Economía en electroshock

Marcos T. Cabrera

PLUSVALORES
MARCOS T. CABRERA

La crisis eléctrica, ahora devenida en emergencia por decreto presidencial, puede ser analizada desde diferentes ópticas y por medio de teorías, leyes, principios y conceptos de comprobada validez.

Teoría General de Sistemas:

Todo sistema o subsistema requiere una inyección continua de energía para contrarrestar su deterioro y desgaste natural por efecto de la entropía.

El subsistema eléctrico nacional ha requerido un mantenimiento, que por no haberse ejecutado, no ha permitido preservar su nivel de capacidad operativa. Igualmente ha sido casi inexistente inversión en recursos técnicos y financieros para aumentar dicha capacidad nominal.

Un subsistema eléctrico nacional deficiente e insuficiente como fuente primordial de energía, inevitablemente afectará otros subsistemas con los cuales se mantiene en interdependencia como son el económico y el político, dentro de un sistema nacional global interconectado.

Teoría de la Catástrofe:

La muchas veces imperceptible acumulación de causas puede producir cambios repentinos y bruscos del comportamiento o de los resultados del subsistema y se puede llegar a cierto punto en que ya no es posible volver a la situación inicial tan fácilmente. El colapso se hace inevitable. No se pueden violentar los tiempos para revertir la situación.

La crisis en el sistema eléctrico nacional tiene una serie de consecuencias en resonancia negativa que se despliegan en progresión geométrica sobre los otros subsistemas productivos.

Teoría Económica:

El precio es el principal parámetro de control de la demanda y de la oferta. Una acertada política de precios, sin el componente punitivo, es esencial.

Los altos niveles de tomas ilegales (30% aproximadamente) que pagan los usuarios formales impide la correcta retribución de las inversiones.

Los incentivos económicos en pro de un sector eléctrico productivo y creciente apuntan en las direcciones incorrectas. La  posible existencia de corrupción en sus más diversas formas tergiversa la sana y equilibrada interacción de las variables económicas elementales.

El intento de solución por los individuos y empresas mediante la adquisición de  plantas individuales no es eficiente ya que su tendencia va en contra del concepto de economía de escala. El costo del impacto sobre la economía en general y sus sectores productivos es extremadamente alto.

Teorías Gerenciales:

No hay sector productivo que funcione adecuadamente sin planificación, organización, ejecución, control de gestión, mercadeo, atención al cliente, y oportuna adjudicación de recursos.

Hay que aplicar medidas preventivas para evitar que los gerentes alcancen  prematuramente el indeseado nivel de incompetencia definido en el Principio de Peter.

El aumento del consumo debería ser atendido y estimulado como una oportunidad de negocio, dentro de un enfoque empresarial moderno y bien entendido. La penalización al consumo es inadecuada y somete a los consumidores a una economía de guerra.

Gerencia Pública:

Es imperativa la evaluación de alternativas energéticas dentro del establecimiento de políticas de estado globales (petróleo, gas, electricidad termo e hidroeléctrica, energía eólica, solar, etc.), especialmente en un país con un inmenso potencial energético.

Hay que administrar con tino y en forma diferenciada los recursos energéticos renovables y los no renovables,

El consumo racional es una necesidad permanente y no debe convertirse en una emergencia compulsiva.

Hay un intolerable conflicto de intereses, cuando se habla de la posibilidad de funcionarios del gobierno convertidos en importadores y comercializadores de plantas portátiles y de emergencia.

La masiva estatización de la industria de la electricidad de hace tres años no se ha traducido en mejoras. Igual pasa con el 113 de Cantv.

La penalización del usuario por su consumo no debe ser política corporativa ni de estado.

La misma desorganización y falta de equidad en la planificación, operación y mantenimiento se observa dramáticamente en el mal implementado racionamiento, afortunadamente para unos y desgraciadamente para otros.

Teoría Política:

La situación es dilemática: Estatismo Vs. Descentralización, Civilismo Vs. Militarización.

Sistema  centrado en la acumulación de poder como objetivo subyacente, que todo lo explica hasta los absurdos del día a día, frente a unas instituciones débiles que  no han podido establecer barreras de contención.

Paradójicamente, la ineficiencia centralista del Estado obliga a una privatización indirecta e individualizada de los servicios como agua potable, seguridad, servicios médicos y ahora la electricidad, por parte de la población.

Conclusiones:

La transgresión de leyes y principios conlleva a consecuencias y resultados inevitables.

En el plano individual se produce un descenso acelerado en el nivel de calidad de vida.

En el plano político esto se traduce en ineficiencia e incompetencia en el cumplimiento de sus compromisos y ofertas, y en la natural pérdida de popularidad y de aceptación.

Por otra parte la economía se resiente básicamente por reducción de la capacidad productiva real del país.

La economía, y posiblemente la sociedad toda, necesita de otro tipo de electroshock para reaccionar positivamente y en una dirección que le convenga a todos.

 
Top