Angel Di María se ganó Su puesto para el Mundial

Todavía con el partido en Munich 0 a 0, Angel Di María pareció contagiarse de esa figura que asomaba desde el banco de suplentes. Dibujó una apilada maradoniana para sacarse de encima a dos defensores alemanes y sacar un tiro que buscó el ángulo, pero que por un manotazo malvado del arquero Adler se estrelló en el travesaño. Poco después demostró que no se había conformado con eso, y sacó un pelotazo que se transformó en el pase del gol de Gonzalo Higuaín que puso el 1 a 0 definitivo.

En un panorama en que los talentos aparecen sólo esporádicamente, Angel Di María asoma la cabeza para que los seguidores del equipo de Maradona miren el futuro con algo más de optimismo. Despacito, este joven que se fue a Europa lejos de las grandes luces y que pasea su fútbol por el Benfica de Portugal, se metió en el corazón de la gente, que en la encuesta de Misión Mundial lo eligió con más del 35% de los votos como la gran figura del partido ante Alemania. Pero, más importante aún, se consolidó como uno de los elegidos del entrenador.

Claro que nada es casualidad. Más allá de no jugar en una de las ligas más importantes de Europa, el talento de Di María alcanza para que también en Portugal todos puedan ver lo mucho que da. Por eso ya demostraron interés en contratarlo para la próxima temporada nada menos que Barcelona, Real Madrid, Chelsea, Manchester United y Manchester City.

Extrañamente, también pueden ser tiempos difíciles para el chico surgido en Rosario Central. Porque es la hora de la ratificación y muy cerca está Sudáfrica 2010, donde todos esperarán que esté en el punto más alto de su carrera. Hasta ahora, en la primera prueba grande con la Selección, fue clave en el título de los Juegos Olímpicos en Beijing 2008 y convirtió el gol que le dio el triunfo a Argentina en la final. Como para demostrar que esa camiseta de tanta historia no le pesa.

 
Top