¿Se retira Cocchiola?

Francisco A. Bello Conde

Francisco Bello

El pasado lunes 15 de febrero, un buen amigo, visitó al empresario Miguel Cocchiola con la idea de contribuir con la consecución de la unidad opositora; se le pidió bajase el tono del discurso pero sobretodo se le reclamó su participación en acciones que poco contribuyen con la creación de un clima favorable dentro de la “alianza opositora”.

Sin quererlo, sin procurarlo, mi nombre apareció en la discusión y recibí una llamada en la que el empresario me retaba a presentar aunque fuese una prueba de su participación en la inhabilitación del candidato del 90% de los partidos opositores a la Alcaldía de Valencia en las pasadas elecciones, me refiero a Julio Castillo. Aseveró que si yo le mostraba “un documento, cualquier cosa que fuese más allá de la pura especulación”, él retiraría su aspiración a ser diputado a la Asamblea Nacional.

En declaraciones dadas a Notitarde el 19 de agosto de 2008, Santiago Rodríguez (jefe del comando de campaña de Cocchiola): “Desmintió que la Dra. Rebeca del Gallego de Machado, abogada de las empresas IMECA (Miguel Cocchiola) tenga que ver con la decisión de la Junta Municipal de rechazar la candidatura de Julio Castillo”; sin embargo, en la cuenta de la Sala Electoral de fecha 11 de agosto de 2008, se evidencia que la mencionada abogada, inpreabogado 11.594, asistió al diputado del PSUV en el recurso que inhabilitó a Julio Castillo, como puede constatarse en el expediente No AA 70-2008-000044 del TSJ.

Por otra parte, a mediados del mes de agosto de 2008, los abogados Francisco Hernández y Lyli López, titulares de las C.I. 7.110.498 y 8.809.573 respectivamente, acudieron al CNE a impugnar la resolución No 080814-24 donde se admitía la postulación de Henrique Fernando Salas como candidato a Gobernador, sorpresivamente, días más tarde, estos mismos abogados fueron quienes representaron a Miguel Cocchiola en su reclamo concerniente a las elecciones en Valencia, como consta en declaraciones del propio ex candidato en el diario Notitarde del 26 de noviembre de 2008.

Aquí está mi respuesta al reto que se me lanzó. Son evidencias irrefutables que involucran directamente a Miguel Cocchiola en las actuaciones judiciales que condujeron a la inhabilitación de Julio Castillo como candidato a la alcaldía de Valencia en 2008. Son pruebas del dominio público que van mucho “más allá de la pura especulación”.

No descarto que el señor Cocchiola, fiel a su palabra se retire de la contienda, haciendo de paso un aporte valioso para la construcción de una plataforma unitaria y para el futuro de la democracia venezolana.

 
Top