Algunos elementos para la campaña opositora

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz

Llegó octubre y todo vislumbra que en cualquier momento se iniciará una campaña electoral. El gobierno lee encuestas, conoce que haber pisado el acelerador revolucionario se resintió en la opinión pública. Las principales encuestadoras reflejan que su popularidad merma. La gente rechaza masivamente sus acciones de este año, nacionalizaciones, recentralización, acoso a autoridades opositoras electas, cierre de medios, toma de fincas, conflictos internacionales, imposición de leyes. Mientras estas acciones ocupan los titulares, los problemas reales de la gente se siguen agudizando: inseguridad personal, inflación, estancamiento económico, deterioro de los servicios públicos.

chavez-globovision-banderaDesde Miraflores se respiran aires de precampaña; organización y movilización de “patrullas”, llamados a la dirigencia, mea culpas, relanzamientos de políticas, moderación en sus acciones. El control del CNE, garantiza el control del cronograma electoral. Así como permitieron un referéndum no previsto y suspendieron las elecciones de concejales y juntas parroquiales, en cualquier momento anuncian las nuevas elecciones.

El descontento merma en las calles. Pero ese descontento no se canaliza. Datanálisis ofrece un dato que parece aterrador, la suma de todos los partidos de oposición no alcanza los 10 puntos, la encuesta de Seijas, es más benévola, todos los partidos opositores llegan a duras penas al 15% de apoyo. La unidad es importante en este escenario, pero a todas luces, insuficiente. Se requiere de un acuerdo suprapartidista. Me comentan que la estrategia unitaria se resume en la fórmula, tantos consensos como sean posibles, tantas primarias como sean necesarias. Urge un cronograma. El tiempo avanza y se corre el riesgo que mientras el gobierno está en campaña, la oposición esté decidiendo candidatos.

Por otro lado el medio y el mensaje. Globovisión es importante para transmitir el mensaje al público opositor, hablar mal de Chávez también. Muy bueno para las primarias, pero insuficiente para ir más allá. Hablar menos del Presidente y más de los problemas de la gente es indispensable. Conectarse con sus padecimientos, ofrecer propuestas concretas, comenzar a vender un proyecto de país donde todos quepan, enfatizar en los valores que nos une y no en la política que nos separa. El que sepa leer que escuche.


Licenciado en Estudios Políticos UCV

www.periscopio2.blogspot.comina

 

Artículos relacionados

Top