Elecciones del 2010 calientan la calle

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi

elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Es legítima la demanda de la oposición de que liberen a los presos políticos. Lo mismo hizo la oposición de izquierda en los años sesenta. La confusión se presenta porque hay quienes piensan que sólo es preso político aquel que está detenido por “sus ideas”. Pero el caso es que muchos, en nombre de “sus ideas”, actúan y transgreden las leyes, como lo hizo la guerrilla al disparar o los estudiantes al quemar carros. Pero no por esto dejaban de ser presos políticos. En casi todos los países hay presos políticos, de izquierda o de derecha. Lo que diferencia a Venezuela es que hay una tradición de pacificación. Por eso es razonable una amnistía que comience por liberar a Richard Blanco.

"La intervención de Unasur propuesta por Arias Cárdenases positiva".

"La intervención de Unasur propuesta por Arias Cárdenases positiva".

Es evidente que Estados Unidos ha realizado en Colombia un despliegue militar que afecta a Venezuela, lo que ha generado un conflicto. Pero en medio de esta contienda hay que negociar un esquema de relaciones, es decir, caminar con los dos pies. Por eso la propuesta de Arias Cárdenas para que Unasur intervenga puede resultar positiva. Hay intercambios comerciales que deben mantenerse, así como la vida común de los habitantes de la frontera. Conflicto y negociación son compatibles.

La inseguridad le está haciendo perder mucha gente al gobierno. No porque no se haya hecho nada, sino porque no se nota una verdadera voluntad para enfrentarla. El argumento de que es sólo un problema de la pobreza es falso. ¿Acaso no mejoraron los índices de desarrollo humano? Pero la delincuencia ha crecido.  La actitud indiferente crea más rabia y descontento.

Flash NEGRO

En Caracas hay “emisarios” cuya labor es evitar que se hagan declaraciones, desde la oposición, en contra de las bases de Estados Unidos en Colombia. Le han ofrecido recursos y “logística” a dirigentes juveniles, lo que ha sido rechazado.

La oposición viene denunciando desde hace tiempo a la “boliburguesía”. Por eso no se entiende que ahora, cuando el gobierno ha dado muestras de una voluntad de actuar contra los banqueros que violen las leyes, sean pro gobierno o no, la oposición no respalde las medidas tomadas.

En la Mesa Democrática se decidió doce votos a cuatro que no habrá tarjeta única.  Al parecer estos serán los números para establecer el consenso en la distribución de las diputaciones. El éxito de la reunión reciente fue la integración a la Mesa del partido de Leopoldo López, “Todos Unidos”. Se ha actuado con madurez, lo que aleja las posibilidades de una división.

"La cuerda se tensa de nuevo”. Sorpresivamentese lanza desde la oposición una huelga de hambre,y desde la tribuna del Congreso del PSUV,el Presidente advierte que habrá violenciaen el país si no ganan en 2010.

"La cuerda se tensa de nuevo”. Sorpresivamentese lanza desde la oposición una huelga de hambre,y desde la tribuna del Congreso del PSUV,el Presidente advierte que habrá violenciaen el país si no ganan en 2010.

Los sectores más de derecha en la oposición están presionando para que se adopte un programa legislativo de corte neoliberal. La Mesa no se ha definido al respecto. Quieren eliminar la descentralización y sustituirla por la independencia completa de cada estado. Proponen también la privatización del petróleo y la reducción al mínimo de las misiones.

Encuesta IVAD por partidos: Psuv 33,5%, AD 5,5%, PJ 5,2%, PV 2,3%, Copei 2,2%, independientes 41,5%.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

¿Por qué se calienta la calle?

La cuerda ha comenzado a tensarse nuevamente, aunque el horizonte sigue siendo el 2010. Sorpresivamente, en este comienzo de la precampaña, se lanza desde la oposición una huelga de hambre, y desde la tribuna del congreso del Psuv, el presidente advierte que habrá violencia en el país si no sacan el 70% de los puestos. ¿Qué pasa? ¿Por qué se eleva el tono y se calienta la calle?

Precisamente el punto es el año 2010, un round que, desde el lado del gobierno como de la oposición, se considera como definitivo, y están, en consecuencia, dispuestos a jugarse el todo por el todo. Los números indican que cualquiera puede ganar. Y ninguno de los dos bandos está dispuesto a admitir el triunfo del otro.

La intolerancia es mutua. Ningún sector acepta que el otro pueda ser mayoría. Por esto se han adoptado a lo largo de estos años posiciones extremas como la abstención en 2005: se prefirió no tener nada a que el chavismo tuviera más votos; o como la reacción presidencial que catalogó de triunfo “de mierda” los resultados del referendo de la reforma constitucional. No son errores tácticos, sino incapacidad para aceptar la existencia del otro.

Al estudiar las encuestas se llega a la conclusión de que los dos sectores tienen oportunidades de ganar. En la encuesta de Ivad (Seijas) al gobierno lo favorecen resultados como el de la evaluación de la gestión del presidente (61,6% positiva, 36,8% negativa), pero el descontento en relación a temas cruciales como la delincuencia (80,2%) el desempleo (37,1%) y la electricidad (29,1%), le brinda una plataforma grande a la oposición para convertirse en mayoría.

Pero la cuerda no sólo se está tensando por las elecciones, sino que se entrelaza con el conflicto en la frontera venezolana, que se expresa en acciones de baja intensidad desplegadas tanto por el gobierno venezolano, al tomar medidas como la eliminación de pequeños puentes fronterizos, como por el gobierno colombiano a través de grupos paramilitares que trabajan para sus Fuerzas Armadas.

La situación es riesgosa porque nadie está dispuesto a ceder. Por eso es urgente construir, en lo interno, las condiciones mínimas de un reconocimiento mutuo. ¿Será posible o la intolerancia nos llevará al abismo?

 
Top