Medidas económicas están llegando tarde

Enfoque

Leopoldo Puchi

elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Lo más natural del mundo es que si la gente sabe que van a subir los precios de los productos importados salga a comprarlos y haga sus respectivas colas. No es ninguna perversión, como pretenden algunos voceros del gobierno, sino sentido común. No es ofendiendo o criticando a los que compran que el gobierno va a recuperar popularidad.

"El gobierno está en plan de reactivar la economía, pero los efectos de la devaluación, sin otros incentivos a la inversión, pueden ser nefastos".

"El gobierno está en plan de reactivar la economía, pero los efectos de la devaluación, sin otros incentivos a la inversión, pueden ser nefastos".

Tampoco es diciendo mentiras que se puede explicar la devaluación, como pretende Giordani, para quien lo que se va comprar a 4,30 “no es necesario”. ¿Acaso es un lujo un televisor? Con las metidas de pata de estos voceros el gobierno no necesita enemigos.

Hay dirigentes del PCV y del PPT que están abiertamente contra Chávez. Unos por un tumbao democrático y otros porque son más comunistas que Stalin. Pero, en general, estas organizaciones están con Chávez, por lo que no se entienden las exclusiones de las que son víctimas sus dirigentes. Por ejemplo, Oscar Figuera, que ha sido leal, no puede pagar por los desplantes de Jerónimo Carrera, ni el PPT se puede quedar sin diputados sólo porque Rafael Uzcátegui crea que es mejor dirigente que los líderes del PSUV.

Así como hay  responsables de la quiebra de los bancos, y están presos, así también tiene que haber responsables de que no haya electricidad. Si había dinero, ¿quién paralizó las inversiones? ¿Dónde se trancó el serrucho? Si no aparecen los culpables no van a convencer a nadie de nada.

Flash NEGRO

Es difícil creer que la Fuerza Aérea de Estados Unidos sea tan pirata como para que sus pilotos se salgan de ruta con tanta facilidad sin darse cuenta. Lo más razonable es pensar que se trata de una acción premeditada, para presionar sobre la oficialidad venezolana. Habría que ver cuál es el plan. Pero lo que sí resulta incomprensible es que la oposición venezolana permanezca nuevamente muda. ¿Está de acuerdo? ¿En descuerdo? ¿Pío? ¿No pío? De nada sirve un voluminoso programa de política internacional si no se dice nada en las situaciones concretas, que son la verdadera prueba del platico.

Los analistas internacionales partidarios del gobierno, como Heinz Dieterich,  dicen que con lo mala que es la gestión, cualquiera puede ganarle a Chávez, hasta una Violeta Chamorro. Por su parte, los analistas partidarios de la oposición, como el “Centro Strafor”, señalan que con tantas divisiones y limitaciones la oposición no podrá ganar en mucho tiempo. Si todo esto es verdad lo que tenemos es una fenomenal carrera de incompetencias.

La oposición tiene meses diciendo que el bolívar está sobrevaluado y que había que hacer un ajuste. Ahora que el gobierno lo ha hecho, ¿qué opina la oposición? Es lógico que critique al gobierno por haber llegado a esta situación y por tomar decisiones de una manera tardía. Pero, ¿cuál es el plan alternativo?

"Oscar Figuera no puede pagar por las opiniones de otros dirigentes de PCV".

"Oscar Figuera no puede pagar por las opiniones de otros dirigentes de PCV".

DESDE LA SALA SITUACIONAL

Rectificación económica

Con la devaluación hemos pasado rápidamente de los pronósticos a la realidad. La bola de cristal se desvanece y los hechos ocupan su lugar. De los recientes anuncios puede deducirse que el gobierno ha decidido concentrar sus esfuerzos en ganar las parlamentarias y que el escenario de una suspensión de las elecciones pasa a un segundo plano.

Las medidas con las que se inicia el año son de rectificación de las políticas públicas. Considera Chávez que sólo mejorando el desempeño podrá conservar el respaldo popular, por lo que ha diferido medidas de carácter revolucionario y decidido concentrarse en los problemas económicos, de inseguridad y corrupción. Intenta resolverlos para mantener una base social que le permita hacer frente tanto al escenario de una intervención violenta externa como al de las elecciones del 26 de septiembre.

Al encarcelar a representantes de la boliburguesía, Chávez mejora su imagen frente al problema de la corrupción. Por primera vez el Presidente ha hablado de inseguridad y ha colocado la lucha contra la delincuencia en las prioridades de su “Campaña Admirable”. Ahora, es el turno de la economía.

Una de las medidas de rectificación en materia económica ha sido la devaluación, a la que Chávez se había resistido durante demasiado tiempo, a pesar de que se la aconsejaban todos los economistas, de gobierno y oposición. Con un dólar anclado de manera ficticia en 2,15 la economía no se iba a recuperar nunca, porque la sobrevaluación incita a las importaciones, con productos más baratos que los elaborados internamente.

Toda devaluación es mala porque aumentan los precios.  Pero el gobierno, en el plan de reconquistar la popularidad, sopesó qué lo perjudicaba más y ha apostado al esquema de una recuperación económica que le pudiera dar dividendos electorales, frente a la otra opción, de mantener la situación como estaba, con el costo político que eso representaba.

¿Logrará el gobierno enderezar la carreta económica? Esto está por verse, porque las medidas llegan tarde, porque tiene sobre sus hombros la responsabilidad de la crisis que se produjo a pesar de los inmensos ingresos petroleros y porque no hay seguridad en que se le pondrán las otras tres patas a la mesa: incorporación del sector privado, plan de inversiones en agricultura e industria y control del gasto público.

 
Top