Mel Gibson, ¿ángel o demonio?

El actor Mel Gibson, durante el estreno en España de “Edge of Darkness”.

El actor reacciona de formas distintas en sendas entrevistas sobre su polémico pasado reciente

Parece que Mel Gibson fuera dos personas distintas en sus últimas apariciones en los medios. Mientras que durante una entrevista hace unos días en un canal de Chicago el actor ofendiera en pantalla a un periodista por preguntarle por sus polémicas con el alcohol y sus malas costumbres, en una revista alemana reconoce que “la humillación pública” que ha sufrido ha conseguido hacerle “más fuerte” y reconoce haber atravesado una grave crisis vital y de identidad durante los últimos años.

En la revista alemana TV Movie, el actor de 54 años habla de su reciente participación en Edge of Darkness, película en la que vuelve a actuar tras cinco años de trabajar detrás de las cámaras. En la entrevista, el actor admite que dejó de salir en pantalla también por la crisis que vivió y explica: “Sentía que yo ya no era interesante y me sentía como un pan viejo. En una fase así, lo mejor es dar marcha atrás”.

Sin embargo, hace varios días, cuando se dieron a conocer las nominaciones a los Oscar, el canal de televisión de Chicago WGN entrevistó en directo al actor, que se conectó desde Los Ángeles y que, al parecer, no tenía una buena mañana.

Después de que Gibson contestara sonriente un par de preguntas, el periodista Dean Richards le preguntó: “¿Crees que el público te percibirá diferente tras las noticias que se han publicado sobre ti? Me refiero a los problemas de alcoholismo y antisemitismo, tú sabes de lo que estoy hablando”.

Ante la pregunta, el intérprete trató de contestar tranquilamente, afirmando que esas fueron noticias de hace cuatro años, pero poco a poco se fue calentando y recriminó al periodista su actitud: “He seguido adelante y al parecer tú no lo has hecho”.

Pero ahí no quedó el incómodo momento televisado. Al despedirse con un forzado Bye, bye, Gibson se volteó y murmuró despacio la palabra asshole, que en EE UU suena un poco más fuerte que pendejo o bolsa.

 
Top