Hierbas finas, delicada sazón para sus platillos

Las hierbas finas (mezcla que se compone de partes iguales de perejil, estragón, perifollo y cebollín) son utilizadas por lo general en omelettes y otras recetas a base de huevo, pero también pueden sazonar estofados con verduras, guisos a base de pescado, pollo, ternera o cerdo y condimentar una salsa de crema o mantequilla, además de que adornan y perfuman platillos gracias a su brillante color verde.

Lo invitamos a conocer las características de cada una de estas hierbas aromáticas, cuyo empleo puede darle nuevo giro a su mesa y condimentar de manera inigualable sus alimentos.

Perejil (Petroselinum sativum)

El perejil contiene vitaminas A, C y E en abundancia, además de minerales como fósforo, hierro, calcio y azufre; tiene propiedades digestivas y desinfectantes (elimina bacterias), además de que contiene sustancias diuréticas, es decir, provocan la emisión de orina (flavonoides y apiína), y otras que estimulan la menstruación a la vez que regulan la presión arterial (apiol y miristicina).

Asimismo, la medicina naturista emplea al perejil en infusión o aceite esencial para mejorar el funcionamiento del estómago, intestinos y sistema circulatorio, y para aliviar heridas generadas por picaduras de insectos y arañas.

Estragón (Artemisia dracunculus)

El estragón contiene estragol, felandreno, ocimeno e hidroxicumarina, sustancias que abren el apetito, mejoran el proceso digestivo, eliminan gases intestinales y reducen los ataques de bacterias en estómago e intestinos. En altas concentraciones facilita la expulsión de parásitos y estimula la menstruación.

Como condimento se recomienda cuando está fresco (seco pierde mucho sabor) y en ensaladas, aunque también se le emplea para perfumar vinagre, mantequilla, mostaza y platillos con carne de aves y huevo.

Perifollo (Sanguisorba minor)

Contiene importante cantidad de vitamina C (para aprovecharla es recomendable incluir la especia al final de la cocción) y de taninos, grupo de sustancias que ha demostrado buenos resultados en el tratamiento de gastritis y enfermedades intestinales ocasionadas por microorganismos. Además, mejora la digestión y aplicada en la piel sirve para curar heridas leves.

Cebollín o Cebollino (Allium schoenoprasum)

Esta hierba debe su nombre a que su sabor recuerda mucho al de la cebolla, aunque es más fino y delicado; combina muy bien con huevos, papas, ensaladas con jitomate y hortalizas, arroz, mayonesas, pescados y mariscos, y cuando se pica finamente hace una delicia de las sopas cremosas. Al secarse pierde casi todo su aroma, por lo que se le emplea fresco.

En el campo nutricional cabe destacar que el cebollín es rico en hierro y vitaminas A y C, por lo que es un ingrediente ideal en toda dieta, además de que contribuye a tener buen apetito y adecuada digestión. Además, se ha descubierto que ayuda a eliminar parásitos (al parecer por diversos compuestos que contienen azufre) y hasta la fecha no se han reportado casos de toxicidad, por lo que puede consumirse libremente.

 
Top