ANTONIO LEDEZMA SE UNE A CHAVEZ

Si la doctrina Ledezma hubiese sido adoptada hace 25 años, Nelson Mandela habria celebrado sus 90 años en la carcel y el Apartheid seguiría vigente en Africa del Sur

Si la doctrina Ledezma hubiese sido adoptada hace 25 años, Nelson Mandela habria celebrado sus 90 años en la carcel y el Apartheid seguiría vigente en Africa del Sur

Alta Política
ORLANDO OCHOA TERÁN

Con el baturrillo de que Chávez es muy “peligroso aislado” y debe ser “contenido”, el alcalde metropolitano respaldó el ingreso de la Venezuela bolivariana a Mercosur. Antonio Ledezma desestimó la posición de senadores brasileños de oposición que habían bloqueado la solicitud durante dos años fundamentados en el “talante autoritario” del Presidente y en un “proceso de desmontaje de las libertades democráticas”.

Así como algunos cínicos sostienen que cierta dosis de corrupción en un país es conveniente porque agiliza la pesada burocracia, otros piensan que una cierta dosis de duplicidad en un político es tolerable. Sin embargo, el alcalde Antonio Ledezma abusó de ese derecho en Brasil para aproximarse a territorios donde reina con indisputable ventaja histórica, José Vicente Rangel.

Intervenir en el Senado de Brasil para defender el ingreso de Venezuela a Mercosur, blandiendo ese baturrillo internacionalista de “contención y peligro”, “el gobierno es una cosa y el pueblo es otra”, excede la indulgencia con líderes de la oposición que a duras penas sobreviven. Durante más de dos años los senadores brasileños de oposición habían bloqueado la aprobación del ingreso de la Venezuela bolivariana a Mercosur en virtud de su incompatibilidad con el Protocolo de Ushuaia que declara “la plena vigencia de las instituciones democráticas como condición esencial para el desarrollo de los procesos de integración”. ¿Cree Ledezma que el gobierno bolivariano cumple con esta “condición esencial”?

La doctrina Ledezma

Antonio Ledezma desestimó la posición de senadores brasileños que habían bloqueado la solicitud y respaldó el ingreso de la Venezuela bolivariana a Mercosur

Antonio Ledezma desestimó la posición de senadores brasileños que habían bloqueado la solicitud y respaldó el ingreso de la Venezuela bolivariana a Mercosur

Con la misma ingenuidad que algunos chavistas aseguran que el presidente Chávez no sabe  nada de lo malo que ocurre en el país porque un entorno incompetente y maluco se lo impide, allegados al alcalde Ledezma han dejado saber de esta doctrina es responsabilidad de los diplomáticos Milos Alcalay y Fernando Gerbasi.

Si esta singular doctrina hubiese sido adoptada hace 25 años, Nelson Mandela habría celebrado sus 90 años en la cárcel y el Apartheid seguiría vigente en África del Sur. Durante la década de los 90 la ONU impuso seis veces más sanciones que en los 45 años anteriores.  ¿Se habría opuesto Ledezma al aislamiento de África de Sur, Kosovo, Serbia, Sudan, Corea del Norte, Bielorusia, Zimbabue, Libia e Irán con el argumento de que aislados habrían sido muy peligrosos?

De acuerdo a los principios del derecho internacional las sanciones y el aislamiento son acciones punitivas destinadas a forzar un cambio de política sin recurrir a la agresión abierta. El Protocolo de Ushuaia acoge el espíritu de la Doctrina Betancourt, paradójicamente la escuela ideológica del alcalde Ledezma.

En las sanciones y en el aislamiento internacional subyace también una penalidad moral. Renunciar a estos principios era inútil porque todos sabemos que Mercosur no lo contendrá ni nos librará de ese “peligro”.

Ruido retórico

En julio de 2007 el presidente Chávez, amenazó a los miembros de Mercosur con retirar la solicitud si en septiembre de ese año no se habría aprobado el ingreso. Nunca cumplió su ultimátum. Oponerse al ingreso de Venezuela era inobjetable políticamente, un gesto ético que habría interpretado a la mayoría de la oposición y  coherente con la ejemplar huelga de hambre y una trayectoria en ascenso.

El senador brasileño Tasso Jereissati, pidió rechazar el ingreso de Venezuela por el “talante autoritario” de Chávez, a quien acusó de encabezar “un proceso de desmontaje de las libertades democráticas” ajeno al espíritu del Mercosur. Como entender que el alcalde Metropolitano es precisamente el venezolano que encarna, sufre y simboliza en el país este “proceso de desmontaje”? ¿Viajará Ledezma a La Asunción para convencer ahora a los senadores de la oposición paraguaya de la conveniencia del ingreso de Venezuela a Mercosur?

¿Que Chávez es peligroso? Sin duda. Pero sólo los venezolanos  lo podemos contener. Liberar a los trabajadores de la Alcaldía 24 horas después de la convergencia Chávez/Ledezma en Brasil, no lo convierte precisamente en un ángel de la guarda.

Marcelo Rech, autor del portal INFOREL de Brasil, especializado en defensa y relaciones internacionales, sostiene que el alcalde Antonio Ledezma dirigió con anterioridad una carta al presidente del Senado de Brasil, José Sarney, exigiéndole el rechazo del ingreso de Venezuela, pero cambió de parecer. ¿Por qué?

Rech tiene su propia explicación: “En la práctica, la oposición (venezolana) no quiere perjudicar los negocios que las empresas de Brasil hacen con Venezuela. Todo e

 
Top