¿HACIA DONDE VAMOS?

fidel-castro163JESÚS HERAS –

La clasificación de seres humanos en compartimentos estancos suele ser odiosa.  Despojan al individuo de su singularidad y lo atrapan con otros, a veces miles o millones de otros seres, que aun teniendo algún rasgo en común, no merecen ser depositados en un mismo saco. Hace unos años tuvo gran resonancia mundial el pensamiento de Anthony Giddens. Su obra, LA TERCERA VIA, inspiró al laborismo inglés que encarnaría Tony Blair, luego del desmantelamiento por parte de la Thatcher de las entelequias sindicales que atrofiaban el desarrollo y frenaban crecimiento de Inglaterra. Su obra pudo también llevar otros títulos. Por ejemplo, “El Adiós a las Masas” porque vaticinaba Giddens que la gobernabilidad en adelante recaería más y más en la sociedad civil. O, quizás aún mejor, “El Fin de Izquierdas y Derechas” porque si bien afirmaba el autor que seguirían existiendo tenues diferencias, la una más inclinada a la solidaridad humana, la otra más proclive a jerarquizar, vaticinaba que la política se movería cada vez más hacia el posicionamiento personal y grupal frente a determinados issues (el Recalentamiento de la Atmósfera, la Salud Pública, el Aborto), gravitando cada vez menos hacia posiciones ideológicas preconcebidas. Las afirmaciones de Giddens han superado la prueba del tiempo y, sin embargo, los analistas políticos y los medios de comunicación siguen aferrados a términos que, por obra de los rápidos cambios morfológicos que vive la sociedad, pierden cada día mayor vigencia. En Latinoamérica, el análisis se hace aun más complejo porque los términos convencionales de izquierdas y derechas, se solapan con posiciones ideológicas de conveniencia; intereses nacionales, frecuentemente atados al petrodólar venezolano; y a alineaciones en favor o en contra de los EE.UU. (eje que para fines de la dialéctica marxista también incluye a Colombia) o a favor o en contra del Eje de ALBA, capitaneado por Fidel Castro y Hugo Chávez. En medio de estos dos bandos está Brasil que juega a favor de uno y del otro, o todo lo contrario, en sus torpes movimientos por lograr un reconocimiento que, partiendo de posiciones ambiguas y polivalentes, le permitan ver coronada su aspiración de ingresar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, es decir, al “cogollito” de las grandes potencias. LAS LUCHAS DEMOCRATICAS En los meses y semanas finales del año se han librada o aun se libran interesantes contiendas electorales a lo largo y ancho de América Latina. En Honduras ganó la derecha y en Uruguay la izquierda moderada (un gol para Obama, otro para Lula). Evo Morales se impuso fácilmente en Bolivia como antes se había impuesto Correa en Ecuador (dos goles para ALBA). En las elecciones chilenas del próximo domingo se anticipa que el candidato de derecha ganará la primera vuelta, pero quien será el próximo Presidente todavía es una incógnita (el gol puede ser para Obama o para Lula, jamás para ALBA). El balotaje o segunda vuelta puede encerrar sorpresas. En el primer trimestre de 2010, Brasil también elegirá nuevo primer mandatario. Quién ganará en Brasil se desconoce. El candidato de derecha va adelante, pero la popularidad de Lula puede cambiar la ecuación. Cualquiera que sea el resultado de esas contiendas, la democracia seguirá viva en esas naciones. Solo Venezuela, liderada por Hugo Chávez y su padre putativo, Fidel, existe un  horizonte de guerra. TODO A LA LUZ DEL DIA La guerra en cámara lenta con Colombia avanza. No se observa a simple vista, pero el proceso decididamente avanza. El comercio entre los dos países está paralizado por trabas y acciones fronterizas que, si bien afectan a Colombia, provocan desabastecimiento en nuestro país, perjudican a importantes industrias venezolanas, y generan un ingente cinturón de desempleo en la frontera. Pero en Colombia surten otro tipo de efecto también. Ante el colapso del comercio binacional, poderosos empresarios comienzan a volcarse contra Uribe y no falta quien ante las críticas a Chávez, responda “nosotros tenemos uno peor”. Bien se ha dicho que hay hombres a quienes se les  puede tocar la mujer, pero jamás el bolsillo. Pero en cuanto a guerra, si hacemos exclusión de la voladura de dos puentes peatonales sobre la rio Meta, un absoluto dislate, acciones bélicas no las ha habido. Sin embargo, atando cabos, comprobamos que el proceso va en serio y está en marcha. Veamos. Quienes tenemos por costumbre leer este Semanario no podemos pasar por alto una serie de elementos de juicio que en forma concatenada nos han venido ayudando a seguirle la pista a la conflagración. Heinz Dietrich, académico alemán, residente en México y figura estrechamente vinculada a la “Revolución Bolivariana” contribuye a nuestro análisis. También lo hace Elizabeth Burgos, intrépida antropóloga valenciana, residente en Paris y vinculada a la izquierda europea, quien siendo esposa de Regis Debrai, conoció de cerca a Fidel Castro y sabe bien de su obsesión por ver cristalizar un ancho movimiento insurgente en toda América Latina. Sigamos el sendero que nos marcan: 6 de noviembre, 2009Fidel Castro publica una reflexión titulada “La anexión de Colombia a Estados Unidos”.  Elizabeth Burgos. 8 de noviembreHugo Chávez “declara” la guerra a Colombia. “Compañeros militares, no perdamos un día en el cumplimiento de nuestra principal misión: prepararnos para la guerra y ayudar al pueblo a prepararse para la guerra, porque es una responsabilidad de todos (….) No pierdan tiempo, vamos a formar los cuerpos de milicias, los estudiantes, los trabajadores, las mujeres, todos listos para defender esta patria sagrada que se llama Venezuela, patria santa”.  Elizabeth Burgos 12 de noviembre –  Fidel Castro declara su propia guerra contra el Presidente Obama. “Pese a reconocerle sus méritos como profesional… y pese a ser “inteligente y rebelde, y haber sufrido la humillación y el racismo durante la niñez y la juventud”, “educado y comprometido con el sistema y con los métodos que lo condujeron a la Presidencia de Estados Unidos no puede resistir la tentación de presionar, amenazar, e incluso engañar a los demás.” Elizabeth Burgos El 20 de noviembre – Heinz Dieterich escribe una columna que encierra todo lo anterior “Parálisis Estratégica de Chávez-Lula-Correa ante declaración de guerra de Obama.” “Cooptada la nomenclatura, sería pensable que líderes históricos revolucionarios, como Wilmar Castro, José Vicente Rangel, Jorge Giordani, Alí Rodríguez et al, hablen en grupo con el Presidente para hacerle ver que el Titanic va otra vez hacia el iceberg. “Los movimientos sociales serían otro interlocutor político posible del Presidente; pero, al no tener una coordinación nacional, no pasan el umbral de poder necesario para ser aceptado como interlocutores. Y lo mismo sucede con los intelectuales. Agotado el escenario interno queda un solo actor externo capaz de convencer a Hugo Chávez; el decano de la Revolución latinoamericana: Fidel.” ¿ARMAS PARA LAS FARC? Mientras a la vista de todos se produce esta secuencia de “confesiones”, habrían venido entrando al país, procedentes de La Habana y Cienfuegos y en Buques de la Armada venezolana, tripulados por cubanos, importantes cargamentos de armas convencionales que no podrían estar destinados a la FAN. Esto es lo que se desprende de una denuncia hecha pública en este Semanario por nuestro columnista Buenaventura Noriega. Despojado de su lenguaje coloquial, leamos lo que en esencia el columnista nos dice. “…. cosas extrañas están pasando en la Base Naval de Puerto Cabello, entran camiones vacíos y salen súper cargados…La primera vez que los vieron fue a fines de septiembre… la operación la dirige  el general del Comando Estratégico Operacional, con agentes de inteligencia militar y personal cubano que viene en el T61 y el T64, que son los buques de transporte de la Armada…  se trata de armamento que traen de Cuba… son armas pequeñas, livianas, municiones y explosivos, que no pueden ser para la FAN… La única explicación… es que son para la guerrilla colombiana… no quieren que aparezca armamento venezolano en manos de la FARC, como ocurrió con los cohetes suecos. … Señalan que en el último embarque trajo… minas… he visto entrar esos barcos (T61 y T64) por la rada”. Buenaventura Noriega Difícil es discernir las intenciones ulteriores de estos movimientos. ¿Acaso apuntalar la debilitada guerrilla colombiana? ¿Acaso armar nuestra propia FBL (Frente Bolivariano de Liberación), cuya primera incursión en territorio venezolano ocurrió tres meses antes de la intentona militar del 4 de febrero de 1992? ¿Acaso aprovechar el conflicto armado para incorporar a la milicia bolivariana, contingentes guerrilleros colombianos, curtidos tras cincuenta años de guerra interior? ¿Acaso crear las condiciones que conduzcan a un estado de guerra que permita suspender las elecciones de 2010? ¿Acaso crear las condiciones para que, al margen de las Fuerzas Armadas de cada país, las dos naciones se vean envueltas en una guerra sin fronteras? ¿Hacia dónde vamos?  La absurda muerte el día martes de un estudiante tachirense víctima de supuestas escuadras estudiantiles bolivarianas es un acontecimiento adicional de la guerra que ya se libra a lo interior de Venezuela. ¿Hacia dónde vamos? Una sola cosa tenemos clara: Hacia la paz no es.

 
Jesús HerasNo photo
Top