PACIENTES TAMBIÉN MUEREN DE HAMBRE EN LA CHET

Rodó en la Barra
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)
abcbuenaventura@gmail.com

Lamberto Juvenal Masabé ha vivido buenos y malos tiempos. De los buenos recuerda sus años mozos en Acción Democrática al lado del fundador Rómulo Betancourt, también cuando logró amasar una pequeña fortuna con una empresa que puso a andar en tiempos de CAP, pero que casi la perdió por completo con la crisis bancaria que acabó varias instituciones financieras. Ahora nuevamente está en peligro porque tiene dinero en el Banco Canarias. Lamberto Juvenal me dijo que él ganó su dinero trabajando y pese a que lo hizo con el gobierno, nunca hizo trampa ni se prestó para negocios sucios. Ahora -en el otoño de su vida- escucha estupefacto las vagabunderías que han salido a la luz pública a raíz de las intervenciones del Canarias, Confederado, BanPro y Bolívar Banco. Nunca imaginó que al amparo de un gobierno revolucionario pudiera existir tanta corrupción, que personajes oscuros como Fernández Barrueco pudieran amasar fortunas tan descomunales, tan sólo comparables a las de los narcotraficantes. Lamberto Juvenal sabe que el asunto no es de la banca capitalista como quiere hacer ver Alí Rodríguez Araque conocido en sus tiempos de guerrillero como el Comandante Fausto, sino que en verdad se trata de la nueva banca gubernamental… la banca del socialismo del siglo XXI.

A Lamberto Juvenal lo veo mover su copa de vino de un lado a otro. Está ensimismado en sus recuerdos. Para él es cierto lo que una vez escribió Tomás Eloy Martínez de que “la verdadera identidad de las personas son sus recuerdos”. Tomó un poco de su bebida que identificó como un tinto Syrah. “Según algunos expertos, Buenaventura,  de esta cepa pudo ser el vino que bebió Jesús con sus Apóstoles en la Última Cena”, musitó al verme. Me citó a ese sitio para informarme sobre un nuevo escándalo que se avecina. “Es con las máquinas que el Seniat impuso a los vendedores de terminales y triples, como requisito indispensable para continuar sus funciones. Wilfredo Villarroel, presidente de la Asociación Nacional de Loterías Socialistas de Venezuela, le planteó el caso al Vicepresidente Ramón Carrizález”. Para Villarroel es altamente sospechoso que las citadas máquinas comenzaron a ser vendidas a 9.000 BsF, pero debido a las presiones de 40 mil pequeños comerciantes, el costo fue bajado a 7 mil. Y después de la conversación con Carrizález el precio bajó “como el queso fresco” a 4.500 BsF. El problema es que ahora no se consiguen y muchos vendedores siguen sin abrir sus puertas. La pregunta de las 60.000 lochas es ¿A quién estaban destinados los 4.500 BsF de sobreprecio? ¿Será que volverán a aparecer, si se paga el cuánto hay pa’eso? Lo peor de todo es que las vende una sola empresa, que no da garantías ni tampoco mantenimiento. Los kioskeros -así también se les conoce- tienen otro problema encima: la Alcaldía de Valencia igualmente busca su tajada y mantienen los kioskos cerrados hasta que no presenten permiso de los bomberos. ¡Qué riñones! Parece que desempolvaron el viejo proyecto de Paco y Hamid con la policía municipal incluida.

Padecen hambre pacientes de la CHET

Gente amiga llamó desesperada a mi Black Berry Bold para decirme que en la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera, la situación es de extrema gravedad. Esta semana se agotaron los antibióticos sobre todo los de amplio espectro, no hay gasas ni guantes, tampoco medicamentos y lo que es peor, no había comida para los pacientes. Hace poco, la directora Zoraida Núñez, médicos, empleados y obreros organizaron una jornada de protesta con vigilia incluida, para que el Ministerio de la Salud los dotara de medicinas y les reconociera autonomía para funcionar sin tantas trabas derivadas del excesivo y creciente centralismo. Hasta en terapia intensiva, los aires acondicionados están apagados y se mantienen abiertas las ventanas, hacia el Barrio Central.

Un buen gesto…  En estos tiempos de racionamiento eléctrico bien vale recordar unas palabras del poeta español Antonio Machado: “En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire”. Claro, se refería a la vela que empuja a las embarcaciones. Y, Henrique Salas Römer, siempre anda en busca de esa ráfaga de brisa y de buenos augurios. Él, como pocos, maneja con sabiduría el bajo perfil, pero su desarrollado olfato mediático siempre le indica cuándo debe aparecer, para entonces acaparar la atención de sus adversarios y seguidores. Desde que asomaron por allí su intención de lanzarse a la Asamblea Nacional, su nombre no ha dejado de sonar en las últimas semanas. Su ex compañero del extinto Congreso Nacional, Ramón Guillermo Aveledo, pieza clave en la Mesa Democrática, vino a reunirse con HSR y dejó para la posteridad sus palabras: “regresé más optimista. Hay que escuchar a quienes saben gobernar”. La visita de RGA fue un buen gesto para seguir armando el rompecabezas de la unidad.

Un buen gesto… En estos tiempos de racionamiento eléctrico bien vale recordar unas palabras del poeta español Antonio Machado: “En política sólo triunfa quien pone la vela donde sopla el aire”. Claro, se refería a la vela que empuja a las embarcaciones. Y, Henrique Salas Römer, siempre anda en busca de esa ráfaga de brisa y de buenos augurios. Él, como pocos, maneja con sabiduría el bajo perfil, pero su desarrollado olfato mediático siempre le indica cuándo debe aparecer, para entonces acaparar la atención de sus adversarios y seguidores. Desde que asomaron por allí su intención de lanzarse a la Asamblea Nacional, su nombre no ha dejado de sonar en las últimas semanas. Su ex compañero del extinto Congreso Nacional, Ramón Guillermo Aveledo, pieza clave en la Mesa Democrática, vino a reunirse con HSR y dejó para la posteridad sus palabras: “regresé más optimista. Hay que escuchar a quienes saben gobernar”. La visita de RGA fue un buen gesto para seguir armando el rompecabezas de la unidad.

La reunión fracasada

Consigo a algunos dirigentes de la llamada oposición tomando café en La Mansión del Pan. La mayoría coincidía en que la reunión convocada en la sede del Comando de Miguel Cocchiola fue una imprudencia para obstruir el camino electoral hacia la convergencia electoral y además una provocación. En el sitio logré ubicar a la nueva estrella de mi red de informantes. Se trata de Bernabé Bernal conocido en el medio como “el espía que regresó del frío”. Bernabé calificó está reunión como un verdadero fracaso ya que sólo asistieron representantes de AD y Primero Justicia. Para él fue notoria la ausencia de Proyecto Venezuela, Un Nuevo Tiempo, Copei, MAS y la sociedad civil organizada. Lo que apreció Bernabé es que los autovoceros de la unidad, están trabajando para el distanciamiento y la división. Mientras tanto, los carabobeños los están viendo y evaluando y pocos piensan que la Mesa actual sobrevivirá.

Almuerzo súper secreto

Fue un almuerzo súper privado, casi tan privado como la reunión que sostuvieron antes Ramón Guillermo Aveledo y Henrique Salas Römer. Pero como decía el “Chapulín Colorado” no contaban con nuestra astucia. Bernabé Bernal fue designado para la misión, pero antes tuve que calmar a Bonifacio Antonio Angarita y a Mamerto José Padrón -de la vieja guardia de informantes- porque se sintieron desplazados. Bernabé se impuso cuando les confió que está acostumbrado a esos ajetreos en la Casa Blanca, donde hace poco pudo infiltrar al matrimonio de Michaele y Tareq Salahi, quienes incluso saludaron y se hicieron fotos con Obama. Bernabé entró sin problemas y de inmediato identificó al objetivo: Aveledo y Salas Römer, quienes disfrutaban con el gobernador Henrique Fernando Salas de una exquisita empanada gallega con una ensalada aderezada con aceto balsámico y finas hierbas y una lluvia de queso de cabra importado. Bernabé me informó vía Black Berry que en el sitio también estaban el alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz; algunos diputados regionales y tres invitados afines: el numerólogo Carlos Berrizbeitia, un Conde encuestólogo y un Saer sabio. Lo que pudo captar Bernabé y lo que quedó claro es que “las regiones tienen la decisión. En ese sentido, Prove plantea que el país necesita una alternativa no una oposición, una alternativa capaz de brindar una esperanza de futuro. Igualmente hicieron hincapié en un programa viable que recoja el sentir del pueblo. Aveledo fue tajante al decir: “hay que escuchar a los que saben gobernar”. En eso se oyó un movimiento de gente y Bernabé temió ser descubierto, pero era que estaban llegando Ely Montañéz (Copei), Misael Tineo (MAS), los dirigentes estudiantiles nacionales Carlos Grafe y Sara Hanna; Alberto Álvarez de Un Nuevo Tiempo y otros dirigentes de Prove. Alguien dijo: “ésta sí es una mesa de la unidad”. Bernabé aprovechó el intercambio de saludos para asegurar su pedazo de empanada gallega.

 
Top