Los Espejitos del Conquistador

editorial156aJESÚS HERAS –

El Presupuesto de 2010 será reconducido. Así lo  anunció el ministro Giordani. De esta manera, la Asamblea Nacional se ahorra una tarea que si bien es engorrosa, obedece al  mandato constitucional de elaborar y sancionar el monto final y el cronograma de ejecución del gasto público. Con las mismas previsiones presupuestarias de este año se enfrentarán entonces las necesidades correspondientes al ejercicio fiscal venidero.

Si bien el desembolso programado será igual al de este año, casi 160  millardos de bolívares fuertes, la reconducción supone no tomar en cuenta que en 2010 los bolívares tendrán un poder adquisitivo bastante menor, dada la inflación (25%) del año que corre. Según especialistas consultados, las consecuencias se reflejarán en fuertes restricciones para la gestión de las gobernaciones y alcaldías, porque el Poder Central siempre tendrá acceso a créditos adicionales, amparados en el mayor ingreso petrolero, y al endeudamiento público para hacer frente a sus obligaciones. En el 2009, se emitieron bonos por 18 millardos de dólares con este fin y no hay razones para pensar que en el año venidero no será igual. El profesor del IESA José Manuel Puente sostiene que “el endeudamiento es y será la gran variable de ajuste para resolver la coyuntura”.

PRESUPUESTO PERSONAL

El manejo presupuestario sobre la base de un ingreso petrolero a 40 dólares le ofrece al régimen un fácil campo de maniobra. El promedio de la cotización de la cesta de crudos venezolanos (de acuerdo al comportamiento del mercado en los últimos meses y las estimaciones obtenidas) deberá oscilar entre 55 y 65  dólares el barril. Para los fines del Situado Constitucional, sobre el cual se realiza la liquidación de los aportes a gobernaciones y alcaldías se tomará como tope aquel fijado originalmente para 2009 y ahora “reconducido”. Pero como nos recuerda el ex ministro de Finanzas, general  Francisco Usón, al crear una brecha tan grande entre los ingresos petroleros reales y aquellos presupuestariamente estimados, se fabrica un “colchón” enorme que con toda seguridad será manejado personal y discrecionalmente por el Presidente  en función de las prioridades de un año electoral. De manera que será muy distinta la realidad presupuestaria de gobernadores y alcaldes, que la del Poder Central que continuará acentuando su política de absorción de los poderes subnacionales.

EL PARALELISMO”BOLIVARIANO”

El modelo de gobierno diseñado por el Régimen supone la creación de estructuras paralelas con dos objetivos básicos. El primero es aumentar sensiblemente la capacidad de maniobra del Presidente y el segundo, preparar los organismos que, según su relevancia, sustituirán mañana las estructuras tradicionales del país.

Inicialmente, los sectores más afectados por el “paralelismo socialista” fueron la Educación y la Salud. Desde 2004, en preparación para el referéndum revocatorio presidencial, la proliferación de misiones procuró reducir la influencia e incluso  las facultades de los entes legalmente encargados de atender esas dos áreas sociales prioritarias. Las misiones alfabetizadoras, sumadas a la creación de liceos y universidades ”bolivarianas” en la Educación y los sucesivos programas “Barrio Adentro” en Salud (con el manejo gerencial y operativo de médicos cubanos), constituyen en la práctica dos pilares de un gobierno de facto alternativo, sustentado por poderosos anclajes financieros: PDVSA, hoy totalmente orientada al logro de fines políticos e ideológicos, sean éstos de orden nacional o internacional, y FONDEN (organismo que desde su creación ha manejado 50 mil millones de dólares). Un tercer pilar lo constituye la construcción de un “poder ideológico” en sintonía con las metas del “socialismo del siglo XXI “.

Si bien la intervención política de PDVSA arranca desde inicios del primer mandato del Presidente, el secuestro definitivo de sus facultades se produce luego de la Huelga petrolera y el despido de 20 mil integrantes de su cuerpo directivo y gerencial.  (Ver el reportaje en nuestras páginas centrales)

Luego surgirían, como se mencionó, las misiones en 2004, pasando el Régimen a la interferencia de la gestión del Banco Central de Venezuela el año siguiente, hecho que se consumó, traspasando excedentes petroleros ya monetizados, a FONDEN, organismo adscrito al Ministerio de Finanzas, creado por Ley, textualmente para “apalancar la Recuperación Económica (real y productiva) e incrementar la Inversión Social.  Igualmente, para el manejo de la deuda pública, lo que permitirá al Estado desarrollar una política cuya estrategia central sea disminuir el endeudamiento durante los próximos años, y el peso de ésta sobre el presupuesto nacional.”

Como es bien sabido, la deuda pública, lejos de disminuir aumentó, poniendo al descubierto cual había sido en efecto el propósito perseguido: hacerle un bypass al Banco Central de Venezuela, aumentar la capacidad de emisión de circulante y darle al Presidente mayor margen de maniobra para garantizar el financiamiento oportuno de las prioridades de orden político e ideológico que se persiguen.

La misma estrategia dirigida a la construcción de poderes paralelos, se viene aplicando igualmente a los gobiernos regionales y, en especial, a los gobiernos locales. En su caso, mediante el financiamiento directo de proyectos a ser ejecutados por los Consejos Comunales (las antiguas asociaciones de vecinos).

Más recientemente la estrategia se ha extendido a la Fuerza Armada Nacional (Ver en esta edición la entrevista hecha por Manuel Felipe Sierra a Rocío San Miguel), al crear por Ley (aun no promulgada) y al margen de la Constitución, un cuerpo armado paralelo, al cual podrán ingresar, según se deduce de su nombre, mercenarios provenientes de otros países (Cuba, Colombia (FARC), Ecuador, Bolivia…). Me refiero a la “Milicia Bolivariana”, que al sustituir a la “Milicia Nacional Bolivariana”, constituye un paso hacia la sustitución de la Fuerza Armada Nacional por una de carácter multinacional, en su caso, para combatir al “enemigo interno”, que podría ser usted mismo, amigo lector, o quien estas líneas se atreve a escribir.

VOTOS POR ESPEJITOS

El año 2010 el régimen afrontará dos consultas electorales. Una de ellas: la elección de la Asamblea Nacional, tiene un extraordinario interés estratégico. Sus resultados no sólo dibujarán el mapa político-electoral del país sino que marcarán una clara tendencia hacia las elecciones presidenciales de 2012. El régimen apuesta duro a obtener una victoria. Sin embargo, la situación se le torna cada día más desfavorable. No solamente incide la acelerada caída de la popularidad del Presidente sino también una valoración negativa del régimen, unido a un rechazo similar de sus propuestas ideológicas. Todo ello vinculado al agravamiento de problemas nacionales que provocan  a la vez angustia y enojo en la población: la inseguridad; el desempleo y la inflación; el colapso de los servicios públicos, especialmente la salud y la electricidad.

Mas allá del ventajismo político protagonizado por el Presidente, una variable totalmente previsible, reforzado ahora por la nueva Ley de Procesos Electorales, el chavismo requiere fortalecer al máximo su maquinaria y generar espejismos de riqueza para mejorar ostensiblemente sus menguadas perspectivas electorales.

El triunfo del chavismo es fundamental para poder dar continuidad al proyecto insurgente bolivariano. De perder el gobierno la elección, un hecho que sería absolutamente predecible en una democracia funcional, que la nuestra no lo es, perdería Hugo Chávez y el Régimen que éste preside, el único hilo de legitimidad que le resta: su origen como gobierno electo por voluntad popular.

Es en este contexto que se comprende la creación, a espaldas de los gobiernos regionales y municipales, de la enorme piñata electoral que se está construyendo con la reconducción del presupuesto, manteniendo un precio que si fue irreal en 2009, lo será mucho más en el año venidero para el cálculo del Situado Constitucional que es la base de sustentación de los poderes subnacionales.

De manera que se repite el axioma de los últimos once años: Los caramelos de esta piñata serán nuevamente como los espejitos de los Conquistadores españoles, tan vilipendiados como imitados por el Régimen que preside quien quiso llegar por las armas, pero llegó por otra vía, sin haber cambiado su propósito original.

¿Qué dirán los gobernadores y alcaldes del país, de cuya gestión depende – mucho más que de las misiones- el comportamiento electoral? ¿Aceptarán que Caracas siga acumulando poder en detrimento de sus propios electores? ¿Reclamaran lo que por derecho les corresponde o serán sometidos una vez más por los espejitos del Conquistador?

 
Jesús HerasNo photo
Top