Fútbol y Literatura

Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Letras del Fútbol
Jhonny Castillo

Escuchando el programa Camiseta 10 y Triple Play que transmiten los periodistas  Cristóbal Guerra y Humberto Acosta se nos ha  ocurrido hacer una reflexión en torno al   “fútbol y la literatura”, que es un tema recurrente en las inteligentes y  sabrosas tertulias de estos dos periodistas.

A decir verdad, este es un tema al cual   no  se le daba  mayor importancia  en los medios de comunicación, y menos aún en  los claustros académicos y en los llamados círculos   literarios, hasta que al jugador argentino Jorge Valdano se le ocurrió dignificar al fútbol a través de la palabra con sus artículos en  El País de España, y posteriormente con su antología Cuentos de Fútbol I y II.

No queda duda de que Valdano es uno de los pocos futbolistas en el mundo que se han expresado de manera inteligente, elegante y decorosa acerca  del fútbol, por supuesto, sin caer en clisés, frases desgastadas y lugares comunes, pero sobre todo  expresándose   con naturalidad y sin mayores  pretensiones, más allá de   las que le permiten dignificar esta  disciplina  que desde siempre  le ha ido  de patadas con la lengua, como dijera alguna vez el escritor colombiano Ernesto Samper Pizano.

Jorge Valdano tiene el gran mérito de haber  organizado  una importante cantidad  de textos  que estaban dispersos y que luego de su publicación    despertaron en muchos lectores y seguidores del fútbol el interés  por  conocer cómo algunos escritores, la mayoría de ellos de habla hispana, recrearon  el deporte en su dimensión literaria. Tal es el caso de Galeano, Benedetti, Echenique, Soriano, Montalbán, Roa Bastos,  Villoro, Borges,  Quiroga, Fontanarrosa, Skarmeta, Umbral y Verdú, entre otros.

El Fútbol A Sol y Sombra

El Fútbol A Sol y Sombra

Esto no quiere decir, por supuesto, que antes  de Valdano no hayan existido investigadores, intelectuales y  periodistas interesados en  estudiar y descubrir al deporte, y especialmente al fútbol   como un tema recurrente en la literatura, no solamente en lo que respecta al  cuento, sino a  otros géneros  como la novela, la crónica y la poesía. E incluso, en otras disciplinas como  la filosofía y la sociología.

Si nos remontáramos a los griegos nos daremos cuenta que el deporte nació como una temática estrechamente vinculada con la literatura. Bastará leer los dos textos  más emblemáticos  de la mitología  occidental, la Iliada y La Odisea para percatarnos de  que el deporte no es más que una representación simbólica y metafórica  de la cultura griega. Así se refleja en estas dos obras cosmogónicas  que inauguran lo que siglos más tarde conoceríamos como “literatura” a partir de la invención de la imprenta. También pudiéramos nombrar al respecto La Eneida y el libro de los mayas el Popol Vuh.

Pero más allá de esas consideraciones nos interesa advertir aquí  en este artículo que  se comete un grave error al  pretender  que toda reflexión hecha por escritores  en torno al fútbol  adquiera  per se jerarquía literaria. Pensamos  que sólo  estamos en presencia de un texto literario cuando éste reúne ciertas condiciones que tienen que ver, entre otras cosas, con la forma, la estructura narrativa, la producción simbólica, la ficción, el buen manejo de los recursos literarios, la semántica y otros aspectos relacionados con los usos del lenguaje.

El sólo hecho de que un texto cualquiera  o un artículo periodístico  haga referencia a escritores que se han preocupado por el fútbol  no le da a estos trabajos  un valor literario. Porque de lo que se trata es de considerar  los textos que reúnan  la condición estética y las características propias de una obra literaria.

Un ejemplo de ello sería el libro El Fútbol a sol y sombra, del  uruguayo Eduardo Galeano, que es una interesante obra  producida a partir de pequeños textos, algunos de los cuales no se pueden encasillar en algún género, pero que tienen un gran valor artístico por la riqueza imaginativa, los recursos literarios y  los juegos del lenguaje con los que Galeano  construye  la obra.

Aunque la gran mayoría de escritores de habla hispana  han preferido  recrear el fútbol  en el género cuento como es el caso de Cortázar, Quiroga o Benedetti, por nombrar a los más conocidos; también podemos citar aquí la novela de Manuel V. Montalbán, El delantero centro será asesinado al atardecer,  y otras obras como  Dios es redondo, de Villoro.

Por cuestiones de espacio seguiremos con el tema en la próxima entrega.

 
Top