El tigre en su jaula

Sergio Ramírez

Woods reconoció que era un adicto sexual, desorden compulsivo de la conducta que se equipara con el vicio de las drogas y el alcohol

SERGIO RAMÍREZ

Ignoro todo acerca del golf. Mis imágenes más lejanas de este deporte vienen de los días de la infancia cuando encontraba en los periódicos las fotografías del presidente Dwight Eisenhower montado en un carrito que lo llevaba a través del campo donde jugaba, y desde entonces supe que se trataba de una diversión propia de presidentes y de millonarios segregados en clubes exclusivos; y cuando repaso los canales de televisión me detengo a veces, con aburrida curiosidad, en los torneos que se juegan en esos terrenos de tarjeta postal que parecen maquillados, con verdes colinas, suaves hondonadas, estanques plácidos y tranquilas arboledas, siempre bajo un soleado cielo azul.

Pensé que difícilmente un ídolo de multitudes podría salir de la monotonía de los campos de golf, a lo Magic Johnson en el basquetbol, pero sucedió el milagro con la aparición de Tiger Woods, campeón absoluto de cuanto torneo existiera, cuya genialidad con el palo en la mano le creó una inusitada audiencia de televisión y un caudal de patrocinadores comerciales que pagaban por su imagen, lo que llegó a reportarle más de 100 millones de dólares anuales.

El mundo, además, se había vuelto al revés, porque se trataba de un negro de fe budista reinando en un plácido deporte de jugadores blancos.

Tiger, momento en que ofrece una declaración frente a un pequeño grupo de periodistas, amigos y familiares en la sede de la PGA Tour en Ponte Vedra Beach, Florida, 19 de febrero de 2010. En la cual admite publicamente que engañó a su esposa.

La imagen que se hizo trizas

La imagen deportiva que Tiger Woods vendía era la del caballero intachable, de costumbres rectas y austeras, buen esposo y buen padre de familia, el correcto vecino de al lado incapaz de la menor transgresión a las reglas de la moral puritana que es el gran fetiche de la cultura de la clase media en Estados Unidos. Y, de repente, esa imagen se hizo trizas.

Nada menos que el día de Acción de Gracias, el gran ritual anual de la familia norteamericana, un accidente de tránsito en las vecindades de su residencia en los suburbios de Tampa sirvió para descubrir una riña con su esposa, la modelo sueca Elin Nordegren, provocada por la revelación del primero de una serie de casos de infidelidad conyugal que pronto sumarían una docena. Las compañías que hasta entonces compraban su imagen le retiraron su patrocinio, desde la Pepsi Cola hasta Gillette, pasando por Nike, IT&T y General Motors.

De acuerdo con los especialistas en la materia, los accionistas de estas empresas perdieron, gracias al escándalo, entre 5 y 12 billones de dólares.

Woods reconoció que era un adicto sexual, un desorden compulsivo de la conducta que se equipara con el vicio de las drogas, el alcohol o los juegos de azar, y cuya existencia como categoría científica confieso que ignoraba, igual que sigo ignorando todo lo relativo al golf; y aceptó someterse a terapia intensiva en una clínica de Wickenburg, Arizona, el Meadows Rehabilitation Center.

Es una clínica especializada en el tratamiento de la adicción sexual, es decir, del vicio de las mujeres, como hay otra en Los Ángeles, el Sexual Recovery Institute, donde los pacientes se benefician de la compañía de otros pacientes con el mismo problema; y existen también programas de televisión dedicados al tema, como Rehabilitándose sexualmente con el doctor Drew.

Este médico sostiene que Woods no padece de adicción sexual, sino amorosa, y que, según su criterio, no es lo mismo, dado que el paciente sostuvo relaciones con sus numerosas amantes por largos meses, y no como cosa de un instante. “Aparentemente, siente la necesidad de ser adorado ¬dice el médico¬, verse reflejado en los ojos de esas mujeres, y que eso signifique algo en su vida”.

Un Tribunal Implacable

Faltaba el acto final. Woods salió con permiso de la clínica para presentarse ante el implacable tribunal de la moral pública y hacer su confesión, un acto litúrgico que se celebró en Pontevedra, Florida, delante de las cámaras de televisión, con la sola presencia física de cuarenta personas cercanas a él, entre ellas, en primera fila, su madre; pero, al contrario de lo que se acostumbra en estos rituales de purificación, faltó su esposa.

“He tenido affaires ¬confesó con rostro sombrío¬, fui desleal, fui falso”. Y no dejó registro sin tocar en cuanto al arrepentimiento por los pecados sexuales cometidos.

Sus implacables asesores de imagen y sus relacionistas públicos le exigieron ir a fondo en su strip-tease moral.

Pidió perdón a su madre, a su esposa, a sus hijos, a sus patrocinadores, a sus fans, a los jóvenes y niños que lo habían tenido como ejemplo, y lamentó haberse alejado de su fe budista. Pero todavía no había tocado fondo, sino cuando dijo: “Pensé que me podía salir con las mías en cualquier cosa que yo quisiera. Pensé que había trabajado duro toda mi vida y que merecía gozar de todas las tentaciones que me rodeaban. Gracias al dinero y la fama, no tenía que ir muy lejos para encontrarlas”.

Todos en la austera sala escuchaban sus palabras de contrición como si se hallaran en el recinto de una iglesia a la hora de un funeral.

No se concedió a él mismo ningún resquicio donde pudieran quedar escondidas fragilidades o debilidades humanas, haciendo profesión de fe en la perfección de conducta, como quien se azota los lomos con el silicio. Cumplía la rígida regla de que aquel entre los famosos, político, estrella de cine o deportista, que es descubierto en sus pecados de infidelidad, tiene que pagar con el arrepentimiento público. Es el precio del escándalo, y el gran tribunal que observa al penitente en las pantallas de televisión, desde los bares y restaurantes, y desde las salas de los hogares, exige la humillación total o nada. Igual que los grandes patrocinadores, que antes de restablecer su confianza comercial en la imagen del pecador, exigen que esa imagen sea debidamente lavada de culpas.

Su madre fue la única que pareció menos exigente, y más terrenal: “No ha matado a nadie, no ha hecho nada ilegal”, dijo al final del acto de fe. Y el tigre, con la cola entre las piernas, desapareció tras el cortinaje azul al fondo del escenario.

www.sergioramirez.com

Nota: Los intertitulos son nuestros.

 
Sergio RamirezSergio Ramirez
Top