Plantas carnívoras contra el dengue

La Venus atrapamoscas es una de las plantas carnívoras que comen mosquitos.

La Venus atrapamoscas es una de las plantas carnívoras que comen mosquitos.

Valeria Perasso
BBC Mundo, Argentina

La llegada de la primavera en Argentina trajo consigo los días de calor, los parques rimbombantes de color y la proliferación de actividades al aire libre. Pero lo que también multiplicó es la presencia de mosquitos.

Algunos de estos insectos son los llamados Aedes Aegypti, que portan el virus del dengue.

A comienzos de año Argentina tuvo el peor brote de la enfermedad en toda su historia, con más de 25.000 infectados.

Para evitar una nueva escalada de dengue, el Ministerio de Salud ya puso en práctica una campaña para concientizar a la sociedad sobre cómo prevenir el mal, que hasta el momento no tiene cura.

Pero mientras las autoridades enseñan cómo hacer para evitar la procreación de los moquitos y se preparan para realizar grandes fumigaciones, otros argentinos han divisado un método más original contra la enfermedad.

Según Durán, llueven los pedidos.

Según Durán, llueven los pedidos.

La exótica estrategia consiste en comprar plantas carnívoras, que se alimentan –entre otros insectos- de mosquitos.

Pablo Durán, dueño de los viveros Neocultivos, la principal cadena de venta de este tipo de planta en Buenos Aires, dijo a BBC Mundo que con la llegada del dengue aumentaron exponencialmente los pedidos de estas particulares especies.

“Las plantas carnívoras son el único depredador natural que uno puede tener en una casa o departamento de ciudad”, señaló Durán.

Cazador efectivo

Las plantas carnívoras que se venden en Argentina pueden llegar a medir unos 35 centímetros de alto y tienden a tener colores vivos, como el rojo o el violeta.

Se las puede colocar al interior del hogar o en el jardín, pero no pueden estar en tierra, ya que requieren una base que no contenga nutrientes.

Justamente, este tipo de planta surgió en regiones donde el suelo no era rico, por lo que la especie desarrolló un método para obtener su alimento a través de la caza de insectos, que son digeridos con ayuda de enzimas.

Durán, un especialista en estas plantas que comenzó a comercializarlas en Argentina en 2001, afirma que existen varios mitos erróneos sobre las especies carnívoras.

“No es cierto que sólo crecen en ambientes tropicales y tampoco es verdad que tienen olor a podrido y que es así como atrapan a sus presas”, afirmó.

Por el contrario, la estrategia de las plantas consiste en atraer a los insectos con ayuda de un aroma que es apenas perceptible para el olfato humano, pero que –según Durán- es un olor dulce.

La metodología para atrapar a los insectos también varía entre especie y especie, pero muchas utilizan una sustancia pegajosa para retener a su presa, y luego, lentamente, digerirla.

“Lo único que no absorben es el esqueleto del insecto, que se va disolviendo en las hojas de las plantas, dejándola de color más oscuro, hasta que finalmente la hoja se cae y aparece una nueva”, ilustró el florista.

Aedes Aegypti, vector del dengue.

Aedes Aegypti, vector del dengue.

Método alternativo

Las plantas carnívoras más efectivas para atrapar mosquitos, según los expertos, son las llamadas droseras, que pueden llegar a comer hasta 1.000 de estos insectos en un día.

La efectividad de las plantas carnívoras como atrapa mosquitos fue avalada por los organizadores de la última Fiesta Nacional de la Flor, en Buenos Aires, que recomendaron el cultivo de esta especie para combatir el dengue.

Según Durán, en la actualidad se venden unas 30.000 plantas carnívoras cada mes, una tendencia que ha crecido mucho en los últimos tiempos.

Con la llegada de la temporada estival, los viveros especializados se preparan para recibir otra oleada de clientes, dispuestos a probar una novedosa fórmula para prevenir una vieja enfermedad.

 
Top