Por nuestra salud

barrio_adentroREPIQUE
Mélida Qüenza Ponte

Unas con razón, otras sin ella, se lanzan ataques contra la Misión Barrio Adentro. Necesariamente, hay que adentrarse, tener contacto directo con la estructura y funcionamiento de esos centros asistenciales para obtener una visión ajustada a la realidad.

No nos alineamos en la defensa a ultranza de Barrio Adentro por ser una de las políticas banderas del gobierno bolivariano, sabemos que hay fallas, equivocaciones, que deben ser analizadas para reorientar los programas. En el eje oriental de Carabobo tenemos un caso específico con el hospital Simón Bolívar, en Mariara, que hasta hace poco fue un modelo de alta tecnología, óptima atención, toda una referencia en materia hospitalaria que nos hacía sentir orgullosos del avance logrado en salud. Sin embargo, el hospital en los últimos meses se ha venido abajo, quienes requieren de exámenes y estudios médicos en ese lugar no pueden ser atendidos porque los equipos están dañados; también faltan médicos especialistas, ha mermado el personal y la falta de insumos médicos es constante. ¿Qué ha pasado? Allí se hizo una millonaria inversión, se logró un notorio avance y no podemos retroceder en un renglón tan fundamental para el desarrollo como es la salud.

La otra cara de la moneda la encontramos en los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) de Yagua y Ciudad Alianza. Hacemos la comparación con una de las grandes clínicas de Valencia, donde un paciente ingresa a emergencia, pasa 24 horas viendo y oyendo el dolor de personas graves y otras moribundas. Luego es llevada a una habitación por 2 ó 3 días para ser diagnosticada, sin contar otro día entero esperando al médico que debe darle de alta. Y la factura es por miles de bolívares fuertes. La experiencia personal, a través de un familiar, me proporciona una excelente opinión del CDI de Ciudad Alianza, con atención inmediata, servicio de exámenes, placas, medicamentos y dedicación esmerada del personal médico que genera en el paciente quizás lo más importante: confianza, además de la gratuidad del servicio. Son médicos integrales, no importa si se ingresó por un problema gástrico, si se tienen otras dolencias se hacen estudios y tratamientos para lograr la recuperación total. Es lo que caracteriza a los médicos cubanos de Barrio Adentro y, en buena hora, es la formación que están recibiendo los médicos integrales venezolanos.

Lo positivo de Barrio Adentro, aplaudámoslo, por nuestra salud.

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top