Las primarias

Francisco A. Bello Conde

Francisco A. Bello Conde

Francisco Bello

Casi a diario leemos noticias relacionadas con las primarias. Quienes las promocionan tienen algo de razón al calificarlas como  el método más democrático para la elección de candidatos unitarios de oposición. Sin embargo, existen argumentos que evidencian lo empinado del camino para llegar a ellas, ya que existen temas complejos que hacen difícil poner de acuerdo a todos los sectores.

Para comenzar, habría que conseguir un árbitro que genere confianza absoluta, que sea capaz de elaborar las normas que regirían el proceso y que tenga la suficiente autoridad para hacerlas cumplir. Por otra parte, está la discusión en torno a cuál registro electoral debe utilizarse. Un sector propone utilizar el REP; algunos recomiendan la exclusión de los inscritos en el PSUV y otros se inclinan por la utilización de la “lista Tascón” como registro único. Sin embargo, todas estas opciones tienen sus bemoles. Hacer un proceso totalmente abierto abre la posibilidad de que se infiltre el “chavismo” para favorecer a los candidatos más débiles mientras los métodos propuestos para excluir a los rojos, obvian el retroceso en la popularidad de Chávez; mejor dicho, hay quienes no firmaron, incluso quienes se inscribieron en el PSUV y ya no respaldan al Presidente y forman parte de la disidencia.

Más allá de estos obelecciones231009-01stáculos (sin siquiera mencionar el tema económico) existe algo aun más importante y es que éstas no son garantía de escoger los mejores candidatos; en primer lugar, porque se privilegia a los partidos que están en alguna instancia de gobierno y en segundo lugar porque la realidad electoral se modifica con el tiempo, y no necesariamente el candidato más fuerte para este evento, lo será meses después. En términos hípicos, las primarias representan una foto tomada en la última curva; quien aparece punteando no necesariamente termina imponiéndose al final.

Por estas razones, pareciera que las verdaderas esperanzas de lograr candidaturas unitarias, no está en manos de los cogollos sino de los propios electores.

En Carabobo en las pasadas elecciones, a pesar de las candidaturas de Rafael Enrique Casal y Josefina Herrera, el 99.5% de la oposición, se nucleó en torno a Henrique Fernando Salas, dejando en claro que no importa cuántos candidatos se lancen para un circuito particular, si tenemos la suficiente madurez para unirnos en torno a los verdaderos liderazgos.

 
Top