VAMOS A LA GUERRA
(sin agua, sin luz, sin gas…)

t85137-0Alta Política
ORLANDO OCHOA TERÁN

Para Víctor Poleo el gobierno debería comprender que la infraestructura de las redes eléctricas,  el suministro de agua potable y el gas son factores estratégicos asociados a la seguridad y a la defensa de la nación.  “El propio gobierno ha logrado, irónicamente, “sabotear” estos sistemas antes de que se inicien las hostilidades con Colombia”

En un informe de la Contraloría General de EEUU (GAO) publicado el pasado 23 de octubre (Electrical Power Risks and Vulnerabilities), se identifican 34 puntos vulnerables en las instalaciones eléctricas de ese país, cuya destrucción o interrupción podrían inhabilitar severamente la capacidad del Pentágono para cumplir su misión de defensa nacional. Como el informe no es secreto, está implícito que enemigos y potenciales terroristas los conocen.  Difícilmente las redes eléctricas o un sistema de acueductos pueden ser encubiertos a los ojos de potenciales enemigos.

Como los sistemas de defensa y armas son sólo dos de los factores en un conflicto, uno de los desafíos del gobierno bolivariano, en una hipotética guerra con Colombia, es que los sistemas Sukhoi y helicópteros (algunos con problemas de climatización), fusiles Kalashnikov y misiles portátiles rusos, podrían no ser suficientes para enfrentar un número muy superior de soldados, una experiencia sin paralelo en el subcontinente  y un apoyo logístico próximo e inagotable por parte de EEUU. Los aliados de Venezuela están al otro lado del mundo y algunos próximos a librar sus propios conflictos.

¿Está preparada Venezuela para una confrontación militar con Colombia en momentos en que colapsan servicios vitales asociados a la seguridad y la defensa del Estado? Sobre esta y otras interrogantes conversamos con Víctor Poleo, ingeniero eléctrico, ex viceministro de Energía del Ministerio  de Energía y Petróleo, profesor de posgrado en Economía Petrolera de la UCV y uno de los venezolanos con mayor dominio en el campo de redes eléctricas.

“Venezuela –dice Poleo- no está preparada para una confrontación militar con Colombia. Su vulnerabilidad interna se ha agudizado con la crisis eléctrica y el abastecimiento de agua potable. Es bien conocido en teoría de conflicto  que la electricidad y el agua son objetivos militares de modo que el ´ejército de ocupación’ que ahora gobierna en Venezuela ha logrado, irónicamente, “sabotear” esas infraestructuras antes de que se inicien las hostilidades y las destruyan los enemigos”

“Nos preguntamos, sin embargo” –añade VP- “acerca de la intencionalidad última de esta escalada con Colombia, si acaso no estamos ante una coartada para distraer a los venezolanos de la grave crisis de servicios públicos a la manera de Galtieri en su infeliz batalla de Las Malvinas (1982) contra Inglaterra. Recordamos que en 2008  el general en Jefe Raúl Baduel señaló  que las amenazas contra Colombia no eran serias, sólo parte de un teatro”.

Ing. Víctor Poleo,experto en el campode redes eléctricas.

Ing. Víctor Poleo,experto en el campode redes eléctricas.

-Como la crisis eléctrica y del agua no se pueden ocultar ¿dónde identificaría un experto colombiano las vulnerabilidades del Sistema Eléctrico Nacional en anticipación a una confrontación?

-El colosal sistema eléctrico venezolano se concentra en los desarrollos hidroeléctricos del río Caroní al sur del Orinoco y representa un 70% de la oferta eléctrica nacional (12.000 MW).  Engranado en ese sistema interconectado nacionales exhiben un conjunto de líneas de muy alta tensión (400 mil y 800 mil voltios) para transmitir grandes volúmenes de electricidad  a grandes distancias. Unos mil Km., desde el Caroní a la Región Central y a la capital y unos  1.500 Km. A la Región Occidental. Para identificar la vulnerabilidad  de este sistema eléctrico nacional no se precisa de ningún ‘experto’ colombiano. Está a la vista”.

-Como las interrupciones del fluido eléctrico afectan también el suministro de agua, otro sistema estratégico a bordo del colapso ¿cuál sería el impacto en la capacidad de la FAN para defender a la nación en esta hipótesis de conflicto?

-A riesgo de que algunos fanáticos pudieran interpretarlo como la infidencia de un venezolano a favor de un supuesto enemigo, en 1999 conocimos un estudio realizado por analistas militares que contestaba esta pregunta.  Ya para entonces concluían que este servicio en las bases aéreas, navales y guarniciones era precario.

-Sun Tzu sostenía que el supremo arte de la guerra  era someter al enemigo sin combatirlo. Si al colapso de estos dos sistemas estratégicos, electricidad y agua, se añade que en caso de un conflicto con Colombia ésta suspendería la electricidad  que suple a estados fronterizos y el gas que alimentan las plantas termoeléctricas de Enelven y de Pdvsa en Punta Gorda ¿estaría Colombia en capacidad de someter a Venezuela sólo con una estrategia logística?

-Si bien es sabia esta máxima, el presidente Chávez debe preferir la de Sun Tzu que proclama que el arte de la guerra se basa en el engaño.  Sin embargo, no hay truco ni engaño posible que haga desvanecer la crisis eléctrica venezolana como han tratado con la crisis de la salud, de la educación o la inseguridad.  De hecho Colombia ya ha reducido a menos de un tercio las exportaciones de gas que alimentan las termoeléctricas de Maracaibo. La nuevas termoeléctricas del Zulia presentan fallas de diseño y operación.  El pasado fin de semana supimos que la nueva Termo-Zulia II salió del sistema y su entrada puede tomar unos seis meses.

-¿Cuan vulnerable somos a esta dependencia del gas de Colombia?

-La ruina de las industrias del petróleo y del gas (estando este asociado en un 90% a una producción petrolera declinante) nos viene de la descapitalización del conocimiento sufrido en la Pdvsa de 2003, un ‘logro insigne’ de Alí Rodríguez  entonces trepado en la presidencia. De tales vientos vienen estas tempestades. No hay gas. Los recientes descubrimientos en Falcón son, a juicio de los entendidos, fuegos artificiales.

 
Top