2010 dudas y certezas

Yván Serra Díaz

Yván Serra Díaz

Periscopio

Yván Serra Díaz*

2009 no fue un año bueno para Venezuela. La reforma que permite la reelección indefinida pone en riesgo la democracia, la ley electoral aprobada tiene el mismo efecto. Cercenar las competencias de los gobernadores y alcaldes, quitarles recursos y profundizar el centralismo, trae consigo mayor ineficacia en la gestión pública. Quitar espacios al sector privado hace a la población más dependiente y al estado más ineficiente. Mientras el gobierno dice que va a tomar el toro por los cachos en materia de seguridad, los muertos siguen allí. Los servicios públicos se afectaron con racionamientos de electricidad y agua potable. Pagan los platos rotos los centros comerciales y sus usuarios. El servicio de salud fue prácticamente abandonado por el gobierno quien sólo presta mediana atención al programa de Barrio Adentro. Todo esto en un ambiente de estanflación, es decir la combinación en un mismo momento de recesión económica con subida de precios.

2010Pero qué decir del 2010. No hace falta ser Adriana Azzi, para saber que el gobierno aumentará el gasto público en una coyuntura petrolera favorable, por tanto la inflación seguirá siendo el peor de los males económicos del presente año. Tampoco hace falta ser Hermes para saber que se mantendrá el clima de desconfianza y desinversión en la economía por parte del sector privado. Tampoco tengo dudas que el gobierno seguirá dando muestras de incapacidad en su gestión y resolverá algunas cosas a realazos, otras con pañitos calientes y mucha propaganda para dar la impresión de lo que no es.

No hace falta ser Walter Mercado para saber que el CNE tomará decisiones que apoyarán consecuentemente la posición del PSUV, que las circunscripciones electorales serán diseñadas para favorecer al gobierno y que se hará la vista gorda con el ventajismo oficial y el uso de los recursos públicos en la campaña electoral. Tengo la creencia que la oposición presentará un escenario de unidad casi perfecta y que en los lugares que se presenten candidaturas fuera de la alianza no tendrán el favor del electorado.

Sólo tengo una gran duda y es que la oposición pueda concretar una estrategia electoral ganadora y unificada, con una propuesta que cautive la población de los No Alineados y una organización que pueda contrarrestar la posición de ventaja del gobierno. Si ésta no se concreta tendré la certeza de que la Asamblea Nacional seguirá siendo roja rojita.


* Licenciado en Estudios Políticos UCV

www.periscopio2.blogspot.com

 
Top