Más necesario que nunca

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano
carlos@carloslozano.com

Muchos jóvenes con interés político probablemente no conocen a Eduardo Fernández, pero deberían preguntarse por qué fue específicamente mencionado por Chávez como un adversario con el cual le gustaría rivalizar. ¿Fue acaso una de tantas ocurrencias de Chávez o una manera de mostrarle a la oposición la falta -al menos según él- de dirigentes de gran peso, no sólo en la popularidad, sino en su preparación personal?

Eduardo Fernández

Eduardo Fernández

Esa es justamente la diferencia fundamental. Ser popular es un camino necesario para llegar al poder, estar preparado es la base imprescindible para ejercerlo con eficiencia y probidad. Un amigo común, que en una oportunidad nos acercó, me señaló algo que me llamó mucho la atención: “Eduardo es el venezolano mejor preparado para ser Presidente”. Es ya historia vieja en Venezuela la falta de preparación de políticos que han llegado al poder con el apoyo de amplios sectores, pero que al ejercerlo resultan dolorosos fiascos.

Y no es que no haya sido popular, es el candidato que ha logrado el mayor número de votos para Copei en su historia, cuando perdió por aquel voto cómplice y facilista que prefirió a Carlos Andrés Pérez, cuando una mayoría de venezolanos perdonó todas las fallas de su primer gobierno y sólo imaginó que volverían con él los tiempos de riqueza y dinero de los años setenta.

A diferencia de los jefes de partidos venezolanos, tuvo la generosidad de apartarse cuando la realidad lo impuso, dejó paso a otros candidatos y pasó al muy bajo perfil que actualmente mantiene, cuando entendió que la praxis política de una población empeñada en ir contra los partidos, exigía dirigentes nuevos.

Jugará un papel sustancial si la transición es democrática, como el país de hoy está exigiendo ahora mismo. No se trata simplemente de que vuelva a ser o no candidato de Copei, sino de que es uno de los políticos más serios y profundamente formados del país, con alto prestigio internacional, de ésos en la Venezuela actual tenemos, lamentablemente, demasiado pocos. Desconozco si la Mesa de la Unidad, e incluso el Copei actual, lo están consultando. Si no lo están haciendo, deberían hacerlo.

Es posible que Eduardo Fernández haya optado por un bajo perfil, pero se mantiene muy activo en el trabajo diario, formando dirigentes no sólo para Copei, sino para la política venezolana. Y con un maestro así, debe estar creciendo, silenciosamente, una extraordinaria generación política.


 
Top