La Argucia Republicana de Hugo Chavez

María Sol Pérez Schael

María Sol Pérez Schael

María Sol Pérez-Schael

El lingüista norteamericano  George Lakoff, profesor de Berkeley, cognitivista y especialista en las metáforas, se ha dedicado a estudiar las opciones del lenguaje político y cómo los aspectos morales intervienen en el debate público. Su teoría sobre los  “framing” intenta explicar de qué manera las palabras, en el discurso político, remiten a un marco conceptual y moral. Si usted, por ejemplo, elige referirse a una acción con la palabra “revuelta o sublevación”, está eligiendo también la idea que hay una injusticia y que esas personas quieren liberarse; en consecuencia, usted está evaluando ese comportamiento como una cosa buena. Eso es —dice Lakoff— un “frame[1] y hoy en día existen especialistas en crear esos “framing”.

En una edición especial dedicada a los discursos de Obama[2], el diario Le Monde publica una entrevista con el profesor Lakoff. En ella, el lingüista reflexiona sobre las dificultades confrontadas por Obama para llevar adelante las reformas prometidas, en particular, la del sistema de salud. El título de la entrevista: “Obama tiene la presidencia pero no tiene la máquina de los mensajes” anuncia ya que, en política, no es suficiente tener la razón, el poder o la superioridad moral; es indispensable convencer a la gente de ello; se requiere que los mensajes tengan destinatario. Esta ha sido, en opinión del lingüista, la falla de Obama.

George Lakoff,lingüista norteamericano.

George Lakoff,lingüista norteamericano.

La teoría aplicada a la realidad venezolana

No es nuestra prioridad entender el fracaso del presidente americano, queremos, más bien, identificar cuánto de la teoría de Lakoff puede ser útil para entender las dificultades de articulación de la oposición venezolana. Esperamos de esa forma comenzar a comprender el porqué de su debilidad aún teniendo la razón y siendo mayoría. Sugerimos, pues, leer las opiniones de Lakoff invertidas, de manera que allí donde dice Obama o demócrata uno piense en oposición y donde diga republicanos uno piense en Chávez. El ejercicio es interesante:

En primer lugar —afirma Lakoff— los demócratas (la Oposicion) han elegido explicar las reformas en términos técnicos y no morales, de manera que la gente no logra percibir lo más importante: que a los americanos lo que se les pide es que actúen, con respecto a sus propios compatriotas, como lo hacen con otros países que tienen necesidades. Por razones de coherencia, este principio moral (para los tuyos lo que pides para los otros) tendría que ser admitido por la población.

En segundo lugar, los republicanos (Chavez) poseen un sistema de comunicación desarrollado y enseñan a su gente a pensar, argumentar y hablar como conservadores (revolucionarios) además, tienen especialistas capaces de “formatear los discursos”, dotando así a sus seguidores de fuerza moral y argumental. Los demócratas (la Oposicion), por su parte, tienden a “formar expertos” que intervienen en el debate como “brigadas de la verdaddesmintiendo las versiones de los republicanos (chavistas). Esto —señala Lakoff— los obliga a construir su discurso en función del de los republicanos (los chavistas). En consecuencia, siempre van a la saga de sus adversarios.

En tercer lugar, no sólo frente a republicanos (chavistas) el lenguaje de los demócratas (la Oposicion) cae en la trampa. Lo mismo ocurre frente al otro adversario de las política de salud: las aseguradoras. Aquí, las hipótesis de Lakoff son muy interesantes: Los republicanos (los chavistas) —dice— han retomado los reproches que se le hacen al sistema de salud actual y los han transformado en argumentos ¡contra el plan Obama!. Dicen: el plan es burocrático o el plan va a limitar los tratamientos y estas críticas son compartidas por la gente porque, en realidad ¡son esos los reproches que le hacen actualmente a las aseguradoras! Así, pues, la jugada es maestra: lo que es, de hecho, una crítica contra el sistema de salud actual (regido por las aseguradoras) los republicanos (los chavistas) lo transforman en una crítica (a priori compartida por la opinión pública) pero la dirigen contra el plan del gobierno (que todavía no existe). ¡Genial, como para tentar a Luis Vicente León!

chavez_argentina

La ausencia de un mensaje moral

Está claro que, en Venezuela, los valores morales que defiende la oposición no se traducen en mensajes, ni le llegan a la gente. El reciente interés por el baño con totuma y el olvido de los millones que no tienen agua desde hace años (y se bañan con totuma), es revelador de esa ausencia de mensaje moral. Lo más probable es que en los barrios se piense que la oposición es clase media y actúa en forma interesada y egoísta ¿Acaso se movilizó antes por ellos? No —dirán— y entonces concluirán que la oposición se moviliza sólo si se ve afectada directamente. Sin embargo, el tema del agua era y sigue siendo un escándalo nacional.

Así mismo, es usual que el gobierno le atribuya a la oposición las críticas que deberían y van dirigidas a su gestión. Tomemos el colapso en el servicio eléctrico o en el suministro de agua: en estos temas el gobierno ha logrado borrar su propia ineficiencia e irresponsabilidad tras el mensaje “demasiado consumo”. En consecuencia, la responsabilidad la tiene ¡la gente que se baña o que tiene muchos aparatos eléctricos!. Un efecto similar ocurre con el tema de la escasez de alimentos o la inflación. La oposición vuelve a pagar el precio de no incorporar un lenguaje moral en sus discursos.

Con respecto a la política de Obama, Lakoff concluye que mientras los demócratas son cartesianos y apelan a tecnicismos, los republicanos recurren, sobre todo, a los valores morales, a la identidad y a las emociones. Exactamente lo que hace Chávez.


[1] http://berkeley.edu/news/media/releases/2003/10/27_lakoff.shtml

[2] Le Monde  miércoles 4 noviembre.

 
Top