Robinho, un fichaje necesario

robinhoT. ANDREU

El jugador se perfila como un refuerzo de garantías para un vestuario castigado por los problemas físicos y con escaso ‘fondo de armario’

Las exigencias del tiempo y del calendario dan la razón a todos aquellos que apuntaron en su día el enorme riesgo de arrancar la temporada con una plantilla tan corta. Ya sea por el rosario de problemas físicos que en mayor o menor medida condicionan el rendimiento de varios ‘pesos pesados’ de la plantilla o por la dureza de unos rivales que no conceden un solo respiro, es indudable que Pep Guardiola se ve obligado a exprimir a todos los jugadores mucho más de lo que desearía a estas alturas de temporada. A punto de finiquitar el mes de octubre, el técnico aún no ha concedido minutos de descanso a varios efectivos, y eso más tarde o más temprano puede pasar factura.

La solución es evidente. O se recuperan casi todos los jugadores -Alves agrava el panorama- o se apela al mercado invernal para solventar las carencias detectadas. El club se decanta por esta segunda opción, aunque las oportunidades que ofrece el mercado son escasas. La calidad no abunda, los precios son desorbitados y las exigencias del Barça son muy específicas. Sin embargo, Robinho parece que cumple con todas estas premisas.
Robinho hace goles
El brasileño, en plenitud de condiciones, garantiza como pocos el juego del uno contra uno y un importante bagaje goleador. Dos virtudes que en estos momentos escasean en el Camp Nou. Desde el arranque de temporada, Henry permanece casi inédito. Sus internadas por la banda han pasado a mejor vida y los 26 goles anotados en la pasada temporada -19 en Liga, 6 en Champions y 4 más en Copa- son un testigo que nadie ha recogido. El francés no anda bien, los problemas físicos se suceden y nade sabe qué rendimiento aportará hasta el inicio del Mundial.

La baja prolongada del galo trastoca los planes. La readaptación de un Iniesta renqueante o la reubicación de Pedro se presentan como alternativas puntuales aceptables pero no se intuyen como soluciones definitivas. Ahí se nota que Pep anda corto de efectivos. De hecho, durante el verano el club rastreó sin éxito el mercado en busca de un futbolista con capacidad de desborde en banda izquierda. Ribery, Van Persie, Silva y el propio Robinho, entre otros, estuvieron en una baraja que se diluyó por las reticencias de los clubes a vender o por problemas económicos.

Un precio justo

Ahora es el momento de retomar gestiones perdidas. El precio de Robinho se ajusta a mercado -se trabaja en una cesión con opción de compra- y la predisposición del brasileño y el cuerpo técnico del City facilitarían la operación. No se trata de frivolizar o improvisar, el ‘fondo de armario’ del que puede disponer Pep Guardiola es muy reducido y si tenemos en cuenta el calendario competitivo que tiene el equipo por delante invita a corregir un error de planificación.

Un Robinho motivado, asentado emocionalmente y deseoso de recuperar su mejor nivel -el Mundial de Sudáfrica le aguarda- ya tiene el OK de la afición. La web de SPORT comprobó que el brasileño no deja indiferente a la afición y, de entrada, cuenta con el aval del 65% se seguidores que aplaudirían el fichaje del delantero en el mercado invernal.

 
Top