MESA DEMOCRÁTICA TOMA INICIATIVAS PARA LA UNIDAD

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi

Enfoque
Leopoldo Puchi

elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Ni en el gobierno ni en el PSUV se admiten las tendencias, pero éstas existen. Hay peleas ideológicas entre marxistas-leninistas y los que no lo son. Pero las más fuertes son por cuotas y no por líneas políticas. Por ejemplo, no se sabe en qué se diferencia la política económica de Giordani de la de Rafael Ramírez, pero la guerra es a muerte. Puede que al Ministro de Planificación no le interesen tanto los reales, pero a su entorno sí. Y van por PDVSA. Hay una burocracia en la que poco cuenta la ideología.

"¿Puede alcanzar la presidencia o la mayoría en el parlamento una opción políticaque se coloca a favor de una operación militar que afecta la soberanía nacional?"

"¿Puede alcanzar la presidencia o la mayoría en el parlamento una opción políticaque se coloca a favor de una operación militar que afecta la soberanía nacional?"

Chávez no ha encontrado el discurso adecuado para enfrentar las bases militares. Tiene todo a su favor, pero no cesa de meter la pata. Por ejemplo, en lugar de concentrarse en el papel de Estado Unidos (el malo de la película) lo ha hecho en relación a Colombia, que después de todo es un país hacia el que existen sentimientos de hermandad, por más “lacayo” que sea Uribe. Lo mismo le ocurre cuando habla de “prepararse para la guerra” en lugar de arroparse en la bandera de la Paz o en la defensa de la soberanía. No es lo mismo defenderse con las armas que hacer la guerra.

Hay sectores del chavismo que consideran necesario que exista una oposición. No les gusta la tradicional de AD, Copei o Un Nuevo Tiempo, pero están trabajando en tres direcciones: buenas relaciones con PJ, estímulo a la iniciativa de Leopoldo López, y estudian la creación de una corriente con chavistas que no han roto con el gobierno, pero se han distanciado por críticas a la gestión. Por el momento, son esbozos que no se sabe si cuajarán.

Flash NEGRO

La Mesa Democrática ha venido tomando iniciativas para la unidad. Ya incorporó al partido “Las Redes”, de Leopoldo López, que estará representado en las reuniones por Johan Perozo. Y también realizó una reunión con 18 Organizaciones No Gubernamentales, que enviarán 2 delegados a la Mesa, para discutir el método de distribución de los puestos a  la Asamblea.

Uno de los problemas de la Mesa es la exigencia de cuotas que han hecho diferentes sectores: 30% los jóvenes, 30% escogidos por los medios de comunicación, 30% de la llamada sociedad civil. A los partidos le viene quedando 10%, de los cuales 50% es para las mujeres militantes.

Con lo de Honduras, Obama estuvo a punto de crear un precedente que luego se podía aplicar en diferentes situaciones que se presentarán en el continente. Una especie de doctrina de no reconocimiento de gobiernos luego de un golpe. Pero Washington ha echado para delante y para atrás, y está a punto de aceptar el golpe contra Zelaya. Si lo hace, no tendrá argumentos en el futuro para oponerse a nuevos golpes. ¿Y si Lugo, por ejemplo, da un autogolpe y luego convoca a elecciones, con sus oponentes exilados, que haría Obama?

"La gente de Giordaniquiere a PDVSA"

"La gente de Giordaniquiere a PDVSA"

En importantes sectores de la élite colombiana ha comenzado a surgir un malestar por el acuerdo militar. Por el momento son una “inmensa minoría”, inquieta por la soberanía nacional.  “Por ese camino el siguiente paso que habría que dar sería aspirar a que Estados Unidos nos integre como un Estado Asociado al igual que Puerto Rico”, se queja María Jimena Duzán, columnista de Semana.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

Bases: la Oposición

debe rectificar

Que Estados Unidos haya instalado 7 bases en Colombia es un gran problema. Que Chávez haya tenido una respuesta equivocada al hablar de guerra, es también un problema. Pero que la oposición venezolana se coloque del lado de Bogotá y Washington no sólo es un problema o una traición, sino algo peor: una catástrofe, porque el país, con tantos problemas, se queda sin alternativa.

La catástrofe se inició unos meses atrás, cuando se supo lo de las bases. La oposición no dijo nada. Luego, los “analistas” se fueron colocando, uno a uno, a favor de las bases o daban explicaciones que las justificaban. Finalmente,  estas opiniones se convirtieron en línea de los medios. Mientras tanto la Mesa y los partidos seguían mudos.

Pero como el que calla otorga, y todo vacío se llena, finalmente se ha impuesto, como opinión de la oposición, el respaldo a la instalación de las bases a pesar de que ya se conoce el alcance del acuerdo, en el que las bases son concebidas como plataforma de espionaje y de expediciones armadas en toda Suramérica, más allá de Colombia y del  estricto asunto de los narcóticos. Esto representa una amenaza real para Venezuela, más allá de que Chávez esté o no en el gobierno.

¿Por qué esta actitud? La explicación está en el gran peso, dentro de la oposición, de los sectores pro estadounidenses, que consideran como natural y útil una relación de subordinación con Washington. Vieron con buenos ojos la invasión a Irak y, los de más edad, respaldaron la guerra de Vietnam y los marines en Panamá. Este grupo es más grande de lo que se piensa. A ellos se les añade un conjunto de ex izquierdistas que, decepcionados, dieron un viraje de 180 grados, y ahora son más papistas que el Papa.

Lo que está pasando no es, para nada, una buena noticia, ya que, con esta conducta, la oposición está trancando el juego de la alternabilidad. ¿O acaso puede alcanzar la presidencia o la mayoría en el parlamento una opción política que se coloca a favor de una operación militar que afecta la soberanía nacional? Un verdadero problema, que sólo se puede solucionar si la oposición rectifica. ¿Lo hará?

 
Top