La repartidera de candidaturas

Francisco A. Bello Conde

Francisco A. Bello Conde

Francisco Bello

El país se está cayendo a pedazos. Sigue la regaladera de plata a otros  países mientras que buena parte de los venezolanos está muriéndose de hambre. Los hospitales nacionalizados y prácticamente inoperativos, sin insumos ni medicinas, donde los médicos terminan operando con velas durante los cotidianos apagones de hoy en día. El agua se va a cada rato y  los reservorios presentan niveles críticos. El reporte de asesinatos de cada fin de semana es un parte de guerra. La injusta represión que se evidencia en los presos políticos y los crecientes amedrentamientos a quienes difieren del oficialismo, son parte y muestra inequívoca de la inmensa crisis que atravesamos.

Por otra parte, el electorado ha empezado a asociar al Presidente con la ineficiencia de su gestión, lo que ha deteriorando de forma sostenida sus niveles de popularidad, dejando en evidencia  que el mejor candidato para enfrentar al chavismo son los problemas del país y su incapacidad para resolverlos.

repartir-libros-t14745Frente a esta realidad los partidos de oposición están totalmente desmovilizados y centran su acción política en la búsqueda de un mecanismo para repartirse las candidaturas de unas supuestas elecciones parlamentarias.

No quiero decir con esto que no hay que ocuparse del tema electoral, ni siquiera critico que existan algunos miembros de estos partidos buscando ponerse de acuerdo para lograr ir unidos donde la circunstancias así lo requieran, lo que si deploro es que esto colme la totalidad de su agenda y que excluya el verdadero trabajo que les corresponde en todos los rincones de la patria.

Es además preocupante pensar que no se respeten algunos liderazgos naturales y sean desplazados por militantes de los partidos que encabezan las discusiones, que no son, al menos hoy en día, los mejores representantes del electorado.

La solución para la crisis del país no está en lograr que algunas organizaciones disminuidas y otras tantas tarjetas electorales se pongan de acuerdo, está en la construcción de una nueva mayoría, y la única forma de conseguirlo es visitando las comunidades, pateando la calle, sembrando nuevas ilusiones en aquellos a quienes Chávez dejó con las esperanzas rotas.

Ojalá no se pierda esta oportunidad de oro, imponiéndose la búsqueda del bien común por encima de las ambiciones de los mismos de siempre.

 
Top