La culpa la tiene el otro

para espantap†jarosLa Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Qué bueno está el editorial de hoy, escrito por mi amigo, Jesús Heras. Hacía falta que aclarara la diferencia entre Oposición y Opositor. A Águila Uno le gusta mucho la Oposición, es su mejor aliada. Por ejemplo esta semana, marcharon hacia la Asamblea Nacional algunos gobernadores y alcaldes, a sabiendas de que no les darían nada por su esfuerzo. Entonces, ¿por qué lo hicieron? ¿Será que no se dan cuenta que los gobernadores y alcaldes chavistas también están sufriendo de la pichirrés del Poder Central que todo lo quiere para sí y nada o casi nada para el pueblo o para aquellos que el pueblo mismo eligió?

La jugada es por bandas

Esta semana se vio cómo se juega el juego. Dejaron que unos cuantos se convirtieran en billonarios  y billonarios también a sus padrinos, pero a la hora de cerrar algunos bancos, claro, después que el gobierno había sacado sus churupos, sólo garantizaron un máximo de diez mil por ahorrista. No habría estado tan mal la medida en otra época del año, pero cuando la gente acaba de cobrar aguinaldos y está buchona, no hay derecho a limitar la garantía, sobre todo cuando -repito- el gobierno primero dejó los bancos abiertos, para sacar rápidamente lo suyo… Después candado con el banco. Ahora vamos a ver si pagan si es que pagan siquiera esos diez mil.

Pues bien, volvamos al tema, ¿qué ganaron los que encabezaron esa marcha, además de los tomatazos que recibieron del malandraje remunerado que mantiene la alcaldía de Libertador? Lograron el aplauso de ese 20% radical de Oposición, pero se enajenaron la buena voluntad del resto del país, incluyendo los gobernadores y alcaldes oficialistas que calladamente venían haciendo su trabajo para lograr lo que ellos querían pero ahora tendrán que esperar porque Águila Uno tiene una razón más para trancarles el presupuesto, siempre hay que darle aliento a la Oposición. Bien dicen que Dios no le da cacho a burro. Sólo que éstos no son burros, son gobernadores y alcaldes que tendrían que actuar usando más la cabeza.

Todo pa’ mí

Pero eso nos lleva al problema de fondo. Éste es un gobierno que se preocupa mucho por las mafias internas, pero sólo después que  termina el saqueo. ¿Y para los ciudadanos… qué? Veamos.

Fíjense ustedes, si se va la luz, es porque el ciudadano es dispendioso, pero resulta que no es así. Uno de 5 de cada 6 kilovatios son consumidos por empresas, sobre todo las empresas básicas que son del gobierno. Pero el ciudadano que consume apenas una tajadita (siendo que son casi 30 millones los habitantes de este país), pues bien, el ciudadano es el “paga peos”.

Lo mismo sucede con el agua. Se va el agua, y entonces resulta que es porque la gente se baña demasiado largo y canta en la regadera. Por Dios Águila Uno, no recuerdas que tú mismo aprendiste a cantar en la regadera. Allí fue de donde sacaste ese vozarrón, pero ahora es el más pendejo, el ciudadano, quien paga los platos rotos. Y eso que El Niño no ha llegado todavía. Me refiero a esa corriente de agua submarina que por su temperatura provoca grandes sequías. Pero hasta ahora como que no ha llegado a Colombia, ni ha llegado a Perú por donde pasa, porque sube por el Océano Pacifico. ¿Cómo es eso de que  sólo es en Venezuela donde ocurre?

¿Recuerdan el Aguinaldo?  “Si la Virgen fueran andina y San José de los Llanos, el Niño Jesús sería un niño venezolano”. Pero no, no lo es Presidente, máximo líder, señor de las alturas, te lo digo con cariño, porque tienes plumas y es mi deber tratarte con consideración, pero por favor no te metas ni con el Niño ni con los niños de mi tierra, mi tierra venezolana.

De manera que el ciudadano paga por los delincuentes bancarios, por los que se robaron la mitad de lo que gastó el gobierno para traer alimentos, paga porque no hay luz ni hay agua. Y también paga los precios cada día más altos para comer y el desempleo que lo acogota… y la delincuencia desatada también.  Pero viva la Revolución. Todo para mí y naíta para ti.

Pero volviendo al problema del agua, vayan a Puerto Cabello, por ejemplo, y averigüen quién consume más agua, los porteños y moronenses o la Petroquímica, Planta Centro y la Refinería de El Palito. Eso para que se den cuenta de la injusticia que se hace cuando se culpa al ciudadano o al Niño Jesús de las fallas eléctricas o a los porteños por bañarse muy largo.

Ahora bien, ustedes habrán notado que los apagones son ahora menos frecuentes. ¿Se han dado cuenta? ¿Saben lo que han hecho para que no se siga alborotando la gente en las ciudades más grandes? Pues bien, se los digo, y a mí me llega todo. Lo que están haciendo es paralizar la industria en Guayana y desviando parte de la generación de energía eléctrica de Edelca hacia el resto del país. Y allá, que chillen los obreros…  acaso ¿son ciudadanos o no? Denles duro. Más desempleo, más manguangua, lo que sea para tapar la negligencia. Ojalá no nos llegue por allí el Cisne Negro.

La Hojilla era el tajo

Pero en eso de echarle la culpa otros no solo anda Águila Uno y los más avispados que lo rodean. También anda en eso el Pájaro Carpintero y el Pajarote, claro, valiéndose del buenote del pájaro áureo.

Hace año y medio, la fórmula para Carabobo era Pajarote Gobernador – Pájaro Carpintero Alcalde de Valencia, ¿no es así, Dra. L.? Sí, tú misma, amiga que eres del Pájaro Carpintero que buscó inhabilitar al candidato unitario a la Gobernación e introdujo una demanda en el TSJ?  No te reconoces aún. No te hagas la que no sabe. Sí, fuiste tú, la amiga del Pájaro Carpintero, la mismita que según Heras firmó la convocatoria hace unos días para reunir la Mesa de la Unidad en el antiguo comando del Pájaro Carpintero. Pues bien, no les resultó porque el Pollito, mi amigo, se les escabulló, no sé cómo hizo para escaparse de la celada, pero se les escabulló, y entonces optaron por la fórmula Pajarote, San Diego – Pájaro Carpintero, Valencia, pero  tampoco les funcionó. Les ganó el pájaro colorao. Pero claro, la culpa es del Pollito, o de su papá, o del bueno de Paco que tampoco lo respaldó… porque igualito que Águila Uno, la culpa siempre es del otro.

¿Será que preferían a la Hojilla en la Gobernación?

Yo aquí en el descampado, pienso mucho, y me doy cuenta de cosas que a lo mejor a otros se les escapan. Por eso escribo y escribo y no me quedo con ningún embuchado.

Post Data. Adiós, Armandito, te vas para no volver. Te quise mucho cuando me visitabas, pero luego te alejaste más y más… y qué le vamos a hacer. Wellcome, Charlie.  Muerto el Rey, Viva el Rey.

 
EspantapájarosNo photo
Top