Si no hay Sol no hay Luz

La Tierra del Apagón

La Tierra del Apagón

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo compenso pensando en lo que otros,

por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Esta semana me escribió una pajarita que vive en Paris y me envió un texto que pone al descubierto que o bien, nuestro Presidente, Águila UNO, va a derrotar a la historia o que, per contra, será la historia la que lo hundirá. Pero entrémosle al tema poco a poco.

El nombre de esta pajarita es María Sol y yo me valí de mi vieja amistad con Nico, que siempre me visita, para pedirle que lo publicara en este Semanario. Ahora ¿porque será que María Sol vive en Paris?  Mira que hay que volar para llegar hasta allá. Claro, ella es como las golondrinas, que se la pasa viajando. A veces se aparece por aquí y hablamos largo y tendido. Pero debe haber alguna otra razón.

El reino de los Luises

Sera por la afinidad de nombres, me pregunto, porque a esta hora, y aquí en el descampado, no pasa ni un perdido. ¿No fue acaso allí, en Paris, donde reinó Luis XIV, el Rey Sol?… ¿y luego su nieto o bisnieto Luis XV, el de aquella famosa frase “Apres moi le deluge”? Después de mi, el diluvio, y tuvo razón, el diluvio vino. Fue su hijo y sucesor, Luis XVI, a quien le cortaron la cabeza, junto a su esposa, la bella María Antonieta que no llegaba a los 40 años de edad.

A juzgar por la claridad de pensamiento de aquellos  dos Luises, es obvio que en Paris no hay apagones. De otra forma como podía haber un Louis XV pronunciado aquella frase terriblemente premonitoria. Es cierto su hijo no se ahogó, pero allí terminó la Monarquía en Francia, claro, hasta que el loco de Napoleón, entusiasmado por sus victorias militares, se  hizo coronar en Notre Dame, y hasta obligó al Papa a coronarlo. Loco de bola ese Napoleón. Con razón terminó su vida preso en Santa Helena.

Pues bien, en aquella época surgieron las organizaciones políticas que hoy conocemos o, mejor, conocimos hasta que murieron sin darse cuenta, y ya muertas, surgió Águila Uno, apoyado por los poderosos que pensaron que con él iban a poder robar más… y tuvieron razón.

Pero retrocedamos dos siglos. En esa época, después que le cortaron la cabeza al último de los borbones, cuando se referían a las monarquías, se hablaba del Ancien Regime, igual a como lo hace Hugo, perdón, Águila Uno, al referirse a la IV República, y no le falta razón, porque cuando el ganó en 1998, el país estaba en manos también de los Luises. Luis Alfaro y Luis Herrera. Pero eso fue pura casualidad. Lo grave sería que terminara él, Águila Uno, cómo Napoleón, por eso de andar desafiando imperios y quererse coronar.

El triunfo de los verdes

Lo cierto es que no sé si por el nombre  o por la que alumbra el Sol, esta pajarita acostumbra ver las cosas con mucha claridad. Léanla un poquito más adelante, en esta misma edición, y entenderán mejor. Pero eso sí, mis queridos pajaritos y pajaritas, hay que leer con calma porque está naciendo un nuevo tiempo y las cosas, cuando son novedosas, son difíciles de comprender. Yo mismo que me la paso leyendo tuve que leerlo dos veces para asimilar todo lo que afirma. Saber cómo será el porvenir es como los partos de antes. Uno no sabía si iba a ser hembra o varón… claro, hasta que nacía y le veía el periscopio.

París: La Ciudad Luz

París: La Ciudad Luz

Claro, yo no les voy a adelantar nada, porque es bueno que ustedes mismos entiendan, por que – por ejemplo- el socialismo está desapareciendo de Europa y porque la Derecha sucumbirá. Conocerán al leerla a cerca de Daniel Cohn-Bendit, el hombre que derroto al socialismo en Francia y en la Union Europea. También descubrirán que la premio Nobel de Economía, Ellinor Ostrom, sabe más de política que Hugo Chávez y Henry Ramos juntos. Y entiendan que los llamo con respeto y conmiseración. Porque, de tener razón lo que argumenta la pajarita que me escribe, no han llegado a comprender (creo yo) el nuevo mundo que se avecina, tal como no entendieron los franceses y Europa en general, a donde iba a conducir todo aquello, después que le cortaron la cabeza a María Teresa y al pobre Luis XVI.

Napoleón también viajo a Moscú

Pues bien, aquí – en nuestro país- también le cortaron la cabeza al Rey, porque AD y Copei, eran – por decirlo así- el Rey. Y el que vino después, perdóneme Señor Presidente, me recuerda tanto, pero tanto a Napoleón. Claro, con sus diferencias. Aquel atacó a Rusia y llegó hasta Moscú, y regresó derrotado. En cambio usted, Águila Uno va a Moscú a cada rato, y regresa con una buena fotografía. Son dos formas distintas de librar la guerra. Pero cuidado con Waterloo.

Con seguridad que ustedes, a estas alturas, estarán pensando que perdí el carril, que estoy desvariando, pero no, no es así. Lo que ocurre es que me revolotean en la cabeza muchas ideas a la vez, pero no tengan cuidado, que ya entenderán a donde voy.

En fin, nacieron luego de aquella revolución, pero nacieron poco a poco, el tipo de organización política que fue característico durante doscientos años de historia. Y ¿por que nacieron? Porque surgieron nuevas necesidades, nuevos reclamos, nuevas formas de asociación, por eso nacieron los partidos socialistas y los partidos liberales y, luego, los partidos comunistas y los partidos demócrata cristianos. Pero ahora, hoy, en Venezuela, estamos divididos en dos bandos. Unos quieren jugar a la Montesquieu, que se murió hace tiempísimo, y otros que quieren jugar a la Napoleón. Y lo hacen, no por brutos, sino porque no llegan a comprender – creo- todo lo que se nos viene encima.

Vivimos, mis queridos pajarracos, en la era del twitter y queremos librar las batallas sin celular. Hay buenos jugadores en ambos bandos, pero están jugando en la cancha que no es. A menos que este equivocada la Premio Nobel, Daniel Cohn-Bendit, y mi querida pajarita. Pero yo, que tengo tantos años pensando y pensando en cómo va a desembocar todo esto, creo que ellos están en lo cierto.

Debe ser porque viven en la Ciudad Luz, mientras nosotros vivimos en la Tierra del Apagón.

 
EspantapájarosNo photo
Top