La Costa carabobeña está que arde

¡Palo abajo!   Al mejor estilo propagandístico de la URSS en tiempos de la Guerra Fría, los seguidores del chavismo no encuentran cómo justificar la devaluación del bolívar y los racionamientos de agua y electricidad. Resulta risible como el presidente Chávez, sus ministros, diputados y demás funcionarios, tratan de decirle al pueblo que la caída de la moneda es para favorecerlo y para reactivar la economía, cuando en verdad, el costo de vida aumentará el doble o más y la compra de un carro será un sueño irrealizable. La crisis de los servicios más importantes ya nadie cree que es por culpa del fenómeno climatológico “El Niño” sino más bien por la desinversión. Lo revela la última encuesta de Datanálisis: Popularidad de Chávez cae por racionamiento de electricidad. Lo que en buen criollo traduce que Hugo I viene palo abajo, que en definitiva significa lo mismo que Cuesta Abajo… como dice el tango de Gardel.

¡Palo abajo! Al mejor estilo propagandístico de la URSS en tiempos de la Guerra Fría, los seguidores del chavismo no encuentran cómo justificar la devaluación del bolívar y los racionamientos de agua y electricidad. Resulta risible como el presidente Chávez, sus ministros, diputados y demás funcionarios, tratan de decirle al pueblo que la caída de la moneda es para favorecerlo y para reactivar la economía, cuando en verdad, el costo de vida aumentará el doble o más y la compra de un carro será un sueño irrealizable. La crisis de los servicios más importantes ya nadie cree que es por culpa del fenómeno climatológico “El Niño” sino más bien por la desinversión. Lo revela la última encuesta de Datanálisis: Popularidad de Chávez cae por racionamiento de electricidad. Lo que en buen criollo traduce que Hugo I viene palo abajo, que en definitiva significa lo mismo que Cuesta Abajo… como dice el tango de Gardel.

RODÓ EN LA BARRA

BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)
abcbuenaventura@gmail.com

A un año de su vil asesinato recordamos a Orel Sambrano

No puedo evitar recordar en este momento, cuando iniciamos un nuevo año, el vil asesinato de nuestro amigo y director editor de ABC de la semana, Orel Sambrano. Evoco con pasmosa claridad la voz trémula, cargada de desconcierto y con marcado dolor, de una amiga que por casualidad se encontraba a pocos metros del lugar del crimen. Alguien la llevó de parrillera en una moto y vio a Orel tendido sobre su propia sangre frente a una tienda de videos. Ella, desesperada -me imagino con lágrimas en sus ojos-, me iba narrando por su celular la escena que tenía ante sus ojos. A un año de distancia confieso que me quedé paralizado y apenas podía balbucear palabras. Pero de ipso facto recordé nuestra última conversación a escasos días de la Nochebuena. Con su amplia sonrisa me indicó que iba a pasar las vacaciones de diciembre en Margarita. No puedo olvidar que en algunas ocasiones le dijeron sus allegados que tuviera cuidado, que bajara el tono de sus escritos. “Tengo que hacerlo. Yo no puedo permitir que Valencia caiga en manos de gente de la peor calaña”. Ese día de nuestra última conversación fue él quien me pidió que me cuidara. Habló de proyectos, pero nunca supe la razón de esos planes, a lo mejor algo bueno hubiese surgido de su inquieto cerebro. Por tantas cosas buenas que hizo Orel por el periodismo combativo y decente, es una obligación para los periodistas y para todos sus amigos, comprometidos por alcanzar una Venezuela sin violencia, recordarlo a un año de su forzada desaparición física, a manos de un sicario alquilado por gente vil y canalla. No queda otra que recordar su sonrisa, el bigote que siempre acariciaba con la mano derecha y su infaltable ¡Manífico!

La revancha roja de Miguel Flores

Después de un año de espera, Miguel Flores, de Irapa, estado Sucre, pero criado en Puerto Ordaz -según datos aportados a la red por Cupertino Flores Rojas-, pudo alcanzar la presidencia del Consejo Legislativo de Carabobo. Entre Flores y Martínez existe un enfrentamiento ya no tan silencioso. Ambos llegaron al CLEC provenientes del Concejo Municipal de Valencia. Martínez fue presidente del cabildo y Flores trabajó como secretario de la Cámara. El año pasado, Miguel que también fue sub-contralor de Valencia, no pudo cristalizar sus aspiraciones, pero se propuso llegar a la presidencia y superó a Martínez que tiene cuadrados 4 votos dentro del CLEC. Además, Flores ha venido jugando cuadro cerrado con Ameliach y el viejo Agüero. Unos dicen que Martínez y sus seguidores esperan el mejor momento para pasar factura. Eso es lo que se comenta en los pasillos del parlamento regional. Otros señalan que el PCV con Sixto y Getulio, continuamente marginados, también esperan el mejor momento para hacer valer sus derechos. Mientras tanto, los diputados de Prove podrían, sin proponérselo, ser los grandes electores en el enfrentamiento que apenas comienza.

La Costa carabobeña está a punto de arder

No puedo ocultar que se me aflojan las pantorrillas cuando me acerco al negocio de la negra Tomasa. A full chola llegué demasiado rápido a Puerto Cabello. “El Fairlane se comió la autopista”, dice risueño mi compadre Hermenegildo Riera al bajarse de mi potente nave. Si antes me temblaban las pantorrillas ahora me tiembla todo el cuerpo al tener frente a mí a la voluptuosa Tomasa, quien al verme en aprietos susurra: “sancochito, mi amor”. A Hermenegildo quise darle un carajazo cuando dándosela de gracioso exclamó: “compadre, usted como que tiene la calambrina”. Para no seguir en aquella incomodidad, Tomasa comenzó a decir que “a lo macho fue instalada la directiva del Concejo Municipal de Puerto Cabello. El estilo abusivo de Rafael Lacava se extendió a Morón y ya vieron lo que pasó”. Tomasa trae dos hervidos y arepas calientes. Agrega que en Morón le están desconociendo sus derechos a cuatro concejales -la mayoría de 7-, ya que no los dejaron instalarse y elegir la nueva directiva. Tomasa señala que en esta operación está metida la mano de Lacava. Los ediles de Morón al igual que los defenestrados en Puerto Cabello, tienen que reunirse en plazas porque bandas chavistas les impiden el acceso a las instalaciones municipales.

Lo mismo ocurrió en Güigüe y en Tocuyito, mientras el juez Oscar León Uzcátegui, quien tiene en sus manos esos casos, nada decide.

Tomasa regresa a la mesa con dos pargos fritos, abundante ensalada y tostones y sigue en busca de una jarra de papelón con limón, mientras Hermenegildo y yo, la vemos a nuestras anchas. Los ojos se solazan -nosotros también con lo que vemos-, pero aprovecho de darle un codazo a Hermenegildo mientras lo conmino a que mastique el tostón que se quedó paralizado en su boca. Tomasa augura tiempos difíciles en el litoral porteño, mucho más ahora después de la devaluación. Nos contó que los trabajadores portuarios agrupados en la UNT tomaron las calles  para exigir sus derechos. Alexis Pacheco, coordinador de la UNT, le confió a Tomasa que “el agua del vaso está a punto de derramarse”. Y es que a los portuarios les desconocen el pago de utilidades, horas extras y vacaciones. También en la Refinería El Palito hubo una manifestación pública porque les quieren eliminar la retroactividad y perder los beneficios de un año de contrato y aprobar un aumento pírrico. A los empleados no les aumentan desde hace tres años y muchos están renunciando. Tomasa coronó la comida con un helado de coco. “Es para que se refresquen porque la Costa está que arde”. Y tú también, dije para mis adentros.

Noti Rápidas

Sueños tigreros: En el restaurante del Club Internacional, sitio obligado de quienes gustan de la buena cocina, el dirigente Miguel Parra, ejecutivo del Instituto de Formación Democratacristiano ( IFEDEC), aseguró que existe una fuerte corriente dispuesta a analizar la posible candidatura presidencial de “El Tigre” Eduardo Fernández. En la mesa estaban los directivos Juan Carlos Mucci, Enrique Mijares, Jesús Lozada, entre otros. A lo dicho por Parra, Mijares comentó en voz baja: “no por madrugar se llega primero”.

Entre primera y segunda: En el poco tiempo que tiene en Valencia, Alberto Álvarez López se ha movido entre UNT, partido del cual fue interventor, pero de cuya dirección voluntariamente se separó, y Proyecto Venezuela, con cuyo fundador AAL ha logrado una relación cercana. Sin embargo, su indefinición algunos la toman por ambigüedad, generando suspicacias en ambas organizaciones y en la juventud universitaria.

 
Top