Chávez quiere rebautizar el Salto Ángel … o la fábula del lorito y el escorpión

Habla Hugo Chávez

Hugo Chávez y el lorito.

BBC Mundo

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pidió que la caída de agua más alta del mundo, el Salto Ángel, sea rebautizada con su nombre indígena.

El salto, que cae desde un tepuy -formación elevada, aislada y de cima plana, propia del macizo guayanés- por casi un kilómetro, se encuentra en el sur del país y lleva el nombre de un aviador estadounidense de los años ’30.

Se piensa que Jimmy Angel fue el primer extranjero en avistar el salto cuando sobrevolaba la región en 1933.

Chávez dice ahora que ese espectáculo de la naturaleza se debe llamar Kerepakupai Merú, el nombre ancestral utilizado por los habitantes originarios de la zona.

¿Cómo vamos aceptar esa tesis de que el salto lo descubrió un señor que vino de Estados Unidos en una avioneta?

El presidente venezolano sostuvo que miles de indígenas habían visto el salto mucho antes de que Jimmy Angel lo “descubriera”.

El salto Ángel inspiró en parte el salto del Paraíso, una caída fantasiosa en América Latina que figura en la reciente película animada de las productoras Disney y Pixar titulada “Up”.

Durante la transmisión de su programa semanal de televisión “Aló presidente”, Chávez le preguntó a los venezolanos: “¿Cómo vamos aceptar esa tesis de que el salto lo descubrió un señor que vino de Estados Unidos en una avioneta?”.

“¡Que nadie hable más de Salto Ángel! Eso es nuestro mucho antes de que Angel llegara ahí”, añadió.

El Salto Angel - La catarata más alta del mundo. Casi un kilometro de altura.

“¿Churún…qué?”

Sin embargo, el mandatario tuvo problemas pronunciando el nombre ancestral que propone. “Churún Merú” dijo al comienzo antes de recibir una nota de su hija para corregirse.

Después de practicar el nombre propio unas veces al aire, Chávez declaró finalmente que podía pronunciar Kerepakupai Merú.

En el idioma de los indígenas pemones Kerepakupai Merú significa “lugar más profundo”, mientras que Merú es “salto”.

El salto es uno de los atractivos turísticos más famosos de Venezuela y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Jimmy Angel murió a los 57 años, en 1956, en un accidente de aviación en Panamá. Sus cenizas fueron esparcidas sobre el salto.

En deferencia con el piloto, Chávez señaló que Ángel fue el primero en ver el salto… desde un avión, pero el nombre había que cambiarlo.

No es la primera vez que el presidente Chávez cambia nombres establecidos en el país. También rebautizó una montaña en Caracas y el nombre oficial de la nación a República Bolivariana de Venezuela.

En su programa de televisión dominical, “Aló Presidente”, el líder izquierdista protestó que se conociera al salto por el nombre del aviador estadounidense Jimmy Ángel y no por su origen indígena, que evocó como Churun Merú.

“Aunque me digan lo que me digan los amargados. Le cambio el nombre de Salto Ángel al Churun Merú otra vez. Que nadie hable más del Salto Ángel“, afirmó el mandatario.

El salto, ubicado en el suroriental estado Bolívar, es uno de los mayores atractivos turísticos del país sudamericano y ha sido usado para grandes producciones cinematográficas de Hollywood como “Aracnofobia” y “Up”.

“Eso es nuestro, mucho antes que Ángel llegara ahí (…). Eso es propiedad indígena, nuestra, aborigen. Lo que estoy diciendo es purita verdad y al que no le guste que se rasque“, apuntó.

Durante sus más de 10 años en el poder, el presidente Hugo Chávez ha cambiado el nombre oficial de Venezuela, de muchas instituciones estatales y hasta los símbolos patrios. Pero hoy le tocó el turno a la caída libre de agua más alta del mundo: el Salto Ángel.

HABLA El CANAIMERO

Mi nombre es Pedro Julián Padrón Caraballo. C.I. 9.880.690 y vivo en el Parque Nacional Canaima. Primera vez que hago esto en mi vida, ayúdenme a difundirlo por favor…

En relación a unas recientes declaraciones presidenciales en las que el Sr. Chávez manifiesta su “deseo”, que ya es una orden, de cambiar el nombre del Salto Ángel por el de “Churun Meru” quisiera manifestar lo siguiente:
Sr. Presidente, entiendo que cometa errores en profundas decisiones que comprometen al país económicamente, entiendo que su intolerancia lo hagan rodearse cada día de más y más “enemigos”, entre ellos yo, entiendo que en su infinita sabiduría no haya pegado una hasta el momento… pero NO entiendo como en una cosa tan elemental, trivial y sencilla como un nombre también se encuentre al borde del abismo de la ignorancia.

Hugo Rafael, el Salto “Churun” ¡ya existe!… es una hermosa cascada de casi 600 metros de caída libre que se encuentra en lo más profundo del “Cañón del Diablo” en el corazón del Auyantepuy, esta cascada forma el río “Churun”, del que  el Salto Ángel es afluente y así juntos llegar hasta el hermoso Carrao, al imponente Caroní y de ahí al Padre Orinoco.

¡Hugo!… Ser presidente no te acredita como un ser infalible, no tienes por qué sabértelas todas, si tan solo fueras un poco más humilde, más honesto contigo mismo…podrías entender que si te asesoraras con la gente que sabe antes de tomar cualquier decisión, sin duda alguna estaríamos mejor encaminados a un futuro más seguro.

En tu evidente rabia al gentilicio norteamericano, esa ira que no puedes esconder y que sin duda motiva esta decisión de cambiar el nombre del Salto Ángel, que se llama así en honor al aviador norteamericano Jimmy Ángel que en el año 1937 dio a conocer a la humanidad la existencia de la caída de agua más alta del mundo, es lo que te tiene al borde de cometer un doble error sin precedentes, El Salto Ángel también ya tiene nombre en la cultura Pemón, ellos lo llaman “KEREPAKUPAI VENA”, así que te pido por favor que no procedas en este otro capricho tuyo y dejes sin nombre al Salto Churun y le cambies el nombre a quien ya lo tiene.
Qué bueno sería que en vez de levantarte pensando en estas cosas tan elementales, te levantaras pensando en cómo proyectar a Canaima para que pueda estar al alcance de toda la humanidad, que te levantaras pensando en cómo hacer para consolidar a Canaima y su Salto Ángel, o Churun Meru, o Kerepakupai Vena o como quieras llamarlo… en un verdadero destino turístico, que te levantaras pensando en cómo proveer de manera económica todos los suministros que dicha población requiere, que después de regalarle aviones militares a Ecuador también hubieses regalado un par de avionetas para facilitar el traslado de los residentes de la comunidad indígena de Canaima… en fin!…. ¡qué bueno sería que te levantaras pensando en cosas importantes!… qué bueno sería que te levantaras pensando en que eres el presidente de una República repleta de gente inteligente, capaz y profesional…
Atentamente.

(firma)  Pedro Padrón, o el Guía de Canaima… o el venezolano… o el Canaimero…o como quieras llamarme.

Charles Brewer y el Escorpión

Habla Charles Brewer Carias[i]

Debido a que en el correo anterior muchos  de los receptores no pudieron abrir los links, tuve que  solicitarle a un técnico para que organizara mejor el sitio y ahora si se pueden abrir sin problemas… La carta adjunta es en respuesta a un amigo que cree que los indígenas (y Chávez)  tienen razón en querer cambiarle el nombre al salto.

Apreciado Stevie,
Realmente no comprendo lo que me quieres decir con esas frases arrancadas del aire que empleaste para contestar  mi afirmación referente a que por más respetables que sean los miembros de una etnia, estos no necesariamente conocen de todo y sobre todas las cosas.
Claro que se sabe muy bien que los Pemón conocieron montes como el Auyantepui o Audantepü a partir de su llegada al Hei Pun (la Gran Sabana) hace menos de 300 años, es decir por allá por 1790 (no antes), por lo que no resulta nada extraño que todavía quedan muchos saltos y cuevas que aún no han sido descubiertos, ni por ellos ni por otros hombres tan valiosos como cualquiera de ellos.
Pues bien, gracias al testimonio de los mismos Pemón que acompañaron a Ruth Robertson y a Alejandro Laime en 1949 para medir el Salto Ángel, es como conocimos que ninguno de esta etnia nunca, NUNCA, había entrado antes por el rio Churun. Y claro, también nunca antes habían distinguido ese salto entre los 53 saltos que lo acompañan en ese cañón, pero que ahora consideramos que fue dado a conocer por Jimmie Ángel (aunque este hubiese sido un piloto borracho), gracias a la información oral y escrita que se originó entonces, y que es el método que se emplea para dejar constancia de eventos importantes, desde que se instalaron entre el Tigris y el Éufrates los que emplearon la escritura cuneiforme para dar a conocer lo que hacían.
Te remití la secuencia histórica de todo el avistamiento que precedió al descubrimiento del salto, y se sabe todo lo que ocurrió es esa región minera entre 1937 y 1949, porque sobre ello se publicaron varios libros pero, al parecer tú no has leído nada sobre esto, o no te interesa, y por lo tanto, no  conoces esa historia.

Jimmy Ángel en el extremo derecho de la foto, preparándose para su aventura en busca de El Dorado.

Porque esa historia no puede ser cambiada Stevie, ni por Chávez, y ni siquiera por los Pemón, que aunque pueden ser respetables por algunas cosas, no se distinguen por mantener sus tradiciones, como se puede comprobar fácilmente, al ver que ninguno de los jóvenes conocen los nombres de las montañas que los rodean. Aunque si el nombre de los zapatos deportivos que quisieran tener, ya que sus valores han sido distorsionados casi irremediablemente por culpa de otros valores y deidades extrañas a su medio que fueron impuestas por las misiones católicas y el consumismo.  Es decir, que por más que los Pemón digan que ese salto es desde hace un par de años conocido entre ellos como Churún o Kerepacupai o vená o merú o cualquier otro nombre; todo eso es muy posterior al primer avistamiento y al descubrimiento del salto.
Mas aún si este salto hubiese sido conocido antes (un supuesto negado),  este nunca fue considerado como algo excepcional (solo resultó así después de que se midió); así es que su “descubrimiento“, es decir: el quitarle el velo que lo escondía, fue solo posible después que lo divulgara el aviador Ángel, y no Cardona, o Mundó, o Sanchez La Cruz, o Phelps, o Laime.

Con la arrogancia que me da el conocimiento, quedo a tu disposición para compartir algo de la historia que viví, ya que tuve el privilegio de conocer a varios de los personajes que participaron en el avistamiento de ese salto y que lograron con su tesón, que  este permaneciera descubierto.

Alejandro Laime, Ruth Robertson y Perry Lowrey midiendo la altura del Salto Ángel por primera vez en 1949

En temor del Salto

Supersticiones sobre los tepuyes hicieron del Salto Ángel un descubrimiento foráneo

Es un hecho bien explicado y conocido desde que los primeros exploradores que se acercaron al Roraima en 1838 y por quienes lo escalaron por primera vez en 1884, que los indígenas Pemón que han habitado toda esta región, tenían temor de las montañas y los saltos de agua.

En su libro, Ruth Robertson habla de múltiples negociaciones dirigidas por Alejandro Laime para convencerlos, en la exploración dentro del cañón del río Churún el 9 de mayo de 1949, tuvieron la precaución de pintarse muy bien la cara con ciertas líneas de protección, porque así evitarían los maleficios que podrían sufrir al entrar en ese río tan encerrado. www.codigo.com


[i] Charles Brewer-Carias. Explorador, escritor y fotógrafo, Ha dirigido sobre 200 expediciones a la Guayana venezolana, descubrió y exploró las cuevas del Cerro Autana en 1971, las Simas de Sarisariñama en 1974 y recientemente una cueva que lleva su nombre en el Chimantá-tepui. Habla la lengua indígena Ye’kuana, ha escrito ocho libros sobre sus descubrimientos en geografía, antropología, etnología, botánica y espeleología, y veinticinco especies de plantas, artrópodos y reptiles han sido nombrados como reconocimiento a su labor.

 

Artículos relacionados

5 Comentarios

  1. Jorge M. Gonzalez said:

    Soy estudioso de la vida de exploradores de siglos pasados a Venezuela. Particularmente he estudiado los detalles de la expedicion de Ruth Robertson. El amigo Charles Brewer tiene bastante razon y la evidencia indica que la primera persona que vio [en vuelo solitario el 18 de Noviembre de 1933] y dio a conocer al Salto fue Jimmie [NO Jimmy, como lo escribe el periodista de esta nota] Angel . Como miembro (VP) de la Jimmie Angel Historical Project y como Venezolano, no podria oponerme a que se nombre al salto en honor a la etnia de la region en la que esta, pero hacerlo sin una base seria, como pretende hacer chavez, no le da sentido ni honor a la etnia que vive en la region ni al pais. Los habitantes de la region de Kamarata (descendientes de aquellos que estuvieron con Ruth Robertson y Alejandro Laime en Mayo de 1949, para medir el salto y tomarle las primeras fotografias desde su base), conocen al Salto como Churun Vena. La historia del Kerepacupai ha sido descartada por Charles en alguno de sus escritos, (con razones bien documentadas). Para resumir, coincido plenamente con mi amigo Charles: quien le quito al Salto el velo de misterio que lo escondia, fue Jimmie Angel, nadie antes que el, de alli su nombre occidental: Salto Angel.

  2. Juancalop said:

    Por lo visto, este es uno de esos “misterios” que solo es develado por el rigor la documentación y de la investigación. Desgraciadamente, en la época de la comunicación a tiempo real y con la pasmosa credibilidad que da la internet, el largo, tortuosos, pero fructífero camino de la investigación es victima de los ataques de los “atajos” informativos.
    Efectivamente, he constatado personalmente las bajas culturales que el pueblo pemon ha sufrido con el tiempo. Por ejemplo, como puede constatar cualquiera que viaje a la Gran Sabana, su artesanía ha sido invadida por figurillas “hippies” que simbolizan supuestos dioses del bien, del mal, etc (creo hasta haber identificado algún símbolo Navajo de norte América) y me consta que ninguno de los jóvenes guías pemon con los que hable siquiera ha leído a Cesáreo Armellada. En realidad difícilmente sabían leer, como desertores escolares que eran. Asi que, ?como esperar que la transmisión de valores y conocimientos ancestrales funciones, si estos están muriendo con los ancianos, ante el desinterés de los jóvenes?
    En todo caso, la investigación dar la razón. Lo que se va a ver, no se discute, mucho menos para distraernos de problemas mayores.
    Saludos

    • IAN70 said:

      Estoy de acuerdo con Juancalop, en Venezuela hay problemas mucho más importantes por los que preocuparse que estar cambiandole el nombre al País o al Salto Angel.

  3. Maribel Cárdenas said:

    Aparte de ser cierto que en Venezuela hay muchas cosas que son PRIORIDAD, pienso que debe haber leyes que no puedan alterarse, un presidete, por ejemplo, debe dedicarse única y exclusivamente a lo que realmente es su trabajo, no debería tener poder sobre algunos asuntos como son o han sido ya (con este inepto, delincuente, y aprovechado) cambiar el escudo, la bandera, nombres. Y tantas nimiedades de las que se ha ocupado que no resuelven nada, se llevan GRAN parte de los fondos públicos y psicológicamente van dañando a la población. Esta es ua forma decente de opinar al respecto, porque la verdad ya ha logrado sacar la bestia que llevamos dentro, porque es insoportable tanto derroche de NUESTRO dinero que tanto sudor nos cuesta y entre él y los atracadores nos sacan tan alegremente.

  4. luisa León said:

    Debería ocuparse de los graves problemas que tiene Venezuela, pero como jamas le ha preocupado, el desvía la atención hacia aspectos patrimoniales, morales y memorables que forman parte de nuestra memoria histórica, afectiva y moral destruyendola porque en 11 años acabó con todo, empresas, agricultura, empresas básicas quebradas, profesionales sin trabajo, obreros en la calle, asesinos que nos llevaron a ocupar el primer lugar en homicidios en América Latina. Pero yo no me preocupo mucho por los cambios de nombres que ha hecho a lo largo y ancho de Venezuela ni por todos los murales de próceres y ridiculeses pintadas en nuestras calles, porque el día que salgamos de este monstruo vamos a restituir nuestros valores y memoria histórica, borraremos toda la marginalidad de sus murales cargados de pobreza mental, el nombrecito demagógico y populista de poder popular en nuestras instituciones desaparecerá para darle paso a denominaciones verdaderamente democráticas y cónsonas con un país moderno, nos llevará muchos años recuperar nuestra insitucionalidad sacandola de la ignominia a que la sometieron estos barbaros, lo vamos a lograr.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top