Hugo Chávez está construyendo la tumba del castro – chavismo

Oswaldo Álvarez Paz:“Venezuela seria humillada en 24 horas si se sigue el discurso (guerrerista) de Chávez.  Pero todo esto lo saben tanto él como los cubanos que manejan la inteligencia y la estrategia.”

Oswaldo Álvarez Paz:“Venezuela seria humillada en 24 horas si se sigue el discurso (guerrerista) de Chávez. Pero todo esto lo saben tanto él como los cubanos que manejan la inteligencia y la estrategia.”

EL ABC  DE OSWALDO ALVAREZ PAZ, lider Alianza Popular
Manuel Felipe Sierra

La guerra de “cuarta generación” con Colombia ya comenzó. Honduras ha sido un desastre para la política internacional del chavismo. El país anhela la unidad de todos los sectores no oficialistas. Un próximo gobierno tendrá que redefinir el papel de la FAN, señala el ex-candidato presidencial y dirigente opositor.

Es directo y para algunos analistas excesivamente duro en sus juicios y afirmaciones. Pero  ese y no otro ha sido su modo de actuar a lo largo de su carrera política. Una trayectoria que va desde dirigente estudiantil en el Zulia, a figura nacional de COPEI, presidente de la Cámara de Diputados, gobernador reelecto de su Estado y candidato presidencial en 1993. Desde hace cuatro años está al frente de Alianza Popular,  una plataforma de personalidades de diversas tendencias que confluyen en su desacuerdo con el proyecto chavista y la necesidad de una revisión del sistema democrático. Así piensa de la actual coyuntura nacional y estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

¿La posibilidad de una guerra con Colombia es solamente un trapo rojo o entraña una amenaza real?

Es una amenaza real. Más que eso, creo que esa guerra ya comenzó en todos los planos y actividades. Quizás sólo se perciba como amenaza, incluso algunos ingenuos hablan de trapo rojo, por el lenguaje guerrerista casi extremo utilizado por Chávez. Él radicaliza el lenguaje para que la gente no perciba la real intensidad del conflicto, manteniendo una creciente tensión sobre lo que puede ocurrir, más que sobre lo que ya ocurre. Este conflicto, sumado al tema de las bases colombianas que podrán utilizar los efectivos de Estados Unidos, enfrenta a los tres países con consecuencias terribles para las poblaciones fronterizas, en lo económico, en lo financiero, en lo social y familiar, en materia de seguridad de las personas y de los bienes y por supuesto, beneficiando básicamente a las fuerzas irregulares de todo signo que se mueven con total impunidad a ambos lados de la frontera. Del lado venezolano reciben protección y guarida. Del colombiano tienen que desplazarse por la eficaz labor de los cuerpos de seguridad que no les dan cuartel.

El general Alberto Muller Rojas ha advertido sobre el escenario de una guerra de “cuarta generación”. ¿Es ello posible?

Si. Trataré de explicar por qué. Para Venezuela es imposible derrotar a Colombia en una guerra militar convencional. Tiene mayor población, cuatro veces más efectivos en armas, están mejor dotados, muy bien preparados, con larga experiencia en combates regulares e irregulares y no están ideologizados, ni siquiera politizados a los efectos internos o internacionales. Es decir, los militares colombianos son una excelente representación del pueblo colombiano, sin distingos sociales, partidistas o ideológicos. Eso les da la innegable ventaja de la mística nacional y del amor a la causa de su patria. En Venezuela, desgraciadamente, los militares están muy desacreditados, desmoralizados, divididos y maltratados en función de la política, de esta monstruosidad castro-chavista que llaman “socialismo del siglo XXI”. Han estado demasiado distraídos en actividades propias del mundo civil y son atrapados por la rutina en labores calificadas de ineficientes por los entendidos con grandes dosis de corrupción que los han desmoralizado. Por supuesto, hay excepciones y no es bueno generalizar, pero ésta es la percepción que se tiene. Ya no disparan ni en los polígonos. Muchos aun no sabe usar las armas modernas compradas por Chávez con sobre precios escandalosos. Por otra parte,  está el tema de la extensión del Plan Colombia, es decir, de la alianza cada vez más estrecha y seria de Colombia con Estados Unidos, la primera potencia militar del mundo con presencia en Colombia y bases propias en varios países caribeños y centroamericanos. Venezuela seria humillada en 24 horas si se sigue el discurso de Chávez. Pero todo esto lo saben tanto él como los cubanos que manejan la inteligencia y la estrategia. En el fondo impulsan una verdadera guerra de “cuarta generación”, no una guerra convencional. Se hace con milicias, con guerrillas, mercenarios, fuerzas especiales (nacionales o extranjeras), paramilitares, fuerzas especiales. Él cree contar con las FARC, el ELN, la chavista y criolla FBL, las bandas armadas del PSUV, los integrantes especializados en Cuba, Irán y en el Medio Oriente que sin ser muchos, están entrenados en terrorismo, saboteo, secuestros, extorsión y otras cosas terribles. La idea es sembrar el terror, paralizar a los venezolanos y a colombianos opositores a la guerra y dominar en el terreno psicológico y propagandístico. Ya están actuando. Se infiltran en la población, provocan conflictos localizados y generan desestabilización. Las armas son básicamente portátiles y de fácil encubrimiento. Piensan ellos que Colombia no está en capacidad de responder en este terreno y lo hará de manera masiva, brutal, obligando a la intervención de organismos multinacionales que detengan el conflicto. Grave error. Están mejor preparados y con más experiencia que Venezuela. Tienen a su servicio, también, la experticia tecnológica de Estados Unidos. Pobre Chávez, está construyendo la tumba del castro-chavismo.

“Honduras ha sido un desastre para él, para su política internacional tanto intervencionista como expansionista.”

“Honduras ha sido un desastre para él, para su política internacional tanto intervencionista como expansionista.”

“PETROCHULOS” DEL CONTINENTE

¿La crisis política de Honduras ha complicado en verdad la estrategia de Chávez de exportación de la Revolución Bolivariana?

Honduras ha sido un desastre para él, para su política internacional tanto intervencionista como expansionista. Esa batalla la perdió. Zelaya resultó un fiasco, buchipluma no más. Uno no sabe si tiene en la cabeza algo más que el sombrero. Los “petrochulos” del continente, Insulza incluido, se embarcaron prematuramente en esa causa y ahora no saben que hacer. Las elecciones de este mes se realizarán con presencia y reconocimiento de muchos que inicialmente no lo hicieron. Por allí, pasa la vuelta a la normalidad en ese país. Michelletti y Uribe, Honduras y Colombia, han desnudado la verdadera intencionalidad de Chávez. Lo están derrotando vergonzosamente.

¿La política de la mesa unitaria de la oposición sintoniza con las expectativas de    la mayoría del país?

Si, en líneas generales. El país anhela la unidad en los sectores no oficialistas. Cualquier esfuerzo en esa dirección es bienvenido. No es fácil. Recordemos que la oposición es hija legítima del pluralismo democrático que se quiere destruir. Allí hay de todo, como debe ser. Lamentablemente también hay rencores del pasado y muchas pequeñas y grandes ambiciones de personas y grupos que parecieran vivir en otro planeta. Para mí unidad no es unanimidad, sino el mayor grado de consenso posible. Hay que concretarla no sólo en lo electoral, también en lograr el objetivo mayor: que este régimen termine en el menor tiempo posible. Es la unidad de objetivos que tanto hemos planteado, pero a lo que se hace poco caso, lamentablemente.

¿Cómo salvar las diferencias entre los partidos y la sociedad civil?

Esa diferenciación hay que desterrarla del lenguaje ordinario. Sociedad civil es todo lo que no sea militar. Esto incluye a los partidos que deberían ser organizaciones intermedias entre la gente y el Estado y, por supuesto, expresión de las organizaciones en las que el ciudadano desenvuelve su actividad. Hay que regresar a estos conceptos básicos para acertar, para borrar ese cierto desprecio, rechazo, existente hacia políticos y partido que con razón o sin ella, existe.

“ESTO NO AGUANTA MÁS”

¿El 2010 podría ser un escenario decisivo para un desenlace de la conflictividad social y política tal como fue 1957, durante la dictadura de Pérez Jiménez?

Si. Sobre todo la conflictividad social y política que incluye lo relativo a la inseguridad de las personas y de los bienes, la ineficacia escandalosa de los servicios básicos, la corrupción galopante y la justicia ineficaz. Esto no aguanta más y si llegamos a las elecciones, estos temas serán determinantes si la oposición se amarra los pantalones frente al CNE y no se deja escamotear el proceso.

¿Hasta dónde es verdad una acelerada erosión del chavismo como registran algunas encuestas?

Definitivamente. Primero se acabó el amor y pasó como en los matrimonios mal avenidos. El interés impone mantener la apariencia de vida en común, hasta que no se soporta más esta situación. Sin dinero, sin esperanzas, con malos servicios y corrupción, la gente se va. El declive de Chávez es irreversible. Ha sido un mal jefe de familia; Mal hijo; mal padre; mal esposo; mal hermano, y hasta mal amigo. A las pruebas me remito.

“Hay que borrar ese cierto desprecio, rechazo, existente hacia políticos y partidos que con razón o sin ella, existe.”

“Hay que borrar ese cierto desprecio, rechazo, existente hacia políticos y partidos que con razón o sin ella, existe.”

Los escenarios para resolver la conflictividad: ¿transición no traumática?; ¿perpetuación de Chávez en el poder?; ¿o salida violenta?

Todas son válidas menos la continuidad de este señor. 11 años han sido más que suficientes. La salida no traumática, o lo menos traumática posible, seria lo ideal para entrar en una etapa de transición que tendría la misión de reconstruir la libertad y la democracia tomando muy poco del pasado y nada del presente. Desgraciadamente creo que de este señor no saldremos por las buenas.

¿Sigue siendo abstencionista?

Nunca lo he sido. Soy un demócrata integral que considera  las elecciones como un instrumento fundamental del sistema. Aclaro, no es el único, ni siquiera el más importante, pero muy útil. En ocasiones nos hemos negado a hacerle el juego a un régimen que tiene secuestrados todos los poderes incluido el CNE, envenenado el sistema electoral y que usa y abusa del poder y del dinero. Cuando el pueblo se ha negado a hacerle comparsa hemos estado allí, a su lado. La mayor derrota de Chávez fue en las parlamentarias de 2005. El 85% de la gente no votó. Esta Asamblea es espuria, no representa a nadie. Lamentablemente, lo que fue una gran victoria, algunos dirigentes opositores la convirtieron en derrota por complejo o complicidad. En otras oportunidades llamamos a votar. De una u otra manera, el régimen no cree en eso, antes o después siempre ha desconocido la voluntad popular. ¿Exagero?

¿Después de lo ocurrido, cómo regresar a las Fuerzas Armadas a su papel institucional y democrático?

Un próximo gobierno tendría que redefinir las verdaderas necesidades de la nación en la defensa de la soberanía, la integridad territorial de la República y para el cumplimiento de los deberes que la Constitución les señala. Nunca como ahora habían estado tan alejadas de sus obligaciones. Estas FAN no podrán hacerlo así como están. Hay que relanzarlas sobre bases radicalmente distintas y mejores que las que actualmente le sirven de fundamento.

 
Top