La Mesa de Carabobo

Francisco A. Bello Conde

Francisco A. Bello Conde

Francisco Bello

No hay duda que la Mesa Democrática Nacional ha dado un vuelco positivo, en el cual pueden haber influido diversos eventos, sin embargo, hay uno de particular significación: El nombramiento de Ramón Guillermo Aveledo como su Secretario Ejecutivo, ya que su trayectoria como parlamentario, como político, como dirigente deportivo, su formación ideológica y académica, le permiten ejercer un liderazgo sobre todos cuantos creen en la democracia y en un régimen de libertades.

A partir de ese nombramiento se ha puesto orden. Se ha creado una comisión ejecutiva conformada por aquellos partidos que más votos aportaron en la últimas  elecciones, se han creado mesas de trabajo para producir denuncias y soluciones a los problemas que aquejan a los venezolanos, mientras continúan el esfuerzo por la unificación de todos los sectores sin abandonar la agenda electoral.

963409Esta realidad que debe ser motivo de alegría para quienes no comulgamos con el Gobierno de turno, para quienes entendemos la necesidad de un contrapeso en el Poder Legislativo que controle al Ejecutivo, pero también facilite la recuperación de poderes tan importantes como el electoral, es necesario calcarla en todas las regiones.

En Carabobo, sin embargo, estamos haciendo lo contrario. Se ha creado una supuesta Mesa Unitaria y se ha nombrado Secretaria Ejecutiva, o sea, de homóloga de Ramón Guillermo, a la Sra. Josefina Herrera.

Aveledo no necesita presentación y su vocación unitaria es indiscutible. La Sra. Herrera, en cambio, debutó en el estado como candidata a Gobernadora en las pasadas elecciones, postulándose en contra del candidato que aglutinaba a todos los partidos políticos nacionales y regionales de importancia. Por otra parte, obtuvo el 0.15% de los votos (1.371) dejando en claro las limitaciones de su liderazgo, por lo que es natural que en la reunión que convocase el pasado domingo 29, no asistieran las cabezas de COPEI, UNT, MAS, y PROVE entre otros partidos.

Ante esta situación no podemos permanecer indiferentes. Es necesario darle un revolcón a la situación regional y construir un punto de encuentro de los verdaderos liderazgos. No le perdamos la vista a la bola. Las próximas elecciones son demasiado trascendentales para seguir con la tontería de no conformar la verdadera Mesa Unitaria de Carabobo, escoger a los mejores líderes como candidatos y a los partidos más fuertes para que los impulsen.

 
Top