EL PODER DE LOS CLANES

El clan se prepara parala próxima acción.¡Qué nadie ‘jale’la cadena!

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio,  no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Me puse a leer la crónica de Alfredo Fermín y me trajo recuerdos del pasado. De los tiempos de las bandas armadas en Carabobo, cuando las contiendas se dirimían a tiros y los acuerdos se hacían en la oscuridad de la noche. Así sacaron a Nacho Acevedo de la gobernación de Carabobo. Era necesaria la complicidad de otro partido, o mejor del otro partido, para llevar a la revocatoria de su mandato, paso necesario para que el Presidente Lusinchi pudiera designar como gobernador al Capo regional.  El acuerdo se concretó en la oscuridad de la noche. No se sabe cual habría sido para la contrapartida recibida por el favor recibido, pero el pacto funcionó.

Los clanes al poder

Dice Fermín en su crónica dominical, la misma que hoy reproduce ese Semanario en su página 4, lo siguiente: Pero aquella godarria valenciana, que detenía el progreso, se transformó en clanes que buscan, desaforadamente, el poder político para fortalecer más su poder económico, por lo cual impiden, con alianzas ocultas, que el electorado escoja libremente a sus gobernantes…” Lean ustedes directamente, todo lo demás que dice, pero la verdad es que suena a lo mismo. Claro, la historia es circular. En los años 80, en Valencia imperaba un clan, un clan que – según me cuentan los que me visitan- se está activando calladamente, con sigilo, para ayudar al nuevo clan que ha surgido. “Por primera vez en 20 años tenemos la posibilidad de tomar revancha, habría dicho el viejo Capo con inocultable fruición.”

Claro, los capos de Carabobo de los’80 eran niños de pecho comparados con lo que hemos visto en los últimos años, comenzando por el pajarraco guariqueño, con cara de niño bonito, que acabó con todo menos con su buche. Pero ese pertenecía al conocido Clan de la Divisa. Pero cuidado con los clanes, pajarracos amigos, gente que me lee y gente que me aprecia, una cosa lleva a la otra. Pablo Escobar Gaviria llegó al Congreso colombiano como Senador suplente en 1982. Tenía 33 años de edad. Al momento de su muerte, once años después, tenía en su haber más de 4.000 muertos y, con una fortuna estimada entre los 20 y 25 mil millones de dólares.

No intento, queridos pajarracos, hacer comparaciones, sólo transmitirles que en esto del poder político, no hay que tomar las cosas a la ligera, porque las tentaciones son grandes y la gente honesta escasea.

El Brazo Largo del Pájaro Carpintero

Ha llamado poderosamente en los últimos días, lo largo de su brazo. Me refiero a lo largo del brazo del pájaro Carpintero. Y también su habilidad para volar con rapidez de un sitio a otro.

Los pájaros carpinteros, yo que los observo desde aquí en el descampado, son conocidos por la fortaleza de su pico y su capacidad para penetrar la corteza de los arboles más robustos es admirable. El martilleo del pájaro carpintero ensordece, y la velocidad del repiquetear también. Pero ¿brazos largos? Tampoco esa habilidad que ha mostrado el de aquí para moverse con la velocidad de un colibrí.

Debe ser que el Pajarano lo ayuda. Pero de ayudante no pasa. También, claro, de animador. También lo ayuda el Pájaro Áureo, que es un pájaro honesto, y que con todo y haber sido ferviente partidario de Águila Uno hace once años, ahora otras pasiones lo aprisionan. Digo todo esto porque de lo que si he advertido del Pájaro Carpintero, yo que observo con detenimiento a este pajarraco con especial atención, quizás por lo sonoro de su repiqueteo, es que se trata un personaje – las aves también son personajes- tenaz y como está acostumbrado a mandar e imponer su voluntad, no se detiene en nada y cuando pierde, siempre encuentra a quien culpar.

Pero cuando hablo de su brazo largo y de su rápido revolotear, me refiero a la agilidad como salió buscando una polarización con el Gallo para carearse con él, pero no en Carabobo, sino a nivel nacional. Claro, esta vez no tenía a Ravell a quien recurrir, como ocurrió el año pasado. Quizás por eso se buscó El Universal. Uno de los amigos que me visitó dice que fue asombrosa su velocidad de acción y reacción, no sólo como logró armar la tramoya, acusando al Gallo, que también tiene plumas, pero que siendo picatierra no daña mis cosechas, sino que después de dos reportajes, logró lo que nadie ha podido hacer antes, que diarios de Caracas y Valencia simultáneamente reprodujeran su comunicado sin quitarle ni un punto o una coma.

Les explico la secuencia según me lo contaron. Primero vino el boxeo de sombra, el en plan de víctima; luego una “primaria virtual” que le organizó el pájaro Áureo en su portal, pero como no ganó, para disimular pasó a la ofensiva, retando al gallo a medirse por otro circuito. Boxeo de sombra y nada más.

¿Que persigue el pájaro carpintero? Confieso que no lo comprendo.

Lo cierto es que el Pájaro Carpintero tiene un largo brazo, bien largo y lanza duro, bien duro. Además es curvero. Cuidado, Johan, tu Cy Young está en peligro.

Águila Uno

Águila Uno, convéncete que estás perdido. Ni trayendo a Ramirito lograste asustar a nadie. Primero se te fue Carrizalez, luego Henri Falcón. Bien interesante lo que señala hoy Jesús Heras en su editorial.

Te vengo diciendo que ya todo el mundo sabe que estás en tiempo de muda. Que tu pico ya no pica, tus garras ya no agarran y tus avejentadas alas, alto no te permiten volar. Necesitas rehacerte. Además, te ves hinchado y mofletudo jugando pelota para hacer ver que sigues siendo muy popular. Mentira, Águila Uno, bastante te lo advertí. Que bajaras de tu escarpada roca, que te acercaras al pueblo, que no abusaras de tu poder. Pero caíste en lo que caen aquellos que pierden la perspectiva. Hubris los llamaban los griegos. Fue lo que le ocurrió a Carmona, un hombre bueno que a punta de halagos terminó cometiendo la locura de auto juramentarse como Presidente de la República.

Pues bien, hubris es eso que le ocurre a los héroes – y tu eres un héroe- que luego de ganar grandes batallas, pierden la dimensión de sus propias limitaciones y sucesivas pifias lo llevan a su destrucción. En el hubris descansa la estructura de la tragedia griega. De allí que los romanos, que vinieron después, honraran a sus generales que regresaban victoriosos, pero a su espalda colocaban un esclavo que a cada momento pronunciaba la única frase que los podía salvar: “Recuerda que eres mortal”.

¿Alguna vez, Águila uno, te has detenido a recordar que nunca llegarás mas allá del mas allá?

Pablo Escobar

MENSAJES QUE LLEGAN AL DESCAMPADO

Pablo Emilio Escobar Gaviria fue el más poderoso narcotraficante colombiano conocido. También ejerció como político y fue elegido Senador suplente para el Congreso de la República de Colombia en 1982. También admiró mucho al revolucionario méxicano; Emiliano Zapata por su imagen de rebeldía y valentía ya que según él, era muy parecido al revolucionario mexicano.

Como líder del Cartel de Medellín, fue el máximo capo de la mafia colombiana. Organizó y financió una extensa red de sicarios y con sus actos terroristas (carros bomba en las principales ciudades del país) desestabilizó al país y se constituyó en uno de los criminales más buscados del mundo a comienzos de los años 1990. Murió abatido por la policía 17 meses después de haberse fugado de la cárcel

 
EspantapájarosNo photo
Top