No es viable manejar a PDVSA como fondo social en desmedro de sus actividades mercantiles

“Petrocaribe es sólo una declaración de buenas intenciones”

“Petrocaribe es sólo una declaración de buenas intenciones”

MANUEL FELIPE SIERRA
El ABC de Juan Carlos Sosa, abogado y experto petrolero

Refinerías sufren accidentes continuamente – Citgo tiene que comprar 400.000 barriles diarios de petróleo en el mercado internacional que PDVSA no le puede suministrar. – Ni Rusia ni China tienen posibilidades de extraer crudo de la Faja del Orinoco. Las transnacionales occidentales no quieren invertir en Venezuela por la inseguridad jurídica. PDVSA se tiene que endeudar para realizar sus operaciones cotidianas

Desde hace diez años dirige “Petróleo YV” una acreditada publicación sobre energía y petróleo y conduce los seminarios de “Visión Estratégica” para las personas interesadas en penetrar en los laberintos de la problemática energética mundial. Por supuesto, con especial énfasis en el caso venezolano. Su tío Julio Sosa Rodríguez y su padre Andrés Sosa Pietri (ex presidente de PDVSA) vinculados a los ajetreos de la industria, seguramente desde muy joven despertaron su interés por el tema. Rodeado de mapas, carpetas y libros, este egresado de la UCAB y de Harvard conversa para los lectores de ABC de la Semana.

Existe una tendencia sostenida a la estabilización del precio del barril del petróleo alrededor de los 80 dólares. ¿Considera que este nivel pueda incrementarse o moverse hacia la baja? ¿En cuánto estima el promedio del barril venezolano para el 2010?

El aumento de los precios del petróleo es una variable inminente en los próximos meses, tendencia que se mantendrá, a mi juicio, por muchos años.  Existen varias razones para explicar esta realidad:

a) Los costos de la Industria de los hidrocarburos han aumentado de forma estructural, haciendo que la mayoría de los proyectos nuevos y los que se divisan en el futuro tengan un piso de $70/barril, por lo que las empresas deben pujar por precios superiores a dicha frontera. b) La mayoría de los yacimientos conocidos han llegado a su maduración y están declinando. Los nuevos yacimientos son pocos y se encuentran en zonas de difícil acceso, que requieren altísimas inversiones y varios años para ser desarrollados y puestos a producir, y cuando lo hagan probablemente servirán exclusivamente para cubrir una demanda ya existente, pero no para generar excedentes que permitan respiro a los mercados. c) Actualmente la oferta es prácticamente igual que la demanda. Durante los meses en que la recesión fue más profunda, se logró acumular importantes inventarios, pero con la recuperación de la economía en EEUU, Alemania, Francia, Inglaterra, Japón y el anuncio de China que indica que en ningún momento sufrió los embates recesivos, muy pronto el mercado se tensará, equiparándose la oferta con la demanda, en cuyo caso los precios podrían superar nuevamente los $100 / Barril. d) Existe un cuello de botella en el área de la refinación. Durante más de tres décadas no se construye una sola refinería nueva en EEUU (que consume cerca de 22 millones de barriles diarios) y esa realidad es igual en todos los países industrializados. El resultado de este desbalance es que la demanda de gasolina no se puede satisfacer a la misma velocidad que aumenta su oferta, por lo que los precios tienden a subir. e) La debilidad del dólar como moneda internacional ha provocado el refugio de los fondos de inversión en alternativas financieras de mejores rendimientos, y todo indica que invertir en futuros petroleros seguirá siendo una buena inversión, ya que si sigue aumentando el precio del barril, la tasa de retorno del  contrato de futuros será considerablemente mayor que aquella que ofrece la banca estadounidense y las acciones bursátiles de las empresas que cotizan en bolsa. f) El Medio Oriente, África y Venezuela seguirán siendo zonas de alto conflicto político y legal.  Las guerras de Medio Oriente, los ataques terroristas en África y la inseguridad jurídica de Venezuela son factores que inciden en la incertidumbre de los mercados, y a mayor incertidumbre mayor es el precio.

Venezuela pese a estar ubicado en el tercer lugar como proveedor de crudo de los Estados Unidos no logra recuperar este año el monto de barriles que exportó en el 2008 que se estima en un promedio de 1.503 millones barriles diarios. ¿En su criterio cuál es la verdadera producción venezolana?

La producción venezolana no es un misterio. Se contabilizan el número de taladros activos (47), los embarques y la actividad refinadora a los fines de hacer un cálculo preciso. La falta de inversiones en los yacimientos (casi todos maduros y declinando), el cambio unilateral y discrecional de las condiciones contractuales para los socios trasnacionales que operan en la Faja, y una política que busca la maximización de la renta reduciendo producción, han hecho que Venezuela haya perdido un millón cuatrocientos mil barriles de capacidad de producción con respecto a 1998, y que los niveles actuales de producción sean los mismos de hace 25 años.  Las refinerías están desactualizadas y sufren accidentes continuamente, los tanqueros son impuntuales y tienen accidentes en alta mar, la corrupción en la intermediación de los cargamentos, entre otros, han generado una realidad alarmante. PDVSA se tiene que endeudar para realizar sus operaciones cotidianas y no tiene capital para nuevos proyectos, no hay socios que quieran invertir bajo las condiciones que PDVSA exige y con la inseguridad jurídica que se refleja en la modificación arbitraria de contraros existentes, exigiéndoles de paso, dirimir las controversias en tribunales venezolanos que son lentos y sin conocimientos técnicos adecuados; todos estos elementos han impactado negativamente las posibilidades de PDVSA, y hay que sumar que PDVSA tiene compromisos con Cuba y Petrocaribe lo que reduce aun más su disponibilidad de crudos y hace que Citgo, por ejemplo, tenga que comprarle petróleo a terceros por el orden de los 400 mil barriles diarios, crudo que se paga a precios internacionales, perdiéndose las economías de escala con PDVSA y favoreciendo a los competidores, quienes ganan cuotas de mercado a costa de las que pierde PDVSA.  En resumen, Venezuela produce 2 millones 100 mil barriles diarios, de los cuales 600 mil se quedan en el mercado interno (a pérdida), 200 mil se van de contrabando a Colombia, 100 mil se le regala a Cuba (quien nos cobra adicionalmente por otros servicios que supuestamente presta a Venezuela). 70 mil barriles se comprometen a Petrocaribe (con grandes pérdidas para PDVSA) y el resto se le vende a Citgo en EEUU, única operación verdaderamente rentable para PDVSA.

LA ESPECULACIÓN: UNA CONSTANTE

Las cifras de producción son contradictorias de acuerdo a los informes de PDVSA, la OPEP y la Agencia Internacional de Energía. ¿Cómo se explica la diferencia entre ellas?

Si a la cuenta de la producción real de PDVSA y sus socios, se le suman el millón de barriles que PDVSA tiene que comprar a terceros para cumplir con las obligaciones de Citgo y con las necesidades del mercado interno venezolano, el resultado es cercano a la cifra oficial que publica PDVSA. Hay que tener en cuenta que en el presupuesto de la nación siempre se calcula un precio del petróleo muy por debajo de aquel que ciertamente se cotiza en los mercados internacionales, y ese margen de diferencia es aprovechado por PDVSA para mantener la publicación de una cifra de producción que, como vimos, no coincide con la realidad.

¿En el precio actual del barril del petróleo cuál es la incidencia cierta de la manipulación bursátil o los llamados “barriles de papel”?

A diario se negocia en los mercados financieros casi el doble del petróleo que realmente se produce. Esto significa que aproximadamente se transan unos 80 millones de barriles virtuales todos los días. Esta manipulación bursátil responde a dos factores: 1) La volatilidad del precio del petróleo que se reduce a través de los contratos a futuro, y a mayor volatilidad (por guerras, conflictos legales y políticos, clima, entre otros) mayores son las compras de este tipo de contrato (como garantía); 2) En la medida en que el precio del petróleo mantenga su tendencia hacia el alza, los fondos de inversión continuarán comprando futuros petroleros para sus canastas financieras. Estas realidades, la 1 y la 2, provocan que la incidencia especulativa en la definición del precio del barril petrolero sea una constante del negocio y no fruto de una coyuntura.

¿Hasta dónde PDVSA, pese a la estabilización de los precios puede mantener sin ajustes el mercado interno de la gasolina?

El subsidio a la gasolina le cuesta miles de millones de dólares anuales a PDVSA y estimula el contrabando de ese producto a los países fronterizos.

Es una política que favorece al sector económico más acomodado del país y elimina el incentivo al ahorro energético, aumentando el tráfico vehicular y la contaminación ambiental. En consecuencia, el subsidio siempre será una mala política, independientemente de la estabilización de los precios del petróleo en niveles óptimos. Podrían plantearse diversas políticas encaminadas a solucionar esta perversión, pero lamentablemente este tema se ha convertido en un tabú que alimenta la demagogia y el populismo de los líderes políticos de Venezuela.

¿Cuál es el peso real de los acuerdos de Petrocaribe y en especial el convenio con Cuba en términos del rendimiento financiero de PDVSA?

Petrocaribe es una iniciativa dirigida a exportar la ideología política de Hugo Chávez. Es parte de un circo lleno de luces que no responde a los intereses patrimoniales de la República y tampoco a la realidad financiera de PDVSA. Los recortes de la producción venezolana y la falta de infraestructura para cumplir los acuerdos por parte de los países beneficiados por el mismo, han hecho que Petrocaribe sea más una declaración de buenas intenciones y menos una realidad consumada. Con Cuba el acuerdo exclusivo firmado entre Venezuela y el régimen de los Castro sí funciona, comprometiendo unos 120 mil barriles diarios. Esta es la razón por la cual se reactivó la refinería de Cienfuegos, acción llevada a cabo con el dinero y los recursos humanos de Venezuela. Actualmente Cuba se ha transformado en exportadora de petróleo, siendo este rubro el principal generador de divisas para el bolsillo de los Castro y sus camaradas.

¿Qué recomendaría usted para un sano manejo de la empresa en ambos casos?

PDVSA tiene que administrarse con criterios gerenciales óptimos, y centrar sus actividades en el negocio medular de la energía….Mientras se le tenga como brazo operador y financiero del gobierno, la empresa se quedará estancada.

INCERTIDUMBRE LEGAL Y POLÍTICA

El plan de elevar la producción petrolera en 900.000 barriles por día en alianza con Rusia y China de la Faja del Orinoco enfrenta numerosos obstáculos. ¿Cuál es el futuro de este programa?

Ni China ni Rusia tienen posibilidades de actuar por sí mismas en operaciones que implique extraer crudos de la Faja. Necesariamente tendrían que asociarse con trasnacionales occidentales que ven con gran renuencia el escenario para invertir más dinero y recursos humanos y técnicos en Venezuela mientras exista tanta incertidumbre legal y política.

El régimen es optimista en relación a los descubrimientos de yacimiento de gas. ¿Cuál es la verdadera situación en este campo?

Los recientes anuncios de descubrimientos requieren de mayores acciones para determinar su alcance real. Pero cualquier escenario está destinado a fracasar mientras se exija a las empresas subsidiar los precios y abastecer el mercado interno. Bajo esas condiciones, el potencial de gas que tiene Venezuela nunca será materializado exitosamente.

¿Hasta dónde es factible el manejo de PDVSA como un fondo social y una empresa con fines múltiples en desmedro de su naturaleza de compañía petrolera?

No es viable. PDVSA debe fijar sus metas de responsabilidad social dentro de un plan de negocios coherente y orientado al fortalecimiento de sus actividades mercantiles.  El gobierno debe fijar sus metas sociales respetando esta regla de oro. Tal y como están planteadas las cosas en el presente, PDVSA está destinada a colapsar.

¿Cómo valora el papel de Brasil como eventual potencia petrolera en el continente? Frente a ello, ¿cuáles son los retos para PDVSA?

Brasil ya se autoabastece de petróleo y dentro de poco podrá exportarlo. Petrobras es hoy en día la empresa petrolera más sólida de Latinoamérica.  Gerencia profesional, transparencia financiera, control externo, y visión y misión nítidas le han hecho merecedora de esa posición. Los retos para PDVSA son inútiles mientras su dirección sea política y no mercantil.

 
Top