El Mundo está al revés

piesLa Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo compenso pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Mira que el mundo anda al revés.  Parece ser general el convencimiento de que Estados Unidos va en declive, tanto, que se da como un hecho que China en menos de tres décadas será la primera potencia mundial, cuando menos en lo económico. Puede que lo sea, aunque los gringos, en plena decadencia, se ganaron 9 de los 11 premios Nobel. Y lo que me llamó mas la atención no fue lo de Obama, que esa fue una decisión política, tomada por políticos. Lo que más me asombró fue que se llevaron los premios de Física, Química y Medicina. Por allí se coló un israelita, pero los demás fueron gringos.

Los chinos y la dextrosa

Pero si los chinos logran todo lo que se dice yo al menos me sentiría feliz comiendo lumpias… se me olvidaba que los Espantapájaros no comen nada. Pero, en fin, yo me sentiría feliz con tanto pájaro chino que me visita. Ahora más que antes, solo que los de ahora son diferentes, no son los chinos de restaurante o de bodega ni de supermercado. Los que han llegado en los últimos años, andan maletín en mano. Debe ser que Águila Uno los está importando para que le pongan orden a todo el desorden que tienen la Diex, la Onidex, la Dextrosa, no, dextrosa es un edulcorante y destroza es un atributo de ciertos gobernantes. En fin, para ponerle orden a todo el desorden que tenemos los venezolanos, y los chinos me dicen que son buenos en computación.  Lo que están haciendo es positivo. Eso de poner orden lo requiere el país. Pero no es para eso que los quiere Águila Uno, según me dican. Lo que lo obsesiona es controlarles la vida a los venezolanos.

Ustedes me entienden. Para qué sirve las piernas, pregunto, por supuesto que para caminar, me responderán. Pero sirven también para darnos una buena patada ¿no es así? Si, así es. Todo lo que existe tiene múltiples usos, así tenga una misma forma. Por ejemplo, un cuchillo sirve para cortar la carne que nos vamos a comer, bueno, que ustedes se van a comer. Pero también sirve, el mismo cuchillo, para cortar un cordel y hasta para matar. Claro, ustedes se preguntaran ¿qué tiene que ver todo esto con los chinitos que cada día llegan en mayor número al país? Les respondo, para tenernos a todos ordenaditos en la base de datos de una computadora gigantes. Solo que ese ordenador, armado de su base de datos, que podría servir para asignar mejor los recursos, por ejemplo, o para ponerle más atención a aquellos que realmente lo necesitan, bien porque sus ingresos son menguados o porque está enfermo. Pero no, es cierto que para eso sirven, pero para la Revolución sirven sobre todo para tenernos vigilados, y también para manipular elecciones y hacer creer que Águila Uno todavía es muy popular y… hasta sirven para quitarnos la libertad. O sea que lo que lo que se hizo para una cosa buena, se utiliza para hacer todo lo contrario. Por eso digo que el mundo está al revés.

La Revolución bonita

La palabra revolución se oye bonita. La revolución de la moda, supone ropa más vistosa, distinta, renovadora. La revolución tecnológica uno supone que nos llevara a tener más información, a comunicarnos con otros, a ser más libres y mas dueños de nuestro destino. Pero no. En Venezuela, sirve para que Hugo Chávez tenga más información, para que Hugo Chávez sea más libre y para que Hugo Chávez sea más dueño de nuestro propio destino. Nuevamente el mundo está al revés.  En vez de avanzar con la revolución de la moda, ahora todos tenemos que andar con camisitas rojas o traje de paracaidistas, porque de lo contrario somos enemigos del poseso.  No me corrijan, por favor. Es así, con dos “eses”. Y la revolución tecnológica, ya ustedes saben para que va a servir en nuestro país.

Y todo esto me llevo de regreso a Heras. Sí, yo sé lo que es la teoría del Caos. Esa que dice que el aleteo de una mariposa del otro lado del mundo, por ejemplo en China, puede convertirse en una tormenta acá. Porque no todo funciona como un reloj. Hay muchas cosas que ocurren de manera desordenada pero conducen a un determinado orden de cosas. Por ejemplo, lo mismo de la tormenta, o del clima. Son millones de acontecimientos pequeños, absolutamente aleatorios, los que interaccionan entre sí, provocando los cambios de clima. Y mira que eso nos cambia las perspectivas. Por ejemplo, pónganse usted, querido amigo, a mirar una montana en un día soleado y la vera tranquila, reposando, como una bella dama vestida de verde.  Pero vuélvala a ver un día envuelta en nubarrones, y de esa misma figura, surgirá un aura misteriosa, algo que mete miedo. Y ¿qué cambió? A lo mejor el aleteo de una mariposa en la cochinchina fue la que desató un proceso que termina envolviendo en nubarrones tenebrosos la placida montana de ayer.

En descargo de los ministros

Pues bien, el amigo Heras dice algo muy cierto. Que los ministros de Chávez quizás no son tan brutos, ni tan negligentes, ni es que actúan de manera torpe o improvisada. Que a lo mejor hay un objetivo subyacente. Por ejemplo, podría deducirse de la teoría del Caos que el orden que conocemos es, cuando menos en parte, consecuencia de sucesos caóticos o, en el caso venezolanos, en apariencia caóticos.

Heras sugiere, o parece sugerir, yo no lo sé, que el caos en que vive el país pudiera perseguir un objetivo que nosotros desconocemos. Por ejemplo, a lo mejor los Ministros, guiados de la mano, claro, por Águila Uno, buscan el empobrecimiento colectivo, en lugar del bienestar de los venezolanos, para hacer a la población más dependiente y por consecuencia más receptiva a la cultura autoritaria que éste nos quiere imponer. Otro objetivo que se me ocurre es estimular la emigración de la clase media, para lo cual es necesario meter miedo y eliminar fuentes de trabajo, porque ese es un segmento de la población que por su formación y creencias es refractario (enemigo) a los propósitos de esa misma cultura. E incluso se me ocurre, que la torpeza de los ministros no es tal torpeza, sino que busca atemorizar a la población para que no proteste o no vote o para los militares no se atrevan a alzarse ahora que ha creado una Milicia en la que incluso pueden servir los extranjeros, léase cubanos, porque los de aquí no son de confiar.

Y también podría ser que mientras nosotros nos estamos preocupando por la cantidad de jóvenes bien formados que se están marchando del país, lo que los expertos llaman “fuga de cerebros”, Águila Uno se está frotando las manos de alegría, porque para eso tiene los chinitos bien talentosos, a los iraníes bien entrenados para buscar uranio y, por supuesto, a los cubanos, decenas de miles de cubanos, enviados por “mi hermano” Fidel, porque esos si me cuidan, mientras los otros tienen familia aquí y se me pueden voltear.

Pero fíjense que extraño, mientras en el universo, según la teoría del Caos, hechos aleatorios, impredecibles, actuando entre sí, conducen a la creación de un orden totalmente imprevisible. Acá, en esta Venezuela bolivariana, son hechos determinados y no aleatorios los que conducen a un caos que lleva por objeto crear un orden de cosas establecido de antemano. Vamos a decirlo en el castellanos más puro que conozco: Ponernos la pata encima para tenernos pisados.

Por eso  llego a la conclusión de que, en Venezuela al menos, el mundo está al revés.

 
EspantapájarosNo photo
Top