¡PRIMARIAS!

JESÚS HERAS –   

Piensa mal y acertarás

Así reza el viejo proverbio y así estamos obligados a pensar cuando vemos que, como por arte de magia, se crea una crisis ficticia donde había normalidad y  una tormenta donde había calma.

En efecto, la Mesa de la Unidad Democrática de Carabobo, con sus naturales altibajos, había logrado un acuerdo para instalar la Comisión Técnica para las Primarias con una razonable distribución de miembros de acuerdo con la correlación de fuerzas regional, avalada con la firma de doce de las dieciséis organizaciones políticas que conforman la Mesa Nacional.

Inesperadamente, comienza a torpedearse este proceso y a lanzarse las tradicionales acusaciones de divisionistas a quienes mas habían trabajado por la unidad. Es vieja la táctica: Gritar “al ladrón, al ladrón…..” para desviar la atención del verdadero pillo.

Así, de la noche a la mañana y después de que Proyecto Venezuela anuncia que esta dispuesto a realizar primarias y que, en un gesto unitario y de desprendimiento, entrega el circuito papaya a representantes de la Juventud y la Universidad, se crea un ambiente de crisis que desemboca en los lamentables y reprochables acontecimientos del domingo pasado, todo un montaje para culpar a quienes menos interés tenían en torpedear el evento.

Carabobo había recibido antes con agrado incluso la declaración en acto público de Henry Ramos Allup, Secretario General de Acción Democrática, en la que emplazaba a la prudencia, a discutir en privado las diferencias.

Pero –repetimos- como una tormenta de verano de esas inesperadas, se desatan los demonios.  Y la continencia verbal que había predicado el líder adecos sería demasiado breve.

A quien beneficia el crimen?

Hércules Poirot el inefable e infalible detective francés, creado por Ágata Christie, se preguntaba siempre en la escena del crimen: A qui profite le crime? De acuerdo con el versado investigador, ningún crimen se comete sin motivo y el primer sospechoso tiene que ser, sin duda, aquel a quien convenía que el crimen se cometiera, aquel que sacaba algún provecho del mismo.

En el caso de marras no cabe duda de que el gran beneficiario del desaguisado que presenciamos es el gobierno nacional. Entonces, sin duda alguna que el otro extremo de la madeja esta en los predios de Miraflores.

Ojo! No queremos insinuar – aunque tampoco podemos descartar – la posibilidad de que algunos personeros de la oposición hubieran actuado en concierto o como agentes del gobierno nacional. Lo que estamos diciendo es que consciente o inconscientemente le hacen el juego y entonces, por acción y omisión, por complicidad o por negligencia, juegan el juego que quiere el inquilino del palacio de misia Jacinta.

Recordemos que el gobierno esta inmerso en una profunda crisis que no sabe como lidiar con la inflación, con el colapso del agua y de la luz, con sus propios problemas internos verbigracia del de Henri Falcón.

Entonces una “crisis” artificialmente fabricada en sus infernales laboratorios para aprovechar deslices, inexperiencia o la mala fe le venía como anillo al dedo a un gobierno rapaz e ineficiente que aceleradamente se desmorona

Las Primarias: lo que es igual no es trampa

Deseable hubiera sido que los actores políticos de Carabobo hubiesen llegado a un acuerdo por consenso, pero no fue así. Siempre ocurre que una cosa piensa el burro y otra quien lo arrea. Había una regla de Oro que incluso, acaba de ser sugerida por Luís Vicente León, el director de DATANALISIS: Que las fuerzas políticas con gobernadores y alcaldes mayoritarios en las regiones, tuvieran la primera opción para escoger los puestos principales. De hecho, el Reglamento mismo de la Mesa Nacional, lo sugiere. Además, es algo de Perogrullo. El chavismo tiene un líder único que si bien se le observa debilitado, constituye una referencia poderosa común en todo el territorio nacional. Esa es, en verdad, su mayor ventaja.

Los factores democráticos, en cambio, sin bien tienen líderes, se trata de liderazgos regionales y locales que deben ser aprovechados. Y si en las elecciones demostraron liderazgo, derrotando la maquinaria roja, lo razonable es que estén hoy mejor preparados para hacer en cada región una reproducción de las anteriores elecciones.

Las propuestas fueron y vinieron y cuando Proyecto Venezuela, al no respetarse la primacía de su liderazgo, lanza la idea de que el circuito 3 fuese entregado la Universidad para sacar ese apetecido manjar del debate político, se desatan los demonios y todos se desesperan porque ven, en sus egoístas intereses, que se reduce la torta a repartir.

PV planteaba algo que nos luce razonable, pongamos a los dirigentes experimentos a ayudar en los circuitos mas difíciles, en lugar de dejarles la ”manguangua”. Algo asi como guardar los buenos pitchers para los juegos difíciles, los que se ganan o pierden por poca diferencia, y poner a lanzar en el circuito con mayor ventaja a un joven para que adquiera experiencia y de paso represente a una juventud que ha marcado un glorioso ejemplo con su defensa pacífica de los derechos constitucionales que nos han sido secuestrados.

Las cosas se encaratan y entonces se replantea la necesidad de realizar las primarias, previamente aprobadas por la entidad nacional.

Tu lo que quieres es que me coma el tigre

Pero, oh, sorpresa! Los grandes propulsores de las Primarias se asustan, le tienen miedo al cuero cuando descubren al no lograr acuerdos “jugando a la crisis” –como llegaron a afirmar privadamente – que se les había salido el tiro por la culata. De repente se vieron con su hoja de parra, solitarios frente al pueblo, y convencidos de que por esa vía no conquistarían ni un solo puesto.

Inmediatamente cambian el discurso y denostan de las primarias, evocan hechos ocurridos un año antes cuando un candidato ganador, que presumía de maquinaria, descubrió que sus mentores le habían engañado, que no había gente en las mesas, que lo que había pagado por concepto de padrón electoral, se había esfumado y que las actas no llegaban a su comando.

Nada recordaban de otros pecados ocurridos entonces en contra la sacrosanta unidad: Que Primero Justicia nunca apoyó al candidato unitario a la gobernación de Carabobo. que AD le negó el apoyo al periodista Darwyn Rosales, dividiéndole la votación e impidiéndole una victoria que parecía asegurada. Que Un Nuevo Tiempo lanzó candidatos propios en contra de los candidatos Unitarios a las alcaldías de Naguanagua y Libertador, pese a lo cual Feo la Cruz logró imponerse, demostrándose una vez más que sin liderazgo, no hay unidad que valga.

Pues bien, esos mismos que ahora se quejan de los pecados de ayer y otros que, desde Caracas, soñaron con que el consenso que con desprendimiento proponía PV a favor de la Juventud y la Universidad, podría beneficiarlos, andan ahora subiéndose por las paredes porque ineluctablemente vienen las Primarias.

Pero estamos ante un hecho positivo. Las primarias nos van a igualar a todos. Porque será el ciudadano de a pie, con su voto, quien definirá el candidato de cada circuito y seguramente el ganador.

Mano segura no se tranca

Lo que no han entendido algunos, porque se les ha sabido engañar, es que el menos interesado en crear crisis y en boicotear la unidad, los consensos o las primarias era Proyecto Venezuela. Lo afirmamos en este editorial como lo diríamos de Un Nuevo Tiempo en Zulia o de Copei en Táchira. A quien menos conviene que se ponga el caldo morado es a quienes pusieron la carne y las verduras del sancocho en el último proceso.

Nuestra invitación desde ABC de la semana es a pasar la página.

Vamos a empujar todos en una misma dirección y con optimismo. El mundo no se ha acabado. Las primarias son un sendero inequívoco para convocar la UNIDAD.

Mucho optimismo hace falta y es necesario. No llevemos agua al molino de quienes quieren seguir secuestrando nuestros derechos. Vamos a organizar las Primarias, a trabajar duro para que sean un éxito y a respetar posteriormente los resultados, sean éstos cuales sean, y luego apoyar con desprendimiento a quienes salgan ganadores para aprovechar el tsunami democrático que se siente venir y que cambiará la faz y destino de la patria.

 
Jesús HerasNo photo
Top