Mercado de Valores en Venezuela

Marcos T. Cabrera

Marcos T. Cabrera

PLUSVALORES
Marcos T. Cabrera

Mercado de Valores es una definición más amplia que la de Mercado de Capitales, término este último que ya en algunos países de vanguardia (Costa Rica, por ejemplo) ha sido sustituido por el primero. En Venezuela, país que no se queda atrás en esta materia, ya está en marcha una revisión y modernización de la actual Ley de Mercado de Capitales, vigente desde octubre de 1998, que incluiría un nuevo nombre o Ley de Mercado de Valores, cambio que va más allá de la pura eliminación cosmética de una palabra incómoda para algunos en nuestra nación presente y que se propone un cambio de mayor trascendencia y profundidad bajo el amplio respaldo de nuestra ilustre y muy profesional Comisión Nacional de Valores (CNV).

En su declaración de Misión, la CNV se autodefine como ente encargado de promover, regular, vigilar y supervisar el Mercado de Capitales, contribuyendo al desarrollo económico y social del país. Para ello se propone hacer del mercado de capitales un mecanismo confiable e idóneo para contribuir al desarrollo sustentable de la economía, como un instrumento de política para la conformación de un sistema alternativo que canalice e incentive en forma eficiente el ahorro interno, con miras a elevar la competitividad del país.

En su visión se muestra como una institución moderna, ágil y adaptada a la dinámica del mercado de capitales tal que su facultad de control, regulación y promoción de ese mercado, sirva como mecanismo para fortalecer la confianza en el mismo, a objeto de realzarlo como instrumento idóneo para el desarrollo sustentable de la economía nacional y garantizar un Mercado de Capitales fuerte, confiable y eficiente que satisfaga los siguientes criterios:

Que posea fortaleza mediante la diversificación de instrumentos destinados a la oferta pública de valores.

Que posea mecanismos de intermediación que canalicen en forma transparente los flujos de capitales hacia usos eficientes, a través de instrumentos que permitan la optimización del financiamiento, tanto en interés de los entes emisores como de los inversores.

bolsaQue sea competitivo tanto nacional como internacionalmente.

La CNV en los diferentes eventos y jornadas que promueve manifiesta su interés y su compromiso por promover en el mercado una mayor profundidad por la vía de la diversificación, una mayor democratización por la vía de un mayor acceso a nivel de los entes emisores, intermediarios e inversionistas y una mayor divulgación del conocimiento y de su dinámica práctica en aras de una mayor formación de los entes participantes.

Venezuela es casi con seguridad uno de los países con el mayor potencial de crecimiento del Mercado de Valores en el continente y posiblemente en el hemisferio, como consecuencia de la insostenible paradoja por contraste de una economía entre las de mayor tamaño relativo y un mercado de valores per cápita pequeño. A  lo largo de varias décadas, con especial acento en esta última, el Estado venezolano ha concentrado y liderizado la mayor parte de la actividad económica del país. Últimamente, viendo su potencial y ventajas, ha aprendido a aprovechar favorablemente las bondades y virtudes del Mercado de Valores mediante la emisión de instrumentos de renta fija y variable en una forma cada vez más frecuente y voluminosa. Las diversas emisiones y colocaciones de bonos tanto propios como bajo su respaldo, tanto públicos directos como de sus empresas básicas, tanto en el pasado como las que vienen en el futuro, no terminan de aplacar el insaciable apetito por parte del Estado, como tampoco de los demandantes privados de divisas.

El mercado de valores venezolano sería un caso único en el mundo en donde uno de los principales objetivos es la obtención de divisas, con lo cual su función está sesgada y desnaturalizada de su verdadera concepción. La mayor parte de sus operaciones y de la gestión de los intermediarios (Casas de Bolsa, Corredores) está relacionada con esta necesidad. La principal desventaja es un detrimento en la diversificación de instrumentos y de la actividad natural propia de un mercado de valores sano y bien proporcionado.

 
Top