Regañando al PSUV

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Caminando con Carlos Lozano
Carlos Lozano

Los regaños del Presidente fueron un duro campanazo de atención a funcionarios de su administración y a dirigentes de su partido, por la precisión y severidad de los reclamos, con amenazas directas y el asomo de claras de sanciones.

Mucho se ha hablado sobre la incompetencia, los desaciertos y los descuidos del equipo de gobierno y de gobernadores y alcaldes chavistas. Pero este domingo el Presidente les expresó directamente a los presentes en el público del Aló Presidente, que no tenían que estar allí sino en sus estados, pendientes de todo.

Lo aclaró con nombres y apellidos, para que no quedase duda de que no son tiempos de adulaciones, sino de centrar toda la atención en resolver problemas y en ejecutar y supervisar personalmente obras y programas que, en unos casos más, en otros menos, marchan lentamente o no marchan. Con mayor severidad reclamó -y de hecho amenazó con duros castigos como exposición pública y destitución- la lentitud, por no decir abulia, de los funcionarios de primera importancia del PSUV.

08_MG_0220d_0Los tiempos se han puesto difíciles para Chávez, y no va a disimular con su propio impacto popular, los descuidos y las incompetencias de los funcionarios que no están haciendo el trabajo. El Presidente y jefe del partido no se culpó a sí mismo, ni tenía por qué hacerlo.

La imagen del mandatario y la de su gobierno están en su peor momento, agobiadas por fallas que se traducen en desencanto de la población. Con otras palabras, Chávez precisó que un funcionario nombrado o electo puede ser político pero no puede estar politiqueando, y dejó mal parados a gobernadores y alcaldes que se impusieron en el reciente proceso electoral interno del PSUV, también como delegados. El regaño fue claro para ellos y clarísimo para la militancia.

Chávez definió su trilogía del poder. Un Presidente que tiene el mando supremo y establece el programa y el camino, una estructura ejecutiva electa y nombrada que desarrolla los elementos de ese programa, y un partido que da el soporte, la difusión pública y la base popular sociopolítica.

Y eso lo estableció en un contexto en el cual ha quedado claro que, no importa lo que haya pasado o se haya creído hasta ahora, Chávez no va a sacrificar el desarrollo de su propuesta por ser condescendiente con amigos.

carlos@carloslozano.com

 
Top