, lo soltaron  pensando que con ello terminaría la huelga y colorín colorao… Pero el muchacho les salió respondón y en vez de irse a su casa, se fue a Las Mercedes a sumarse a los huelguistas, exigiendo la liberación de los demás presos políticos.

Esto sí que puso de cabeza a Águila Uno, quien hasta ahora no se había metido directamente en la discusión. Se lo había dejado todo a José Vicente, pero ahora, sintiendo que el mundo se le venía encima, porque medio país se le iba a poner en huelga de hambre y eso sí que sería el comienzo del fin, cogió el teléfono y le pegó un grito en la oreja a José Vicente, “o me paran esa huelga del…. o se meten a Rosales por el bolsillo. Que se pudra en Perú, que gaste allá todos sus millones, que se olvide de regresar y lanzarse de nuevo a la alcaldía de Maracaibo. No, señor, o me paran esa huelga o prepárense que voy con todo. Claro, es lo que aprendió en sus estudios de Estado Mayor, para poder llegar a Teniente Coronel, a Comandante. Cuando vayas al ataque, GRITA, haz mucha bulla, para que el enemigo se asuste y crea que tienes más carburo que el que realmente tienes.

La verdadera mesa

El empresario, al recibir la llamada de José Vicente, preocupado de que se cayera el negocio, me refiero al empresario que está en la mesa de negociación, la verdadera, no a la mesita que sale por la prensa, decidió llamar al Perú y pedirle a Rosales que interviniera. Y esto sí que lo digo con mayor exactitud por las cosas que me llegaron después…

En efecto, el lunes me trajeron corriendo un correo electrónico, sería al mediodía porque todo estaba en silencio, y allí leí cosas bien duras. Lo envía un joven de UNT. Al leerlo al fin comprendí porqué llegaron a Las Mercedes como a las 2 los dos maracuchos. Si digo maracuchos es porque es así. Delsa Solórzano, la que escogió “a lo macho” a la tal Rebecca para que hablara por los huelguistas, es sobrina de Omar Barboza, el antiguo Rey de los bachacos adecos y hoy súbdito dignificado de Manuel Rosales. Y el otro, Guanipa, el Secretario General de PJ, también es de Maracaibo, pero de cepa verde. Una guanábana maracucha.

Pues bien, llegaron a la sede de la OEA  con un pájaro pelo blanco que nadie conocía pero ahora todo el mundo conoce. Amigo de Barboza, según afirma un amigo, el del copete blanco llamó al señor Cantón, quien -digo yo sin conocerlo- debe cantar más duro que una guacharaca el nombre que le pusieron, y mientras éste, el pájaro Apitzio -suena a Janitzio- redactaba, sin consultar a nadie, la carta que Cantón pidió, aprovecharon los otros dos para llamar a sus superiores correspondientes. La situación era apremiante, les decían, Águila Uno seguía amenazando.

Poirot no hace falta

Debió ser como a las seis de la tarde del día cuando, según mi fuente que es bien confiable, Rosales llamó directamente. “Con los partidos todo, sin los partidos NADA” sentenció.  Cuando lo leí, puse el correo a un lado, y tomando en cuenta que sólo dos partidos estaban allí, los mismos de las elecciones de 2006, entendí a qué “partidos” se refería y quién era “la Oposición”.  Para aquel momento, según el correo, había trece órdenes de excarcelación listas, pero “sin los partidos NADA.”  Esa había sido la sentencia. Había que detener la huelga.

Total que atando cabos, uniendo lo que me dijeron en el norte, con lo que dice el correo, un correo que dice muchísimo más, pero que me lo guardo por recato, dispuesto, Espantapájaros serio que soy, a  hacerlo público si alguien por allí pone en tela de juicio lo que he dicho. En fin, uniendo todo lo que he sabido en los últimos días, decidí enterarlos a ustedes, mis más íntimos amigos para que no se dejen llevar por los que dicen que esa huelga había que detenerla, y para que el Sr. Heras, ese que escribe bonito sus editoriales y que anda buscando el por qué del “porqué”, lo sepa de una vez. Así al menos no tendrá que recurrir al famoso Poirot que cobra en Euros y le saldría demasiado caro.

 
EspantapájarosNo photo
Top