Pornografía, sexo y tecnología

David Cuen

Desde la creación de la web, la pornografía y el erotismo han acompañado el crecimiento de internet. Para algunos, los sitios pornográficos representan un negocio más en el mundo de la red, mientras que para otros este tipo de páginas deberían ser vigiladas celosamente y alojadas en un rincón de la web.

Esta semana no ha sido la excepción y ambos rubros han fomentado un fuerte debate tanto en la web como en el iPhone.

En lo que a la web se refiere, hace unos días un panel de arbitraje del Centro Internacional de Resolución de Disputas decretó que debía reconsiderarse la decisión que bloqueó la creación del dominio de internet “.xxx” sólo para adultos. Hace algunos años el ICANN (el organismo responsable de la regulación de los dominios) votó en contra de que se usará el “.xxx” al final de una dirección de internet. Pero con la nueva decisión dicho dominio, específicamente para sitios con contenido pornográfico o erótico, podría ser creado.

La resolución abre la posibilidad de que los contenidos de este tipo terminen en una especie de gueto digital. Quienes están en favor de esta medida aseguran que permitirían que un negocio que ya es una realidad siga prosperando, pero con controles más específicos ya que, al estar en un sólo dominio, sería más fácil prevenir que menores de edad tengan acceso a ese material.

Sin embargo los opositores a la creación del “.xxx” argumentan que se trata de una forma de censura que va en contra de la libertad de expresión existente en la red.

Vale la pena aclarar que en ninguno de los debates se defiende a los sitios con contenido sexual que además violan la ley, como aquellos que muestran abusos.

Pero la pornografía y el erotismo no sólo causan revuelo en la web; la telefonía celular ha sido en estos días otro campo de fuerte debate. Esta semana Apple decidió prohibir varias aplicaciones que “sugirieran contenido sexual” de la tienda que abastece al iPhone y al iPod Touch.

Según Apple, la medida se tomó tras recibir varias quejas de sus usuarios. En una entrevista con el New York Times, un ejecutivo de la empresa aseguró que en las últimas semanas habían recibido cada vez más aplicaciones con contenido “ofensivo” y que habían recibido varias quejas de mujeres que lo encontraban “degradante” y de padres preocupados porque sus hijos tuvieran acceso a dichas aplicaciones.

La noticia, sin embargo, causó revuelo en la blogósfera pues muchos usuarios se quejaron diciendo que Apple no estaba filtrando a todos las aplicaciones bajo la misma lupa. Playboy y Sports Illustrated -con imágenes de mujeres en bikini- continúan con sus aplicaciones en la tienda de la empresa.

Apple dice que permitió que algunas aplicaciones se quedaran porque provenían de “empresas reconocidas que ya habían publicado material con anterioridad y en un formato aceptable”.

Pero también se puede argumentar que la compañía de Steve Jobs teme que algunos productos puedan alejar de su mercado a familias, un sector al que quiere apostar fuertemente con su nuevo iPad que sale a la venta a finales de marzo.

Por su parte, la posible creación del dominio “.xxx” genera varias preguntas. ¿Hasta qué punto filtrar algunos contenidos para adultos es censura y hasta qué punto es protección? ¿Crear una zona roja en internet ayudará a frenar que menores accedan a la industria pornográfica?

O en el caso de Apple ¿es válido que una empresa filtre este tipo de contenidos a sus usuarios?

Es probable que ni una ni otra cosa cambien el destino de la pornografía o los materiales con contenido erótico, pero si apuntan en una nueva dirección que no está exenta de controversias.

Yahoo! anunció que integrará Twitter a varios de sus servicios incluyendo su correo electrónico y su página principal, permitiendo que los usuarios puedan leer y escribir tweets desde Yahoo!; China estableció nuevas reglas para sitios web personales que incluyen tomar una fotografía del creador antes de que la solicitud sea aprobada y Google enfrenta una investigación preliminar de la Comisión Europea por presuntas prácticas monopólicas en esta región del mundo.

 

Artículos relacionados

Top