Forajidos de pañuelo amarillo

REPIQUE
Mélida Qüenza Ponte

En las historias de vaqueros siempre están presentes los forajidos, los malos de la película, con el infaltable pañuelo para taparse la cara y no ser reconocidos y de esa manera eludir la justicia. En Carabobo tenemos unos forajidos que con su pañuelo amarillo se burlan de la ley cuando quieren, concretamente en el área educativa, el gobierno regional tiene un grupo de funcionarios forajidos que les importa un bledo las normas del Ministerio de Educación, los reglamentos y decretos del gobierno nacional, sencillamente desacatan los lineamientos que rigen la educación venezolana.

Los del pañuelo amarillo desafiaron abiertamente el año pasado a las autoridades educativas del país, al llevar a cabo unos concursos de credenciales para otorgar cargos a maestros que prestaban sus servicios bajo la figura de interinos. Mediante una resolución, el Ministerio de Educación había establecido que la titularidad en los cargos para educadores se obtienen a través de una evaluación, en la cual tienen participación los integrantes de las comunidades donde funcionan los planteles. Imponiendo la ilegalidad, la Secretaría de Educación del gobierno regional dejó sin empleo a más de 2 mil educadores, eliminó gran cantidad de cargos en áreas especiales como música, informática y artes en general -con lo que adicionalmente se desmejoró la calidad de la educación-, para finalmente otorgar las plazas a los favorecidos en los ilegales concursos. Conocido por todos es el movimiento de educadores interinos que con el apoyo de diversos sectores carabobeños inició una lucha exigiendo el reenganche de todos los afectados. Todavía hay más de 300 profesores en espera de que se haga justicia.

Más reciente es la incursión de los forajidos con los textos escolares donde se alteran fechas patrias y se hace proselitismo político. En los textos en cuestión se señala como Día de la Bandera el 12 de marzo. Todos sabemos que oficialmente esa celebración fue cambiada para el 3 de agosto. Igualmente ocurre con el 12 de octubre que aparece como Día de la Raza, omitiendo el cambio que se hizo a Día de la Resistencia Indígena.

La otra “gracia” contenida en los textos repartidos en las escuelas por la Secretaría de Educación es la colocación del ya conocido logo con un sol que identifica al partido Proyecto Venezuela.

No se trata de aplicar la viveza criolla, de aprovechar las oportunidades o de, como dicen algunos, que la cuestión es política y en política todo se vale. Se trata de algo muy serio como es la educación de miles de niños.

 
Top