Higuaín está suelto con el Real Madrid

El delantero del club merengue tiene el mejor promedio goleador de Europa

ELEONORA GIOVIO – Madrid

Nadie en Europa tiene mejor promedio goleador que Gonzalo Higuaín. El delantero menos mediático del Madrid subió el sábado su marcador personal a 16 tantos con un doblete, el quinto de la temporada. El larguero le impidió alcanzar a Villa y a Messi, con 17 dianas. Lleva el ex de River tres goles menos que Drogba (19), siete que Rooney (23) y tres que Di Natale (19), pichichi del calcio. Pero El Pipa ha jugado casi la mitad de los minutos que todos ellos: 1.233, frente a los 2.423 de Rooney, por ejemplo, y los 2.133 de Drogba.

De ahí que nadie supere su racha goleadora. El argentino marca un tanto cada 77 minutos; Messi y Villa uno cada 103 y 124, respectivamente; Rooney y Drogba uno cada 105 y 112, y Di Natale uno cada 109. En la Liga francesa, el máximo goleador es Niang, del Marsella, con 14 tantos (uno cada 123 minutos) y en la Bundesliga, Kiessling, del Bayer Leverkusen, con 13 (uno cada 165). Higuaín ha jugado menos que sus rivales europeos no porque la Liga haya empezado más tarde, sino porque ha sido frenado por dos factores. Primero, la indecisión de Manuel Pellegrini, que le llevó a rotar durante buena parte de la primera vuelta de la Liga. No se atrevía el técnico chileno a sentar a Raúl en el banquillo y tampoco a dejar fuera a Karim Benzema, un fichaje estrella de Florentino Pérez. Cuando El Pipa, fichado en su día por Ramón Calderón, reivindicó su titularidad a base de goles, tuvo un problema muscular que le mantuvo de baja tres semanas. Volvió frente al Espanyol y los 19 minutos que jugó le bastaron para demostrar su regularidad delante de la portería. Enchufó la primera pelota que le llegó.

Nada mal para un chico que llegó al Madrid con grandes problemas de lucidez delante de la portería y al que Bernd Schuster no consideraba un delantero en condiciones. “Nunca marcará más de 12 goles por temporada”, decía el alemán. Higuaín se ha soltado. Le da igual entrar por la izquierda que por la derecha. El sábado en Tenerife marcó un gol con la zurda y otro con la derecha, ambos al primer toque, y estrelló una vaselina contra el larguero. Más allá de su aportación goleadora, en el Madrid destacan su gran capacidad para ocupar los espacios y la personalidad con la que ha sabido llevar su proceso de adaptación. La mejor racha goleadora de Higuaín se ha producido en la temporada con más competencia: frente a Raúl, Kaká, Cristiano y Benzema, el argentino partía como el último delantero. “Nunca ha acusado la presión de tener que competir por el puesto. Con nosotros tenía delante a Raúl y Van Nistelrooy y no se acomodaba como otros. Tiene un carácter ganador y vive para el fútbol. No se despista nunca y, además, no sufre bajones, no tiene baches. Gonzalo siempre mantiene una línea regular en el ritmo de partido y en la intensidad de trabajo”, explica Manolo Ruiz, el segundo de Schuster.

Esa personalidad es la que conquistó a Franco Baldini en otoño de 2006 cuando viajó a Buenos Aires para ver en directo al jugador de River. “Tenía chispa en la mirada”, dijo el ex secretario técnico de Pedja Mijatovic, que cerró las negociaciones con el club argentino en diciembre de 2006. Ese desparpajo también conquistó a Jorge Valdano, quien todavía tiene grabado en la retina un gol de tacón que un joven Higuaín marcó a Boca en octubre de 2006. Ese carácter es lo que ha permitido al argentino pelearse sin hacer ruido. Y en el Madrid, ahora, le toman como ejemplo de lucha. Y, ahora, poco a poco, él también levanta la voz. Muy a su manera. Después del partido contra el Villarreal, cuando todos le preguntaban qué le había parecido que Xabi le robara el penalti a Cristiano, en plena lucha para el pichichi, dijo: “Yo también lucho para el pichichi y a mí nadie me pregunta…”. El sábado salió de Tenerife más cerca de Villa y Messi y más lejos del portugués (13 tantos), pero, en vez de presumir de ello, soltó: “Espero que la carrera con Cristiano sirva para ganar algún título”.

“Es un jugador tan maduro que es capaz de afrontar cualquier situación. Siempre está preparado y no se siente la clásica víctima…”, analiza un dirigente del Madrid. Madurez y personalidad. Y eso que a sus 22 años el argentino ni siquiera ha alcanzado todavía su madurez futbolística. Hay Higuaín para rato.

 
Top