Victoria electoral y derrota política

VOTACION PLANCHAS

Unas elecciones con alta participación y ventajismo apabullante.

Después de ocho aplazamientos y en un marco fraudulento y ventajista se realizó la primera votación de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros. Dos planchas, ambas nacidas del tronco chavista, confrontaron dos visiones del socialismo en el plano laboral. Unos resultados de enorme repercusión política más allá de la cantidad de votos.

OLEGARIO RIERA

Era una apuesta temeraria. No existía posibilidad razonable de victoria. Salvo un milagro, lo cual nosuele ocurrir en las luchas sociales, el oficialismo habría de alcanzar elcontrol total de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela. Ese era el pronóstico realista para las elecciones que, en medio de la expectativa nacional, se realizaron el jueves 1º de octubre. Ese era también el balance que hacían los dirigentes de la “Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma” (C-CURA), “Solidaridad Laboral” y las otras fuerzas que presentaron fórmulas opuestas a “Vanguardia Obrera Socialista”,  la tendencia impulsada por el presidente de PDVSA, es decir, el patrono Rafael Ramírez.  Sin embargo, los factores críticos decidieron finalmente contarse en la votación. ¿Por qué competir sinreglas del juego equitativas y en unmarco fraudulento y ventajista? ¿La sola participación no significaba avalar unos resultados que sellarían la alianza laboral, además de la política e ideológica ya existente, entre la jefatura y los trabajadores dela industria? Desde el 2000 no se convocaba una consulta similar. En aquel entonces PDVSA funcionaba todavía con un margen de autonomía gerencial pese a que ya era claro el propósito de convertirla enbrazo financiero y operativo del proceso bolivariano. Rafael Rosales resultó electo presidente de FEDEPETROL, que junto con FETRAHIDROCARBUROS agrupaban el conglomerado laboral petrolero. Rosales pertenecía a la corriente de Carlos Ortega quien a los meses resultaría ganador en las elecciones de la CTV contra el aspirante oficialista Aristóbulo Istúriz. Luego, los sucesos de abril del 2002 y el paro petrolero del 2003 ofrecieron la oportunidad para que Chávez decretara la demolición de la capa directiva y tecnocrática de la empresa e iniciara el proceso de militarización y adoctrinamiento de su personal administrativo y obrero. PDVSA sufría un cambio sustancial. Desde la nacionalización en 1975 era la más importante empresa del Estado pero en el diseño chavista se trataba casi del propio Estado. La empresa operaba de acuerdo a la racionalidad del mercado y pagaba impuestos a la nación, que a través de los mecanismos de la redistribución del ingreso alimentaba a su vez al aparato productivo nacional. El Ministerio de Energía y Minas actuaba como puente entre la estructura pública y una compañía en la cual era el Estado su único accionista, pero cuya operatividad se regía por las reglas de la competencia y el rendimiento financiero.

VICTORIA O DERROTA

Las elecciones se abrieron para un universo de 36.682 votantes. Acudió a las urnas el 80% de los inscritos. La plancha 7 encabezada por Wills Rangel (Vanguardia Socialista) obtuvo 15.080 votos y la plancha 1 (C-CURA) encabezada por José Bodas 7.646 votos. Ambos polarizaron la votación. No fue una confrontación gobierno-oposición. Los dos factores provienen del tronco chavista pero discrepan en relación a la naturaleza y objetivos del movimiento sindical. Los partidarios de Bodas destacan el hecho de que sus votos apuestan a una discusión democrática de la contratación colectiva y a una gestión vinculada con las expectativas concretas de los trabajadores. La corriente de Rangel asume el compromiso ideológico del chavismo. La plancha 1 obtuvo victorias en las zonas operativas más importantes: las refinerías de Paraguaná, El Palito y Puerto La Cruz y lograron derrotar a la opción de Ramírez en las mesas instaladas en la sede principal de PDVSA  en La Campiña en Caracas.  Bodas y Orlando Chirinos promotor de la plancha interpretan la votación como una victoria política. “Ahora comienza la batalla en condiciones favorables” explica Chirinos.“Contrato ya” fue la consigna de Bodas cuando compareció ante los periodistas en horas tempranas de este lunes.

Ahora el MEM existe sólo nominalmente, y PDVSA es un monstruo omnipotente (por eso Ramírez ejerce ambos cargos) que reporta directamente a Chávez quien decide discrecionalmente sobre sus políticas y ganancias no en función de la economía nacional, sino de los objetivos y conveniencias de su proyecto ideológico. Por esa vía, PDVSA  es paradigmática y está obligada afuncionar como el modelo perfecto de la “empresa socialista”.  Este criterio vale en consecuencia demasiado para el manejo de las relaciones laborales.

WILLS RANGEL

Wills Rangel:Un mandato difícil.

Para la visión chavista los sindicatos tal como funcionan en la economía de mercado son expresiones burguesas que deberían dar paso aun tipo de organización (los comités socialistas contemplados en varias leyes que discute la Asamblea Nacional), que coloque en un segundo plano la lucha reivindicativa y fortalezca el compromiso militante con el socialismo.

Si bien el planteamiento es utópico  y se ha demostrado inviable con el fracaso de las experiencias socialistas conocidas, dado el papel estratégico de PDVSA y el control férreo que se ejerce sobre ella, es posible que en este caso sirva como un laboratorio eficiente. Por eso se explica el estímulo al paralelismo sindical y los esfuerzos por impedir los sindicatos unitarios. En un cuadro de fragmentación es más fácil capturar una de las centrales obreras  y legitimarla con el peso legal y económico del régimen. El funcionamiento de centrales únicas obliga en cambio a la pluralidad y la confrontación de opiniones. Desde el 2001 (cuando el chavismo sufría una catastrófica derrota en el intento por apoderarse de la CTV) se han hecho numerosos esfuerzos por consolidar estructuras propias. En el campo petrolero se creó SINUTRAPETROL para contraponerla aFEDEPETROL y FETRAHIDROCARBUROS. La organización fue el tronco del cual se desprendieron variasde las opciones oficialistas originales que compitieron en la recienteconsulta de la FUTPV. Pese a las presiones legales, la intimidación policial y el abuso con los dineros públicos la estrategia divisionista no ha tenido éxito. En el caso de las elecciones petroleras se tocaron los extremos.

La obsesión de Rafael Ramírez por una PDVSA “roja rojita” fue más allá de las amenazas. La exigencia de elecciones para discutir un nuevo contrato colectivo con participación de las bases obreras fue bloqueada. Las elecciones fueron pospuestas en ocho oportunidades apelando a los más disímiles pretextos. El universo electoral se unificó dando el mismo derecho a los obreros que a los empleados de nómina cuando se sabe que sus condiciones y demandas laborales son distintas. Se apeló a las llamadas “fichas blancas”, es decir,el carnet que identifica a los trabajadores fijos. En los últimos días se incorporaron 6.500 nuevos votantes en la Costa Oriental del Lago y 5.000 de las empresas mixtas bajo control estatal en la Faja Petrolífera del Orinoco; sin tomar en cuenta que en los últimos años se ha incrementado el clientelismo partidista en las nóminas de la empresa. Si la exclusión de listas como la “Tascón”y “Maisanta” resultaron eficaces para generar temor e inhibición en la población votante habría que imaginarse el efecto que prácticas similares generan en un electorado más reducido, políticamente fanatizado y sometido a una vigilancia cuartelaria.

Fraude perfecto

En el esquema del fraude perfecto no podía faltar la injerencia del Consejo Nacional Electoral. Si setratase de una asesoría técnica solamente no habría razones para la crítica. Pero el CNE viene funcionando como brazo político del régimen y su dispositivo tecnológico no operade modo inocente. Lo mismo cabedecir de la utilización de la Guardia Nacional para preservar un ordenque nunca estuvo amenazado de alteración. En este caso, tanto el CNE como la GN cumplieron una función adicional en la creación de un clima psicológico de miedo favorable al oficialismo. Froilán Barrios dirigente de Solidaridad Laboral precisólos hechos que rodearon la votación: “en ninguna época hubo unaclara y descarada intromisión delgobierno en la actividad sindical co-mo ahora, ni siquiera en la dictadura perezjimenista. La gerencia de PDVSA intervino directamente entodo el proceso de las mesas, habilitó vehículos, la infraestructura logística y todo su tren operativo paracondicionar el resultado de la votación. El circuito de emisoras de la empresa hizo campaña abiertamente y el ministro Ramírez dio una teleconferencia ayudando abiertamente a la plancha 7”. Barrios relata que “desde el años 2005 el gobierno aplicó las más terribles políticas de flexibilización laboral, impuso cooperativas falsas y empresas de producción social, excluyendo del contrato colectivo a miles de trabajadores en un proceso que violentó la vida sindical que tras décadasse había organizado”.

José Bodas:“Contrato colectivo ya”.

José Bodas:“Contrato colectivo ya”.

Salario Ideológico

“Con Chávez todo sin Chávez nada” fue la consigna principal voceada por los integrantes de la plancha que obtuvo la mayoríade votos. Según Wills Rangel (barinés, ex militante de Acción Democrática, mano derecha de Carlos Ortega y hombre de confianza de la familia Chávez) habría quedado claro que los trabajadores votaron por el salario socialista el cual “no sólo constituye el aporte monetario sino además de beneficios de salud, educación y vivienda incluyendo la formación política”. Falta saber si este planteamiento es compartido por una masa laboral que si bien comparte el proyecto revolucionario del chavismo se niegaa una postura servil y acrítica. Los partidarios de Bodas consideran que una cosa es la votación numérica que favoreció a Rangely otra es la valoración de una jornada que se dio en condiciones de abierto fraude y ventajismo pese a lo cual se obtuvo una alta votación que apuesta a preservar la autonomía y la independencia de las organizaciones sindicales; y lo que para ellos sería más importante que es el ejercicio de la democracia en el ámbito laboral. Según los analistas los resultados electorales tienen la enorme importancia política de que pusieron en claro que existenen el mundo del chavismo diferencias políticas más allá de las simples apetencias personales o grupales.

 
Top